El Mundo

Trump llega a Gran Bretaña en medio de tensiones con los líderes de la Otán

El presidente de EEUU volvió a desairar a su anfitriona, la premier Theresa May, por sus planes para la salida del Reino Unido de la UE.

Viernes 13 de Julio de 2018

El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó ayer a Gran Bretaña tras una tensa cumbre de la Otán, y en medio de enormes protestas en su contra y la controversia en el mundo político británico sobre la salida de la Unión Europea. El avión presidencial Air Force One llegó al aeropuerto Stansted de Londres procedente de Bruselas, donde participó en una cumbre de la Alianza Atlántica en la que volvió a desairar a su anfitriona, la primera ministra Theresa May, que poco antes había presentado su libro blanco para las futuras relaciones con la Unión Europea, que prevé seguir manteniendo lazos comerciales estrechos. "No sé si votaron por eso", dijo Trump en una rueda de prensa en Bruselas. "La gente votó para separarse (de la Unión Europea), así que me imagino que eso es lo que harán, pero tal vez tomen un camino diferente", agregó. Este plan provocó la dimisión de los dos euroescépticos más notorios del gobierno británico: el ministro de Exteriores, Boris Johnson — amigo de Trump— y el encargado de negociar el Brexit, David Davis.

La visita estará marcada además por las manifestaciones hostiles y extremas medidas de seguridad. Aunque se alojará en Winfield House, la residencia del embajador de Estados Unidos cerca de Regent Park, en el centro de Londres, su programa evita la capital británica, donde se concentrarán las protestas. Así, los encuentros con la primera ministra Theresa May y la reina Isabel II tendrán lugar en la mansión de Chequers y en el castillo de Windsor, respectivamente, ambos fuera de la capital. El presidente y su esposa, Melania, asistieron anoche a una cena de gala con empresarios en el palacio de Blenheim, una casa de campo cerca de Oxford en la que, en 1874, nació Winston Churchill, primer ministro durante la Segunda Guerra Mundial. Trump y May ofrecerán una rueda de prensa hoy y el domingo el presidente estadounidense viajará a Helsinki para reunirse el lunes con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El gobierno británico está ansioso por demostrar que hay vida más allá de la Unión Europea y que la famosa "relación especial" con Estados Unidos podría traducirse en ambiciosos acuerdos comerciales, un anhelo que coincide con la presencia en la Casa Blanca de un presidente estadounidense proteccionista. "Cuando dejemos la Unión Europea empezaremos a trazar una nueva dirección para el Reino Unido en el mundo, y nuestras alianzas mundiales serán más fuertes que nunca", dijo May sobre el viaje. "No hay alianza más fuerte que nuestra relación especial con Estados Unidos y no habrá alianza más importante en los próximos años", añadió. El embajador estadounidense en Londres, Woody Johnson, dijo que el acuerdo comercial será "una prioridad mayor" para Trump cuando se produzca el Brexit, en marzo de 2019. Trump no se muerde la lengua y ya protagonizó varios desaires a May. Así, el embajador Johnson tuvo que salir al paso el miércoles de otra afirmación polémica de Trump, asegurando que el Reino Unido vive "en plena tormenta". "Es un país muy seguro de sí mismo, un país muy capaz. Confiamos plenamente en la capacidad de Reino Unido en resolver el problema del Brexit y pasar a otra cosa", dijo el embajador.

Opinión desfavorable

Según un sondeo del instituto YouGov publicado ayer, el 77 por ciento de los británicos tiene una opinión desfavorable de Trump, el 74 por ciento lo considera un sexista y el 63 por ciento un racista. Casi la mitad de las 1.648 personas encuestadas estima que la reina no debería recibirle. Un globo gigante representando a Donald Trump como un bebé en pañales flotará en el cielo de Londres durante su visita, después de que el alcalde, Sadiq Khan, que ha protagonizado varios enfrentamientos en las redes sociales con Trump, diese su permiso. El globo de seis metros de largo estará ubicado hoy a 30 metros de altura cerca del Parlamento. Hoy por la tarde habrá una gran manifestación en Londres bajo el lema "Unidos contra Trump", además de numerosos actos aquí y allá. "Organizaremos una gran manifestación nacional contra su política sexista, racista, bélica, de odio y de negación del cambio climático", dijeron los convocantes de la protesta.

Horas antes de viajar a Londres para su entrevista con May, Trump renovó las tácticas de presión sobre sus socios en la Otán para que incrementen su gasto en defensa, criticando a sus aliados en Twitter mientras asistía a la segunda jornada de la cumbre con los líderes de la alianza militar. En una serie de tuits desde Bruselas, Trump dijo: "Presidentes han estado intentando sin éxito durante años que Alemania y otros países ricos de la Otán paguen más por su protección contra Rusia". El mandatario se quejó de que Estados Unidos "paga demasiado, decenas de miles de millones de dólares, para ayudar a Europa" y pidió que los demás miembros de la alianza cumplan su promesa de gastar el 2 por ciento de su Producto Interno Bruto en defensa, aunque dijo que "finalmente debe llegar al 4 por ciento!".

Trump adoptó un tono agresivo durante la cumbre de la Otán: cuestionó el valor de una alianza que ha definido durante décadas la política exterior estadounidense, atacó con dureza a un aliado y propuso un enorme incremento en el gasto en defensa en Europa. Criticado por su suavidad hacia Putin, Trump se mostró especialmente duro el miércoles con la relación entre Alemania y Rusia, alegando que un emprendimiento para un gasoducto con Moscú dejó al gobierno de Angela Merkel "totalmente controlado" y "prisionero" del Kremlin. Ayer continuó su ataque quejándose de que "Alemania acaba de empezar a pagar a Rusia, el país del que quiere protección, miles de millones de dólares para su energía, que sale de un nuevo gasoducto desde Rusia".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});