El Mundo

Trump echa al Nº 2 del FBI y profundiza su "vendetta"

El subdirector McCabe fue mano derecha del defenestrado director James Comey. Osaron investigar al presidente y no cerrar el "Rusiagate"

Martes 30 de Enero de 2018

El subdirector del FBI, la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos, Andrew McCabe, renunció y dejará oficialmente la agencia a mediados del mes próximo. La salida de McCabe del FBI se produce después de haber recibido numerosas críticas por parte del presidente Donald Trump. La de McCabe es la cuarta renuncia en el FBI de funcionarios que Trump quiere ver fuera de ese decisivo organismo federal. El trasfondo es el affaire de contactos con agentes rusos del entorno de Trump durante la campaña electoral de 2016 que lo llevó a la presidencia. Según medios estadounidenses, Trump también busca la cabeza del número dos del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein.

El expulsado McCabe fue la mano derecha del director James Comey, despedido en 2017 por el mandatario y quien lideró la investigación del uso del servidor de correo electrónico de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, rival de Trump en las presidenciales de 2016.

El presidente ha cuestionado duramente al FBI en los últimos meses por lo rápido que se archivó esa investigación en contraste con el avance de la pesquisa sobre si su equipo de campaña se confabuló con Rusia para favorecer su triunfo en 2016.

Sin embargo, la Casa Blanca aseguró que ni sus funcionarios ni el presidente tuvieron nada que ver con la dimisión McCabe, y negó que el mandatario haya ejercido presión sobre esa agencia. "Hemos visto los informes de prensa, en la Casa Blanca no se ha tomado ninguna acción relativa a esta decisión, así que les referimos al FBI, que creo que hará un comentario al respecto hoy", dijo la vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

"El presidente no formó parte de este proceso de toma de decisión", subrayó la portavoz de Trump. McCabe es el cuarto hombre vinculado a Comey que abandona la cúpula del FBI desde la destitución del ex director.

La semana pasada, el portal de noticias estadounidense Axios afirmó que el fiscal general Jeff Sessions, había urgido al actual director del FBI, Christopher Wray, a rodearse de un "nuevo equipo" y despedir a varios funcionarios de la gestión anterior, entre ellos McCabe.

Trump ha criticado en varias ocasiones a McCabe por Twitter por donaciones que su esposa, Jill McCabe, recibió de allegados a Clinton cuando compitió como candidata demócrata en 2015 por un escaño en el Senado del estado de Virginia.

Preguntada por esas críticas, Sanders dijo que Trump sigue "defendiendo los comentarios que ha hecho en el pasado", pero no quiso comentar sobre si esa presión puede haber contribuido a la renuncia de McCabe.

En cuanto a las críticas que Trump ha dirigido al FBI y el Departamento de Justicia, Sanders dijo que "lo único a lo que el presidente ha aplicado presión es al intento de asegurar que se resuelve" la investigación sobre los posibles lazos entre Rusia y la campaña electoral del actual mandatario en 2016.

Trump quiere "asegurarse de que todo el mundo se sacude la fiebre de Rusia", acepta que no hubo "conspiración" entre su campaña y Moscú y se centra en "otros temas" importantes para el país, afirmó Sanders.

Otro de salida

Por otro lado, según medios estadounidenses, Trump evalúa despedir al "número dos" del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Rod Rosenstein, quien designó al fiscal especial Robert Mueller como encargado de la investigación sobre Rusia.

De acuerdo con el diario The New York Times, un informe secreto que poseen congresistas republicanos indica que Rosenstein aprobó una orden para ampliar la vigilancia del Departamento de Justicia a un ex asesor de la campaña electoral de Trump, Carter Page, por sospechar que estaba actuando como agente ruso.

El diario aseguró que ese informe, que podría hacerse público si así lo decide la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, ha aumentado la frustración de Trump con Rosenstein. Preguntada por si Trump sigue confiando en Rosenstein, Sanders se limitó a responder: "Cuando el presidente ya no tenga confianza en alguien, ustedes lo sabrán".

Trump recrimina al FBI haber archivado una

causa contra Hillary

mientras avanza en la de sus contactos con Rusia

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario