El Mundo

Trump defiende su reforma fiscal como un "regalo de Navidad"

El proyecto reduciría los impuestos que pagan los estadounidenses más ricos

Domingo 17 de Diciembre de 2017

Cerca del primer triunfo legislativo importante de su periodo, el presidente Donald Trump defendió ayer la reforma fiscal republicana al considerarla un buen acuerdo para la clase media, al tiempo que sugirió enérgicamente que podría llevar al país a un explosivo crecimiento económico. El proyecto, cuya aprobación el Partido Republicano pretende forzar en el Congreso la próxima semana, reduciría los impuestos que pagan los estadounidenses más ricos. Los beneficios para la mayoría del resto de los contribuyentes serían menores, pero Trump trató de vender el proyecto de ley como un "regalo de Navidad" para los estadounidenses de clase media en parte porque detonaría un crecimiento de empleo. "Será fantástico para las personas de ingreso medio y para los empleos, más que nada", dijo Trump a los reporteros en el jardín de la Casa Blanca antes de viajar al retiro presidencial de Camp David por el fin de semana. "Y diré que por lo que hemos hecho con la regulación y otras cosas que a nuestra economía le va fantásticamente bien, pero tiene otro gran paso que dar y no puede dar ese gran paso a menos que realicemos la reforma fiscal".

   Habituado a la exageración, Trump también predijo que la ley causaría que la economía se dispare más allá de su actual tasa de crecimiento de 3%. "Pienso que podríamos llegar a 4, 5 o incluso 6%, básicamente", aseveró el presidente. "Estamos de vuelta. En verdad vamos a empezar a impulsarnos".

   Muchos economistas creen que lograr un constante crecimiento anual de 4 ó 5% sería sumamente difícil. La última vez que la nación alcanzó un crecimiento de 5% fue en 1984. Es la reforma más amplia del código tributario en tres décadas y se prevé que aumentará la deuda nacional, que ya suma 20 billones de dólares. Se proyecta que los recortes de impuestos sumarán 1,46 billón en una década. El proyecto reduciría el impuesto sobre las empresas del actual 35% a 21%, lo cual para muchos republicanos es la joya de la corona. Trump y los líderes republicanos esperaban reducirlo a 20%, pero agregaron un punto para permitir otros recortes que ganaron el voto de legisladores vacilantes en las últimas negociaciones.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario