El Mundo

Trump defiende su política migratoria que separa familias en la frontera

"Cuando procesas a los padres por entrar al país ilegalmente, tienes que quitarles a los niños", justificó el presidente. Oleada de condenas.

Miércoles 20 de Junio de 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que su administración seguirá separando a las familias de indocumentados en la frontera con México y acusó a los demócratas de querer "infestar" el país con inmigrantes. "Cuando procesas a los padres por entrar en el país ilegalmente, tienes que quitarles a los niños", manifestó el mandatario en medio de la oleada de condena a esta política migratoria de su administración tanto dentro como fuera de Estados Unidos. El mandatario estadounidense insistió además que el Congreso debe darle la autoridad legal para detener y expulsar del país a las familias enteras que entran ilegalmente en el país.

En un discurso pronunciado en Washington ante empresarios, Trump advirtió además de que puede quitar las ayudas de Washington a los países de los que proceden los inmigrantes. Hay países que "abusan" de Estados Unidos enviando "a gente mala", dijo. "No vamos a seguir dando ayuda a esos países", manifestó. La mayoría de los inmigrantes indocumentados que cruza desde México procede de los países centroamericanos del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) y llega a Estados Unidos huyendo de la violencia allí.

Más de 2.000 niños —según cifras oficiales— fueron separados de sus padres desde abril, en el marco de lo que la administración Trump califica de política de "tolerancia cero" y que utiliza como medida para desincentivar la llegada de inmigración ilegal al país. Las imágenes de niños metidos en grandes jaulas en instalaciones, así como una grabación de audio publicada por ProPública en la que se escucha llorar desconsoladamente a criaturas de entre cuatro y diez años que acaban de ser separados de sus progenitores causaron un gran impacto.

El fiscal general, el ultraconservador Jeff Sessions, ordenó que todos los "sin papeles" detenidos tras entrar en el país sean procesados con cargos criminales, y eso es lo que lleva a que les quiten a los niños al mandarlos a un centro penitenciario. Hasta ahora, a los indocumentados detenidos se les imputaban por lo general cargos civiles.

México calificó ayer de "cruel e inhumana" la política de Estados Unidos de separar a familias de inmigrantes en la frontera y afirmó que no promueve la inmigración ilegal, diferencia de lo que sostiene Trump. "Quiero a nombre del gobierno y el pueblo de México expresar nuestra categórica y enérgica condena", dijo el canciller mejicano, Luis Videgaray. Según señaló, sólo un 1 por ciento de los casos de los 1.995 niños separados de sus familias son mexicanos, pero el gobierno "no puede permanecer indiferente" ante esta situación que afecta sobre todo a centroamericanos. Agregó que México respeta "plenamente" la soberanía de Estados Unidos y su facultad plena en política migratoria, pero consideró que separar a menores de sus familias viola los derechos humanos.

Trump volvió ayer a responsabilizar a los demócratas de la separación de familias por las leyes aprobadas por el Congreso bajo administraciones demócratas, pese a que no son las leyes, sino ese cambio de política en su aplicación, el que genera la situación. En una serie de tuits, el presidente acusó a los demócratas que querer "infestar" el país con inmigrantes indocumentados. "No les importa el crimen y quieren que inmigrantes ilegales, no importa cuán malos sean, entren e infesten nuestro país", escribió.

Más allá de la furia indisimulada de los legisladores de la oposición demócrata por los dichos, los propios republicanos no esconden la incomodidad con la creciente controversia y las justificaciones esgrimidas hasta ahora por el gobierno. Algunos legisladores están a favor de una ley que permita que las mujeres que ingresan ilegalmente a Estados Unidos sean detenidas junto a sus hijos. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo ayer que apoyará una propuesta en este sentido, al igual que el resto de los legisladores de su partido. Los republicanos cuentan con una mayoría de 51 de 100 bancas en el Senado.

En el plano internacional, la canciller de Alemania, Angela Merkel, se defendió ayer de las críticas de Trump, quien el lunes publicó un mensaje en el que aseguraba que la criminalidad aumentó de forma considerable en Alemania desde que el país abrió la puertas a cerca de un millón de refugiados desde 2015. "El ministro del Interior presentó hace poco las estadísticas de criminalidad y las cifras hablan por sí solas", se limitó a decir Merkel al ser consultada al respecto. Con un total de 5,76 millones de delitos registrados, la criminalidad se redujo en 2017 en Alemania a su nivel más bajo en 25 años, de acuerdo con las estadísticas presentadas a principios de mayo en Berlín por el gobierno de Merkel.

Rechazo

Cuatro Estados de EEUU se niegan a desplegar tropas en la frontera con México, en rechazo a la política migratoria. Colorado, Nueva York, Maryland y Massachusetts no enviarían a efectivos de la Guardia Nacional a la frontera. "No seremos cómplices de esta tragedia humana", dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});