El Mundo

Trump busca derribar al fiscal que investiga sus nexos con Rusia

Robert Mueller quiere interrogarlo. La Casa Blanca echó a un funcionario que testificó ante el equipo de investigadores

Lunes 19 de Marzo de 2018

Donald Trump arremetió contra el equipo de Robert Mueller, el fiscal especial que investiga con ayuda del FBI la injerencia rusa en las elecciones de 2016, que llevaron al republicano a la Casa Blanca. El "Rusiagate" involucra a figuras muy próximas al mandatario. El nuevo ataque llegó por Twitter y un día después de que el abogado de Trump exigiera cerrar la causa y horas después del despido del ex número dos del FBI, Andrew McCabe.

Trump acusó al equipo encabezado por Mueller de tener sesgos demócratas, un día después de que su abogado personal, John Dowd, pidiera el fin de esa investigación al considerar que fue "manufacturada" por el ex director del FBI James Comey, echado por Trump y basado en un informe "fraudulento y corrupto" sobre el mandatario y Rusia. Trump y Putin fueron, al menos hasta hace poco, amigos públicos e intercambiaron elogios mutuos. Incluso en plena campaña en 2016, Trump se negó sistemáticamente a criticar a Rusia y Putin.

"¿Por qué el equipo de Mueller tiene 13 demócratas de línea dura, algunos de ellos grandes simpatizantes de la Corrupta Hillary (Clinton), y cero Republicanos? Hace poco añadieron a otro demócrata...¿Alguien cree que esto es justo? Y sin embargo, NO HUBO CONSPIRACIN (con Rusia)!", escribió Trump en Twitter. Pero el furibundo tuit contiene mentiras evidentes. Omitió señalar que Mueller es republicano y fue nominado en 2001 como director del FBI por un presidente republicano, George W. Bush.

Mueller, quien retomó la investigación luego de que Trump despidiera el año pasado al entonces jefe del FBI, James Comey, investiga la interferencia rusa en la campaña de las elecciones que ganó Trump en noviembre de 2016. Ha interrogado a varios miembros del equipo de Trump. Existe la impresión de que Mueller está reuniendo una evidencia potencialmente letal para Trump y su círculo.

Los abogados de Trump le exigen a Mueller que fije una fecha para poner fin a la investigación, unos 60 días después del previsto interrogatorio del presidente, según The Wall Street Journal.

En la misma línea, Trump también retomó sus críticas a Andrew McCabe, quien hasta enero era el "número dos" del FBI y fue despedido el viernes, en vísperas de jubilarse, por el fiscal general y secretario de Justicia Jeff Sessions. Además del agravio de despedirlo a horas de jubilarse, Sessions lo acusó de haber hecho "una filtración no autorizada a un medio de comunicación".McCabe denunció que su despido es un intento para desacreditarlo como testigo en la investigación de Mueller. Igual que Comey, él también tomó notas de sus conversaciones con Trump y se los entregó a Mueller.

Trump minimizó ayer ese dato, al asegurar que estuvo "muy poco tiempo con Andrew McCabe" y que "nunca tomó notas cuando estaba" con él. Trump ha tratado al FBI como si fuera una dependencia más de su gobierno. En Estados Unidos, los jefes del FBI tienen autonomía y continúan en el cargo aunque cambie el presidente. Trump destruyó esa tradición. "No creo que hiciera informes excepto para apoyar sus propios intereses, probablemente en una fecha posterior. Lo mismo con el mentiroso James Comey. ¿Podemos llamarlos Falsos Informes?", tuiteó Trump. Pareció una defensa por anticipado. Las notas manuscritas tienen valor probatorio ante la Justicia.

Los demócratas salieron al cruce. "Nuestros colegas republicanos tienen obligación de dejar claro que despedir a Mueller es una línea roja para nuestra democracia que no debe cruzarse", alertó el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer. Desde filas republicanas, el senador Lindsay Graham dijo que si Trump intenta echar a Mueller "sería el principio del fin de su presidencia. En este país se respeta la ley". Otro republicano, Trey Gowdy, recomendó a Trump que si es "inocente, actúe como tal", en lugar de atacar a Mueller. "Si no has hecho nada mal, deberías querer que la investigación sea lo más completa posible", afirmó Gowdy.

insospechable. Robert Mueller es republicano y fue designado al frente del FBI por George W. Bush.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario