El Mundo

Trump auguró "una gran alianza" con Brasil en la cita con Bolsonaro

Ambos presidentes se encontraron en la Casa Blanca. Tras elogiarse mutuamente, sellaron el inicio de una nueva era en las relaciones.

Miércoles 20 de Marzo de 2019

El presidente de Estados Unidos Donald Trump elogió ayer al mandatario brasileño Jair Bolsonaro al darle la bienvenida en la Casa Blanca, diciendo que el hombre que ha sido descrito como el "Trump del Trópico" ha hecho "un trabajo muy sobresaliente".

"Tenemos una gran alianza con Brasil, mejor que nunca", expresó el mandatario norteamericano en un encuentro que, según los analistas, marcó el inicio de una nueva era en las relaciones entre ambos países tras años de enfriamiento.

Trump dijo que Bolsonaro había realizado "una campaña increíble" y que se sentía "honrado" de que se le hubiera comparado con su propia victoria en las elecciones generales estadounidenses de 2016.

Al iniciar una conferencia de prensa conjunta más tarde, Trump pronosticó que ambos tendrán "una fantástica relación de trabajo" y que tienen "muchos puntos de vista" en común. Trump mostró su apoyo en la entrada de Brasil en la OCDE, el club de las economías más fuertes del mundo, e incluso en un posible ingreso en la OTAN. Pero más que de resultados concretos, la cita supuso para Brasilia un baño de ideología en el país más poderoso del planeta.

Los líderes de los dos países más poblados de América, que se regalaron camisetas de fútbol, juegan en el mismo equipo en más de un sentido --el discurso de corte nacionalista, el uso incendiario de las redes sociales y el rechazo a Nicolás Maduro--, aunque gobiernen situaciones políticas y económicas muy dispares.

Para Bolsonaro, Trump es el modelo en el que se inspira a diario: "Respetamos a la familia tradicional, somos temerosos de Dios, en contra de la ideología de género, de lo políticamente correcto y de las fake news", dijo el brasileño en la rueda de prensa en los jardines de la Casa Blanca.

Brasilia buscaba el apoyo de Washington para entrar en la OCDE, acuerdos en defensa que permitirían a las empresas brasileñas participar en licitaciones del Pentágono --lo que abrirían oportunidades para la aeronaútica Embraer-- y comprar material estadounidense a mejores precios.

Washington por su parte buscaba que sus empresas puedan utilizar la base espacial militar de Alcántara, en el Estado de Maranhao (noreste), para lanzar satélites comerciales. Hubo consenso en esos aspectos y, en un momento de la rueda de prensa, Trump se sintió tan entusiasmado incluso se comprometió, de forma algo ligera, a espaldar un hipotético ingreso de Brasil en la Alianza Atlántica (OTAN), algo que para lo que, admitió, habría que "hablar con mucha gente".

Ambos evitaron abordar los aspectos que les separan en la crisis de Venezuela, uno de los asuntos clave en la relación de estos países. Los dos rechazan a Nicolás Maduro, reconocen a Juan Guaidó como presidente interino del país sudamericano y reclaman la celebración de elecciones. Pero la Casa Blanca insiste hasta la saciedad que la opción de una intervención militar esta sobre la mesa y Brasil no quiere participar en ello.

Preguntados por esta posibilidad, Trump recalcó que Washington todavía no ha empezado a aplicar "las sanciones más duras" contra el régimen chavista, dando a entender que todavía queda recorrido hasta hacer uso de la fuerza. Y su homólogo brasileño evitó pronunciarse sobre si permitiría la presencia de tropas estadounidenses en su territorio en ese caso.

Se esperaba que los dos mandatarios hablaran de otros temas durante su primera reunión, como la ampliación de las relaciones comerciales y el aumento de las inversiones privadas estadounidenses en Brasil.

Brasil, la nación más grande y poblada de América Latina, ha buscado convertirse en un gran aliado "no miembro" de la OTAN para facilitar la compra de armas estadounidenses y reducir las barreras a la cooperación militar y de otro tipo con Estados Unidos.

Días después de asumir el cargo el 1 de enero, Bolsonaro, un ex capitán del ejército, dijo que Brasil consideraría la posibilidad de permitir que Estados Unidos tuviera una base militar en el país, como una forma de contrarrestar la influencia rusa en la región, en particular en relación con Venezuela.

Esa declaración fue criticada rotundamente. Aun así, Bolsonaro expresa rutinariamente su admiración por Trump y frecuentemente dice que el estrechamiento de los lazos con Estados Unidos es clave para el futuro de Brasil.

"Admiro al presidente Donald Trump y ciertamente trabajaremos para lograr intereses compartidos", dijo Bolsonaro, agregando que así como Trump "quiere tener un Estados Unidos grandioso", él también quiere tener "un Brasil grandioso".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});