El Mundo

Trump apuntó contra su ex abogado por grabarlo sin consentimiento

Se refirió a una llamada en la que analizó con Michael Cohen la posibilidad de comprar el silencio de una ex conejita, con quien mantuvo una relación

Domingo 22 de Julio de 2018

Ante el nuevo escándalo que lo envuelve, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, calificó ayer como "totalmente inédito" y "quizás ilegal" haber sido grabado sin su consentimiento por su ex abogado Michael Cohen mientras ambos discutían la posibilidad de comprar el silencio de una ex modelo de Playboy con quien habría tenido una relación sentimental. La grabación, hecha dos meses antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, fue hallada por el FBI en el estudio de Cohen, quien en ese momento actuaba como uno de los abogados de Trump, indicó el viernes el diario The New York Times. En un tuit, Trump consideró "inconcebible que el FBI ingresara en la oficina de un abogado (temprano en la mañana), casi inédito". Acto seguido arremetió contra Cohen: "Es aún más inconcebible que un abogado grabe a un cliente, totalmente inédito y quizás ilegal". "La buena noticia es que su presidente favorito no hizo nada malo", afirmó Trump al final de su tuit.

La discusión en la grabación giraba en torno a Karen McDougal, una ex modelo de la revista Playboy, quien afirma haber tenido una "relación romántica de diez meses" con Trump iniciada en 2006, poco después del nacimiento del último hijo del ahora mandatario. La ex modelo ya había dado a conocer su historia en los últimos meses de la campaña electoral de Trump, a cambio de recibir 150.000 dólares de la editorial que publica National Enquirer, la cual respalda al presidente, y finalmente optó por ocultar la versión de la ex Playboy.

Según el New York Times, Cohen fue consultado por el empresario de medios David Pecker sobre el testimonio de McDougal. El tabloide National Enquirer, buque insignia del grupo de Pecker, había de hecho aceptado comprar la exclusividad de esa confesión por 150.000 dólares a la ex modelo. Según medios, Cohen y Trump mencionan la posibilidad de comprar ellos mismos esos derechos. Trump parece abierto a esa posibilidad y le pregunta a su abogado sobre la forma del pago. La grabación de menos de dos minutos se interrumpe antes del fin de la charlan. El pago nunca se realizó.

Algunos disputan la sugerencia de Trump. Es legal, en el Estado de Nueva York, que un individuo grabe una discusión "mientras una parte de la conversación esté de acuerdo con la grabación", señala John Harris, quien escribe para la publicación especializada New York Legal Ethics Reporter. Sin embargo, "sigue siendo turbio si, y cuando, un abogado neoyorquino puede éticamente grabar sin advertir previamente" a su cliente, añade el experto. Cohen solía grabar sus conversaciones telefónicas sin pedir la autorización de las personas con las que hablaba. La mayoría de los Estados, incluido el de Nueva York, permiten las grabaciones de conversaciones con el consentimiento de solo uno de los participantes; esto a diferencia de otros que solicitan que todas las partes estén de acuerdo. No estaba claro de forma inmediata dónde se encontraban Trump y Cohen al momento de la llamada.

El actual abogado de Trump, el ex alcalde neoyorquino Rudy Giuliani, confirmó la veracidad de la grabación, estimando que exoneraba al presidente. "La transacción de la que Michael (Cohen) está hablando en la cinta nunca ocurrió, pero lo que es importante es: si ocurrió, el presidente dijo que tenía que hacerse de la forma correcta y tenía que ser con un cheque" para mantener un registro adecuado de eso, dijo Giuliani.

En la medida en que no hubo pago a la ex modelo, parece que en efecto la grabación no presenta un problema jurídico para Trump. Pero se inscribe en el marco de una investigación del FBI, que busca determinar si el abogado uso posible de fondos de la campaña presidencial para pagar a supuestas antiguas conquistas amorosas de Trump podría constituir una violación a la legislación de financiación de partidos políticos.

Considerado por mucho tiempo mano derecha de Trump, Cohen sugirió recientemente que podría renunciar a su lealtad al presidente para salvarse de la investigación en marcha.

El Departamento de Justicia investiga actualmente la participación de Cohen en el pago de sobornos para impedir que se difundan informaciones penosas sobre Trump cuando era candidato, antes de las elecciones de 2016. El departamento quiere indagar sobre todo sobre si se destinó dinero de la campaña electoral de Trump a otros fines.

Poco ético. Trump calificó de "totalmente inédito y quizás ilegal" haber sido grabado en secreto por Cohen (izq).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario