El Mundo

Trump amenazó con cerrar la frontera con México en una semana

El mandatario de EEUU asegura que el vecino país no hace nada para impedir la inmigración ilegal.

Sábado 30 de Marzo de 2019

El presidente Donald Trump amenazó ayer con cerrar la próxima semana la frontera de Estados Unidos con México, o grandes secciones de ella —un paso potencialmente drástico que afectaría a las economías de ambas naciones—, si el gobierno mexicano no detiene inmediatamente la inmigración ilegal.

"Podría significar todo el comercio con México", dijo Trump luego de que los periodistas en Florida le preguntaron. "La vamos a cerrar por mucho tiempo. No estoy bromeando".

"Para México esto sería muy fácil de hacer, pero sólo toman nuestro dinero y hablan", dijo Trump en un tuit previo, al intensificar su repetida amenaza.

Trump ya había amenazado con cerrar la frontera —incluso en un mitin en Michigan el jueves por la noche— pero ayer vez fue diferente, ya que dio una fecha.

La Casa Blanca no respondió a las preguntas sobre si su posible decisión se aplicaría a los viajes comerciales y aéreos, pero un cierre sustancial podría tener un impacto especialmente fuerte en las comunidades transfronterizas y en ambas naciones.

Trump hizo sus declaraciones un día después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijera que su país estaba haciendo su parte para combatir el contrabando de migrantes.

Las organizaciones delictivas cobran miles de dólares por persona para trasladar a migrantes a través de México, cada vez más hacia secciones remotas de la frontera entre Estados Unidos y México en grandes grupos.

"Vamos a ayudar nosotros en todo lo que podamos. No queremos, de ninguna manera, confrontarnos con el gobierno de Estados Unidos", afirmó López Obrador el jueves.

Un alto funcionario de Seguridad Nacional señaló ayer que Trump se refería a la oleada de familias centroamericanas que buscan cruzar la frontera desde México, aunque muchas de esas familias han estado solicitando asilo bajo la ley estadounidense.

Los solicitantes de asilo no son considerados ilegales simplemente por su llegada.

El funcionario dijo que Estados Unidos podría cerrar los puertos de entrada designados para redistribuir al personal a fin de ayudar a procesar a los padres y a los niños.

Los puertos de entrada son pasos fronterizos oficiales que utilizan los residentes y los vehículos comerciales. El funcionario, que habló con los reporteros a condición de mantener el anonimato, no especificó qué puertos estaba considerando cerrar el gobierno de Trump, pero agregó que esos cierres sólo estaban "sobre la mesa".

Los legisladores demócratas y republicanos han discutido sobre si realmente hay una "crisis" en la frontera, particularmente en medio de la presión de Trump para que se construya un muro fronterizo, el cual, según él, resolverá los problemas de inmigración.

El senador republicano por Wisconsin Ron Johnson, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional del Senado, dijo el jueves que el sistema de inmigración se está resquebrajando debido a la presión.

El presidente estadounidense pidió al Congreso que cambie inmediatamente las que calificó como leyes de inmigración "débiles", de las cuales culpó a los demócratas.

100 mil detenciones

Los arrestos a lo largo de la frontera sur se han incrementado en los últimos meses. Los agentes fronterizos están en camino de acumular 100.000 detenciones y denegaciones de entrada este mes, más de la mitad de las cuales son de familias con hijos.

Para manejar la crisis, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) está reasignando a 750 inspectores fronterizos de sus tareas habituales en los puertos de entrada para ayudar a la Patrulla Fronteriza a mantenerse al día con las llegadas entre los puertos de entrada.

El jefe de la agencia dio el miércoles una conferencia de prensa en El Paso, Texas, donde dijo que se había llegado al límite. La presión de Trump al Congreso llega semanas después de que declarara una emergencia nacional en la frontera acusando una crisis de drogas e inmigración ilegal. La jugada del republicano —que el Congreso intentó revertir sin éxito— le permite usar sus poderes especiales para dotarse de los fondos públicos que necesita para construir el muro con México. Su proyecto estrella durante la campaña que siempre dijo que pagarían los mexicanos.

El comisario Kevin McAleenan, jefe de la policía de frontera, alimentando el discurso trumpista, culpó el miércoles de "la crisis" a los contrabandistas y a las leyes de los estadounidenses que, según él, fomentan la migración ilegal, ya que "prácticamente garantizan que sean liberados en EE UU".

Los agentes fronterizos sostienen que El Paso (Texas) vive una situación de hacinamiento peligrosa, con centros de detención ocupados en un 300 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});