El Mundo

Trump amenaza con cerrar el gobierno si no le otorgan los fondos para el muro

El presidente espera que el Congreso incluya en el presupuesto federal los 5.000 millones de dólares para financiar la valla fronteriza con México

Domingo 18 de Noviembre de 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó ayer que "este sería un muy buen momento" para un cierre de su gobierno si no logra obtener los fondos para construir un muro en la frontera sur, en momentos en los que miles de migrantes centroamericanos se concentran en el límite con México. "Estamos hablando sobre el muro de la frontera, estamos hablando de una gran suma de dinero, unos 5.000 millones de dólares", dijo en declaraciones a periodistas antes de viajar al Estado sureño de California, golpeado por el peor incendio de su historia. Como argumento, el magnate aludió al "caos" que para él representa la caravana de migrantes centroamericanos que atraviesa México con la intención de pedir asilo en su país. "Cuando miras a la gente que viene... Este sería un muy buen momento para hacer un cierre", advirtió. Sin embargo, confió en que no sea necesario llegar a ese extremo porque los demócratas "entrarán en razón". "Y si no entran en razón, continuaremos para ganar elecciones. Saben, nosotros ganamos el Senado", se jactó.

Los legisladores republicanos pretenden incluir fondos para la construcción de un muro fronterizo con México, una de las grandes promesas de campaña de Trump, en el presupuesto federal que el Congreso debatirá el 7 de diciembre. Los republicanos tienen mayoría en el Senado pero necesitan el apoyo de al menos nueve demócratas para aprobar leyes presupuestarias, lo que enfurece sobremanera a Trump. El líder de la mayoría oficialista en el Senado, Mitch McConnel, reiteró en varias ocasiones que le gustaría conseguir los 5.000 millones de dólares para la construcción del muro, pero es poco probable que la oposición respalde esa opción. De no alcanzarse un consenso, el presidente podría forzar un cierre de su gobierno, de acuerdo a medios locales. Un cierre de la Administración implica que no hay fondos para los servicios no esenciales y muchos funcionarios dejan de trabajar.

El último pacto bipartidista en julio al respecto resultó en 1.600 millones de dólares para la propuesta estrella de Trump, después de que los republicanos incluyeran el muro dentro del presupuesto para el Departamento de Defensa. Pero las elecciones legislativas del 6 de noviembre reequilibraron la balanza a favor de los demócratas, quienes recuperaron la mayoría en la Cámara baja tras 8 años en minoría, aunque los republicanos lograron mantener el control del Senado. Sin embargo, el nuevo Congreso estadounidense asumirá recién en enero, por lo que los republicanos podrán aún aprovechar su hegemonía en ambas Cámaras para la aprobación del presupuesto.

"El sueño americano

Mientras, en el límite sur del país, situado entre el condado de San Diego y la ciudad mexicana de Tijuana, miles de migrantes centroamericanos siguen concentrándose en el paso fronterizo a la espera de ingresar en territorio estadounidense. En la garita de El Chaparral, que se ubica a unos metros de la entrada peatonal hacia Estados Unidos, centroamericanos iniciaron el viernes el proceso para pedir asilo al anotarse en una lista de espera de más de 1.300 personas. Un trámite que, al menos en este punto fronterizo, está desbordado, por lo que podría alargarse meses.

Algunos migrantes denunciaron que hay funcionarios mexicanos que aprovechan esta situación para pedir sobornos para que los centroamericanos puedan subir algunos lugares en la lista. Una mujer de Belize dijo en el paso fronterizo de Tijuana que esos funcionarios exigen el pago de cientos de dólares. En esos casos, los migrantes arañan todo lo que puedan para avanzar en la lista de espera para las entrevistas.

Tijuana se convirtió la última barrera en la búsqueda del "sueño americano" para los integrantes de las caravanas que recorren México desde mediados de octubre, procedentes en su mayoría de Honduras y El Salvador, con un número estimado de unas 9.000 personas. El grupo inicial, al que se le fueron sumando miles en el camino, recorrió unos 4.500 kilómetros desde San Pedro Sula hasta Tijuana. Se espera que en los próximos días arriben al menos otros 3.000 migrantes a la ciudad, que limita con el condado de San Diego.

Para hoy habitantes de Tijuana que se oponen al flujo masivo organizaron un acto de protesta en la Glorieta Cuauhtémoc, mientras que otro grupo convocó a una contramarcha en el mismo sitio a favor de los migrantes.

El propio alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, adoptó un discurso duro al estilo de Trump en Estados Unidos y afirmó que hay delincuentes entre los centroamericanos. "No todos son migrantes", dijo. "Hay algunos que son una manga de vagos, marihuanos, fumando marihuana en la calle", señaló, aunque también hay "algunos buenos".

En la caravana hay numerosas familias con niños pequeños y personas solas que quieren una vida mejor en Estados Unidos, lejos de la violencia y la pobreza en sus países. Gastélum dijo que "los derechos humanos son para los humanos derechos" y que "Tijuana es una ciudad de migrantes, pero no de esta manera".

Teóricamente, México puede expulsar a aquellos migrantes que hayan entrado sin el permiso necesario. Sin embargo, al país le falta la capacidad para hacerlo, aseguran voceros de migración. Y tampoco es posible ofrecerles a todos ellos un empleo, ya que tampoco la situación económica de México es muy buena actualmente, explican.

Refuerzo de tropas

El jefe del Pentágono, James Mattis, justificó esta semana el envío de tropas estadounidenses a la frontera con México, considerando que el despliegue adicional de efectivos es "necesario" para reforzar la seguridad en la zona. "Creo que es muy claro que el apoyo a la policía de frontera y a la patrulla fronteriza es necesario en este momento", dijo el secretario de Defensa a los reporteros que lo acompañaban a la Base Camp Donna, en Texas. Se trata del despliegue de unos 5.200 soldados y eventualmente hasta 15.000 ordenado por Trump, ante la llegada de la caravana de migrantes centroamericanos.

A toda prisa. Trabajadores estadounidenses construyen un tramo de la cerca que separa al país de México

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});