El Mundo

Trump agitó vientos de guerra contra Irán

El mandatario dispuso más sanciones para Teherán, a la que responsabiliza de los ataques contra el petróleo de Arabia Saudíta.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

Para responder a los ataques contra el petróleo de Arabia Saudita, que Estados Unidos atribuye a Irán, "hay muchas opciones, también existe la última opción", dijo ayer amenazante el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Lo afirmó ante periodistas en la Casa Blanca, en tácita alusión a la guerra.

"Los detalles sobre las nuevas sanciones contra Irán se anunciarán dentro de las próximas 48 horas", acotó el mandatario republicano, horas después de anunciar nuevas penalizaciones contra la República Islámica. "El ataque al petróleo por parte de Irán es un acto de guerra", afirmó el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, arrojando más fuego al fuego.

Lo disparó luego de reunión que mantuvo en Jeddah, Arabia Saudita, con el príncipe heredero Mohammed bin Salman, reportó la prensa estadounidense.

Trump anunció ayer que ordenó nuevas sanciones contra Irán, después del ataque del último fin de semana en las instalaciones petroleras sauditas.

"Acabo de instruir al Secretario del Tesoro para que aumente sustancialmente las sanciones al país de Irán!", tuiteó ayer el mandatario. Hasta anoche no se aclaró a quienes serán aplicadas las sanciones ni de que manera.

Si bien Trump aún no declaró definitivamente que Irán estuvo detrás del ataque a las instalaciones petroleras sauditas, otros miembros de la Casa Blanca culparon directamente a Teherán, país que negó su participación. Poco antes de anunciar las sanciones contra Irán, Trump subrayó "que bueno que ahora Estados Unidos sea independiente en energía".

"Estados Unidos está en mejor forma que nunca. ¡El ejército más fuerte por lejos, la economía más grande (ya ni siquiera cerca), número uno en energía! Hacer Grande a Estados Unidos!", continuó el republicano.

Los precios del petróleo se dispararon el lunes pasado tras el ataque.

Tras el ataque, que fue reivindicado por las fuerzas rebeldes huties, la producción saudita de crudo se situó exactamente en cinco millones de barriles al día.

El gobierno iraní de Hasán Rohaní, por su parte, había advertido con lanzar una respuesta "aplastante e inmediata" a cualquier agresión de Washington por los recientes ataques con drones contra la petrolera saudí Aramco.

Rohaní subrayó que Arabia Saudita debería ver el ataque como una advertencia para poner fin a la guerra en Yemen, ya que ocurrió después de que unas horas antes varios hospitales, escuelas y mercados de ese país fueran bombardeados en un ataque atribuido a la coalición liderada por los sauditas. La amenaza de Rohaní coincide con la visita del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, a Arabia Saudí para coordinar una respuesta a los citados ataques.

Riad manifestó desconocer la autoría de los ataques y asegura que mantendrán su papel como proveedor seguro de los mercados mundiales de petróleo. Asimismo, el reino árabe se compromete a tomar "medidas estrictas" para evitar nuevos ataques.

Por otra parte, el presidente y el canciller de Irán podrían no acudir a las reuniones de alto perfil previstas para la próxima semana en la sede de Naciones Unidas, ya que las autoridades estadounidenses no han emitido aún sus visas, informaron fuentes locales.

La Asamblea General de la ONU estaba considerada como el probable escenario de un diálogo directo entre el presidente iraní y el estadounidense, en medio de una tensión cada vez más elevada entre ambas naciones.

recorrida. El presidente ayer junto al comandante Todd Semonite.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario