El Mundo

Trump advirtió a los migranteshondureños que deben quedarse en México

La caravana de más de 7 mil personas sigue camino al norte. Todavía deben recorrer 3.800 km hasta llegar a la frontera con EEUU.

Lunes 22 de Octubre de 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, exigió a los líderes de la caravana de miles de migrantes centroamericanosque pidan refugio en México en vez de seguir hacia su país. El masivo grupo que cruzó el viernes la frontera entre Guatemala y México reanudó en el sur mexicano el éxodo hacia el Norte que comenzó hace ocho días en Honduras.

"Se están haciendo todos los esfuerzos para evitar que la arremetida de extranjeros ilegales cruce nuestra frontera sur. Las personas deben solicitar asilo en México primero, y si no lo hacen, Estados Unidos les negará la entrada", tuiteó Trump.

No se sabe exactamente cuántos integran ahora el numeroso contingente, que avanzó en un ambiente tenso, bajo vigilancia policial, por una carretera unos 40 kilómetros desde la frontera hasta la ciudad de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas. Según los organizadores son unas 7.500 personas las que hicieron el recorrido desde Ciudad Hidalgo, en la frontera con Guatemala. En Tapachula pasaban la noche. La caravana partió el 13 de octubre con unas 1.000 personas desde la peligrosa ciudad hondureña de San Pedro Sula y se fue agrandando en el recorrido de 650 kilómetros hasta México. Sólo algunos optaron por pedir refugio a México por los cauces formales.

"Somos 7.500 los que estaremos llegando a Tapachula", dijo el hondureño Denys Omar Contreras, que fue uno de los primeros en concluir el recorrido desde Ciudad Hidalgo. Esa ciudad mexicana está separada de Guatemala por el río Suchiate, por el que muchos de los migrantes decidieron cruzar en balsas precarias o nadando, sin atender el llamado de las autoridades mexicanas a pedir refugio por canales formales en el puente fronterizo. "Venimos huyendo de la violencia de las pandillas", contó Contreras. "No venimos huyendo solo porque no tenemos trabajo, vivimos en un infierno".

Los migrantes se instalaron en la plaza central y otros sitios de Tapachula, después de caminar con niños cargados en los hombros y mochilas. Algunos se subieron a autobuses, camiones y caomionetas que aceptaron llevarlos. Muchos descansaban anoche bajo los árboles o tendidos en el suelo en Tapachula, mientras siguen pensando en continuar los 3.800 kilómetros que les falta recorrer hasta la frontera con Estados Unidos. Otros 1.000 migrantes, que ya no forman parte de la caravana, se acogieron desde el viernes al ofrecimiento de las autoridades mexicanas de pedir refugio. De ellos unos 700 están en la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula y 325 en un albergue instalado en la Feria Mesoamericana de esa ciudad, pero quedan detenidos hasta que se procesan sus casos, un trámite que puede durar tres meses. Además, hay todavía cientos esperando una entrada legal en el puente fronterizo entre Ciudad Hidalgo y la ciudad guatemalteca de Tecún Umán, sobre el río Suchiate. Otros 2.000 regresaron voluntariamente a Honduras en autobuses que se pusieron a su disposición, según el presidente de Guatemala, Jimmy Morales.

La Policía Federal mexicana se apostó en el camino con escudos pero desarmada, y se hicieron llamados invitando a pedir refugio, pero no se impidió el avance de la caravana."El Estado mexicano, a través del Instituto Nacional de Migración, los exhorta a regularizar su situación migratoria en el país", dijo el jefe regional del organismo, Francisco Echevarría, en un mensaje en la carretera. "De lo contrario, se tiene que aplicar la ley", agregó. "No pueden continuar en territorio nacional de manera irregular".

Ahora el contingente está conformado no solo por hondureños. Hay también guatemaltecos y otros centroamericanos que no formaban parte de la caravana original y que encontraron en este movimiento la oportunidad de avanzar hacia la frontera con Estados Unidos. "Ahí vamos, a ver qué pasa. Espero llegar a la meta", dijo una mujer que se identificó como Marisol y que caminaba con otros ocho integrantes de su familia: su esposo, su hermano, su cuñado y cinco niños, de cuatro a 12 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});