El Mundo

Trump advierte desafiante a Rusia que se prepare para un ataque con misiles a Siria

El mandatario lamentó la colaboración del Kremlin con el régimen de Assad, al que volvió a llamar "animal asesino" de su pueblo.

Jueves 12 de Abril de 2018

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó ayer a Rusia con lanzar misiles en Siria en respuesta al supuesto ataque con armas químicas contra el bastión rebelde de Duma, del que Washington acusa al gobierno sirio de Bashar al Assad, aunque éste lo niega. "Rusia promete derribar cualquier y todos los misiles disparados contra Siria. Prepárate Rusia, porque llegarán, bonitos y nuevos e «inteligentes»!", tuiteó el presidente estadounidense. "No deberían estar aliados con un animal asesino que gasea a su pueblo y lo disfruta!", añadió Trump, en referencia al apoyo de Rusia al presidente a Al Assad. El mandatario estadounidense tensa así aún más la situación con Moscú. "Nuestra relación con Rusia es peor que nunca, y eso incluye la Guerra Fría", afirmó ayer. El tuit de Trump llega después de que el lunes amenazase con responder en un plazo de 24 ó 48 horas al supuesto ataque con armas químicas contra Duma, el último bastión rebelde de la región de Guta Oriental.

El destructor lanzamisiles "USS Donald Cook" partió el lunes del puerto Lanarca, Chipre, donde hacía una escala, y se encuentra en una zona donde fácilmente podría atacar Siria.

Estados Unidos aún está revisando las informaciones sobre el supuesto ataque con sustancias químicas, comunicó ayer el secretario de Defensa de ese país, James Mattis. Cuando se le preguntó si había suficientes pruebas para acusar al gobierno sirio del ataque, dijo: "Aún estamos analizando informaciones de inteligencia, nuestras y de nuestros aliados". El Pentágono está dispuesto a poner a disposición de Trump opciones militares, añadió.

Poco antes de que Trump lanzase su advertencia en la red social, el embajador ruso en Líbano había afirmado que Rusia interceptaría cualquier misil estadounidense sobre territorio sirio. "Si hay un ataque por parte de Estados Unidos (...) los misiles serán derribados y los objetos desde los que se lancen serán atacados", dijo el embajador Alexander Sassypkin en la televisión libanesa, según recogió la agencia rusa Interfax. "Los misiles deberían ir contra los terroristas, no contra el gobierno legítimo", escribió después en Facebook la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Sajarova. Además, advirtió que los misiles estadounidenses podrían destruir evidencias del uso de armas químicas y entorpecer una investigación objetiva.

Desde el Kremlin se había intentado enviar previamente un mensaje de prudencia, y después se aseguró que Rusia no funciona con diplomacia de Twitter, al contrario que Trump. "Defendemos los acercamientos serios", señaló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. "Creemos que es importante no dar pasos que puedan dañar esta frágil situación", añadió.

El propio presidente ruso, Vladimir Putin, se mostró ayer preocupado por una situación mundial "cada vez más caótica", durante una reunión en Moscú con embajadores extranjeros. "Confiamos en que al final el sentido común se imponga y las relaciones internacionales vayan en una dirección constructiva", añadió, sin referirse directamente a las amenazas de la Casa Blanca.

Siria, por su parte, acusó a Estados Unidos de estar llevando a cabo una "escalada temeraria" y de seguir patrocinando el terrorismo en Siria. "No es extraño que el régimen estadounidense, que sirve como fuerza aérea para Daesh (el acrónimo árabe de Estado Islámico), apoye a terroristas en Guta Oriental y patrocine sus montajes y mentiras para que se usen como pretexto para atacar a Siria", escribió la agencia de noticias oficial siria, SANA, remitiéndose a un funcionario del Ministerio de Exteriores. Al Assad niega ser responsable de ese ataque y habla de un "montaje", al igual que Rusia, que afirma que fue escenificado por los rebeldes. El ejército sirio desalojó sus principales bases aéreas y militares en el país y puso a sus fuerzas en alerta ante una posible acción de Estados Unidos contra instalaciones del gobierno, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Las tropas de Al Assad ya habían comenzado a retirarse el martes de algunas de sus bases.

En tanto, Rusia desplegará hoy policías militares en Duma para garantizar la seguridad, mantener la ley y el orden y organizar la asistencia a la seguridad local. Además, las aerolíneas que operan cerca del espacio aéreo sirio fueron alertadas de posibles ataques. "Debido al posible lanzamiento de ataques aéreos en Siria con misiles aire-tierra y/o misiles de crucero en las próximas 72 horas (...) deben tomarse las consideraciones adecuadas en operaciones de vuelo en el área del este Mediterráneo/Nicosia", advirtió el organismo Eurocontrol.

El presidente francés, Emmanuel Macron, también considera la posibilidad de ataques contra "capacidades químicas" en Siria y el martes anunció que se dará a conocer la decisión "en los próximos días". París está en contacto con sus aliados, sobre todo con Estados Unidos y Reino Unido. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, señaló por vez primera a Al Assad como presunto responsable del ataque químico. "Existen importantes indicios que apuntan en dirección al régimen sirio", declaró.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó ayer que 500 personas tratadas tras el ataque a Duma mostraron signos de haber sufrido un ataque químico. Según este organismo, murieron más de 70 personas que buscaron refugio en los sótanos durante el bombardeo, 43 de ellas como consecuencia del uso de sustancias tóxicas. La OMS, que basa sus conclusiones en fuentes médicas en Siria, no está encargada de la investigación de lo ocurrido, pero la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) anunció que enviará en breve expertos a la ciudad de Guta Oriental.

Según el director general de la OPAQ, el turco Ahmet Uzumcu, una delegación de diez expertos se dirigirá pronto a Siria para investigar el supuesto ataque químico. Los resultados de la investigación podrían demorarse un mes, dijo. Los expertos recogerán muestras y entrevistarán a las posibles víctimas.

Según la organización humanitaria siria Cascos Blancos, el ataque provocó 42 muertos. De acuerdo con una portavoz del Departamento de Estado norteamericano, el ataque dejó al menos 85 muertos. La ONU habla de posiblemente 49 muertos y cientos de heridos, aunque no está claro cuáles son sus fuentes.

Defensa. Aviones cazas rusos estacionados en la base aérea siria de Hemeimeem, marzo de 2016.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario