El Mundo

Trump abre interrogantes sobre el futuro del acuerdo nuclear con Irán pero con condiciones

El presidente de EEUU pide inspecciones más duras e ilimitadas de todo lo acordado, en lugar de que sea temporal.

Domingo 14 de Enero de 2018

El presidente estadounidense, Donald Trump, mantuvo por ahora a su país en el acuerdo nuclear alcanzado por varios países con Irán en 2015, pero advirtió a las naciones europeas que si no ayudan a endurecer el pacto, Washington hará efectivo su retiro, lo que genera un interrogante sobre su futuro. El magnate firmó el viernes último la suspensión temporaria de sanciones económicas a Irán, previsto por el acuerdo sellado por Estados Unidos, China, Rusia, el Reino Unido, Francia y Alemania con el gobierno de Teherán. Sin embargo, el mandatario alertó que es "la última suspensión" que pretende firmar.

Instantes más tarde, en una nota oficial, Trump afirmó que se trató de "la última oportunidad" y exigió un entendimiento con los países europeos para solventar lo que calificó como "fallas desastrosas" del acuerdo firmado con Teherán. "A pesar de mi fuerte inclinación, no he retirado aún a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán", expresó Trump en su nota. "En cambio, he delineado dos posibles caminos: o se resuelven las fallas desastrosas del acuerdo, o Estados Unidos se retirará", planteó. Una de las exigencias del jefe de Estado es que un acuerdo de esta naturaleza no podrá seguir teniendo un plazo de 10 años, sino que deberá ser permanente. "Mi política es que Irán nunca llegue siquiera cerca de tener un arma nuclear. No apenas por 10 años, sino para siempre", apuntó.

Exigencias

Trump también exigió que Irán pase a aceptar visitas de inspectores internacionales a sus instalaciones nucleares, y que el Congreso establezca por ley que el programa nuclear iraní no puede ser disociado de su programa de misiles. "Si Irán no cumple con estas determinaciones, las sanciones estadounidenses se reanudarán automáticamente", advirtió el mandatario estadounidense. En respuesta, el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamed Javad Zarif, señaló en la red Twitter que Trump está "desesperado" por "boicotear un sólido acuerdo multilateral". De acuerdo con Zarif, el pacto de 2015 "no es negociable. En vez de repetir esa cantilena, Estados Unidos debería respetar sus compromisos, tal como lo hace Irán".

La decisión de Trump del viernes último estuvo acompañada por el anuncio del Departamento del Tesoro sobre sanciones específicas a funcionarios iraníes, no por el acuerdo nuclear sino por su responsabilidad en la represión a recientes protestas. En esa lista de sancionados se destaca el actual ministro de Justicia de Irán, Sadegh Amoli Larijani. De acuerdo con el Departamento estadounidense del Tesoro estadounidense, Larijani es responsable por la tortura y trato degradante a detenidos.

En el plano interno, la idea de Trump de proponer un nuevo acuerdo sin la participación de Irán fue objeto de críticas. Richard Nephew, quien fue parte del equipo negociador estadounidense, apuntó que el gobierno de Trump tomó "un camino peligroso e impredecible".

"El acuerdo funciona"

La Unión Europea, que supervisa el cumplimiento de lo pactado, dijo que sostendrá consultas internas y que estaba "comprometida a continuar con la completa y efectiva implementación" del acuerdo. Los otros firmantes del acuerdo como el modo más eficiente de mantener bajo control el programa nuclear de Irán, al tiempo que constituye una victoria importante de la diplomacia. En tanto, Teherán niega de forma vehemente que se proponga desarrollar un arma atómica.

Sin embargo, Trump insiste en que el gobierno de Barack Obama hizo demasiadas concesiones en términos de cancelar sanciones a Irán sin forzar a ese país a poner fin a su programa de misiles ni a su apoyo a grupos armados en la región. Las tensiones motivaron el jueves una conversación telefónica entre Trump y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien en el diálogo reforzó la importancia de la "estricta aplicación del acuerdo y de que todos los firmantes respeten sus compromisos". Por su lado, el vocero de la Cancillería rusa, Dmitry Peskov, dijo el jueves que el acuerdo "es el resultado de un consenso entre todas las partes". "El Reino Unido tiene una posición clara sobre el acuerdo nuclear de Irán: lo consideramos como un acuerdo crucial que hace que el mundo sea un lugar más seguro al neutralizar la amenaza de un Irán con armas nucleares", dijo por su parte el Foreign Office.

Al mismo tiempo, en Bruselas delegaciones de Francia y Alemania presentaron un frente unido después de una jornada de diálogo con Zarif. En opinión de Federica Mogherini, jefa de la diplomacia de la Unión Europea, el "acuerdo funciona, está dando resultados en su principal objetivo que es mantener bajo control el programa nuclear de Irán". Inspectores de las Naciones Unidas verificaron en noviembre el cumplimiento iraní de sus obligaciones a la luz del acuerdo.

Diplomacy Works, un grupo de presión creado por el ex secretario de Estado, John Kerry, para defender el trato, se mostró mordaz con la postura Trump. "Hoy, aprendimos que el plan del presidente incluye intimidar a nuestros aliados para que alteren fundamentalmente los términos de un acuerdo que saben que está operando para nuestra seguridad mutua y han declarado públicamente que no tienen interés en modificarlo", dijo.

"Si Irán no cumple con estas determinaciones, las sanciones de EEUU se reanudarán automáticamente"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario