El Mundo

Tropas indias asaltan un centro judío y encuentran cinco rehenes muertos

Comandos indios ingresaron ayer a un centro judío y a un lujoso hotel en Bombay y tomaron control de ambos recintos sitiados por militantes islámicos, en el tercer día de ataques en la capital financiera india que han dejado al menos 150 muertos, entre ellos 14 extranjeros. Las tropas de elite deslizaron sogas desde helicópteros para llegar hasta el centro judío y mataron a dos de los atacantes, pero no lograron salvar las vidas de cinco rehenes, incluyendo las de un rabino neoyorquino y su esposa.

Sábado 29 de Noviembre de 2008

Bombay. — Comandos indios ingresaron ayer a un centro judío y a un lujoso hotel en Bombay y tomaron control de ambos recintos sitiados por militantes islámicos, en el tercer día de ataques en la capital financiera india que han dejado al menos 150 muertos, entre ellos 14 extranjeros. Las tropas de elite deslizaron sogas desde helicópteros para llegar hasta el centro judío y mataron a dos de los atacantes, pero no lograron salvar las vidas de cinco rehenes, incluyendo las de un rabino neoyorquino y su esposa. Los ataques han remecido Bombay, motor de un "boom" económico que ha hecho a India uno de los mercados emergentes favoritos. Bombay, cuyo nombre fue actualmente cambiado por Mumbai, también acoge a la poderosa industria cinematográfica nacional, conocida como "Bollywood" (palabra que une Bombay y Hollywood), el epítome del glamour en un país afectado por la pobreza.

La mira en Pakistán. India culpó a "elementos" de Pakistán por el asalto coordinado a su capital financiera. Pakistán dijo que los dos países enfrentaban a un enemigo común y acordó enviar a su jefe de inteligencia militar a compartir información sobre los ataques suicidas. Uno de los militantes arrestados en Bombay era un ciudadano paquistaní, dijo el ministro del Interior del estado de Maharashtra, R.R. Patil. En tanto, el canciller de India, Pranab Mukherjee, instó a Pakistán a desmantelar la infraestructura que brinda apoyo a militantes.

El premier de India, Manmohan Singh, también advirtió el jueves de "un costo" si las naciones vecinas no toman acciones para evitar que su territorio sea usado para lanzar ataques. Pero el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mehmood Qureshi, llamó a India a dejar de jugar a la política.

Los blancos. Un grupo de terroristas armados con rifles y granadas, algunos de cuales arribaron por mar, inició el miércoles una serie de ataques coordinados en Bombay, asaltando lugares populares muy visitados por turistas y empresarios.

La recuperación del centro judío terminó justo antes del anochecer de ayer, luego de que comandos entraron por el techo del edificio y abrieron con explosivos un boquete en una de sus paredes. "La operación ha sido un éxito", sostuvo el comandante de la fuerza Jyoti Krishna Dutt. "En el segundo piso encontramos tres cuerpos de rehenes. Ellos habían muerto mucho antes. Hallamos dos terroristas en el cuarto piso y los neutralizamos. También encontramos dos cuerpos de rehenes ahí", aseveró. Un soldado murió en la operación.

Entre los rehenes muertos estaban el rabino Gavriel Holtzberg y su esposa Rivka, directores del centro Chabad-Lubavitch con sede en Brooklyn, Nueva York. En declaraciones desde Jerusalén, la ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni, dijo: "El hecho que el asalto ocurriera en la Casa Chabad evidencia que este ataque atentaba contra judíos israelíes". "Cuando atacaron los hoteles, buscaron huéspedes que tenían pasaportes estadounidenses, británicos o israelíes. Parece que hay una intención deliberada ahí", agregó.

Los comandos también ingresaron al hotel Trident-Oberoi, donde mataron a dos militantes y liberaron a 143 rehenes, incluyendo turistas extranjeros y empresarios que salieron del edificio relatando los eventos de la masacre en el interior.

Atrincherado. La policía dijo que 24 cuerpos fueron hallados en el hotel Taj, pero ante indicios de que al menos un militante herido aún se encuentra en el interior. continuaba los operativos. "Se mueve entre dos pisos, en el área de una sala de baile donde aparentemente apagó todas las luces", dijo el teniente general N. Thamburaj. Es posible que tenga dos rehenes, aseguró.

Un vocero militar dijo que los militantes conocían la distribución del hotel mejor que ellos y los calificó como "un grupo muy empeñado, sin remordimientos para matar". Entre los muertos hay hasta el momento 15 extranjeros, incluyendo tres alemanes, tres estadounidenses, un australiano, un británico, un canadiense, dos franceses, un italiano, un japonés, un singapurense y un tailandés.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario