El Mundo

Tras perder la primera votación, Sánchez podría formar gobierno mañana

El socialista español podría desbloquear su reelección mañana si prospera un acuerdo con Unidas Podemos, que ayer se abstuvo.

Miércoles 24 de Julio de 2019

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, fracasó ayer en su primer intento por mantenerse en el poder al no lograr el respaldo de la mayoría absoluta de los diputados del Congreso, aunque todavía tiene un margen de 24 horas para pactar con Unidas Podemos, el partido que puede desbloquear su reelección.

A último momento, la fuerza de izquierda que lidera Pablo Iglesias decidió abstenerse, en un gesto que muestra su voluntad de llegar a un acuerdo con Sánchez antes de la segunda y decisiva votación, que se llevará a cabo el jueves.

Sin sorpresas, la candidatura del líder socialista recibió el voto favorable de 124 diputados, la bancada completa de su partido y del único legislador del Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

En contra de su investidura votaron 170 diputados, los del conservador Partido Popular (PP), los liberales de Ciudadanos, el partido de extrema derecha Vox, y los independentistas catalanes, además de otras fuerzas pequeñas.

Asimismo, hubo 52 abstenciones, la mayoría provenientes de Unidas Podemos y del Partido Nacionalista Vasco (PNV), dos bloques cuyo voto es indispensable para que Sánchez consiga la reelección.

En total votaron 346 de los 350 representantes del Congreso de los Diputados debido a la ausencia de los cuatro independentistas catalanes que están en prisión provisional en relación con el juicio en su contra por el fallido procesos de secesión de 2017.

La sesión incluyó una curiosidad: la vocera parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero, votó "no" a la investidura, pese a que su partido había decido abstenerse, ya que emitió su voto de forma telemática una hora antes de la votación.

El voto de Montero, no obstante, muestra que todo está abierto y puede producirse un nuevo giro en cualquier momento, ya que Unidas Podemos y el PSOE tienen en sus manos la posibilidad de llegar a un acuerdo que evite un regreso a las urnas antes de la votación que se producirá el jueves, no antes de las 14.25, según el calendario que anunció la presidenta del Congreso de los Diputados, Maritxell Batet.

Nunca antes había pasado en España que un aspirante a la presidencia del gobierno, que ganó las elecciones sin una mayoría absoluta, acudiera al debate de investidura sin un acuerdo cerrado para ser elegido.

Sánchez insistió ayer en que quiere gobernar con Unidas Podemos, aunque calificó de "imposibles" las exigencia de la fuerza de izquierda que lidera Pablo Iglesias, enfriando la posibilidad de un acuerdo.

Iglesias dejó claro en la apertura del debate que quiere una representación proporcional de su partido en el futuro gobierno y se mostró indignado por la oferta del PSOE de que Unidas Podemos ocupe cargos ministeriales que calificó de "decorativos", exigiendo un mayor peso en el futuro Ejecutivo de coalición.

Por el momento, los socialistas propusieron a Unidas Podemos carteras como Juventud y Vivienda, de nueva creación, y una vicepresidencia para Irene Montero, según confirmó la vicepresidenta Carmen Calvo.

"No estamos aquí para ser un jarrón chino", afirmó Ione Bellarra, vocera de Unidas Podemos, cuando todavía su partido estaba posicionado en el "no" a Sánchez. Luego, explicó que habían decidido pasar a la abstención para facilitar las negociaciones.

"El socio preferente con el que quiero cooperar y gobernar es Unidas Podemos, y ustedes también", subrayó Sánchez en respuesta al vocero del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Aitor Esteban, quien también le reprochó que no haya intentado "seducir" a sus posibles socios.

"He tendido la mano y quiero compartir el Consejo de Ministros con una fuerza a la izquierda del PSOE por primera vez en democracia", respondió el líder socialista, quien volvió a pedir a la abstención de la derecha.

Previamente, el vocero de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Gabriel Rufián, cuyos diputados votaron "no" y deben abstenerse para que el líder del PSOE pueda ser reelegido, se mostró abierto a dar ese paso sin poner sus habituales reivindicaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario