El Mundo

Tras el repliegue en Siria, Trump anunció que sus tropas se quedan en Irak

Es la primera vez que el mandatario estadounidense visitó una zona de guerra, y lo hizo acompañado por la primera dama.

Jueves 27 de Diciembre de 2018

El presidente estadounidense Donald Trump realizó ayer una visita sorpresa a los soldados estadounidenses estacionados en Irak, donde anunció que no tiene "absolutamente ningún plan" de retirarlos de allí. Es el primer viaje de Trump a una región en guerra, y se realiza poco después de que anunció la polémica retirada de las fuerzas estadounidenses apostadas en Siria. El mandatario estadounidense declaró que quiere que los militares estacionados en Siria regresen a casa, pero que Irak puede usarse como plataforma para lanzar ataques contra el grupo Estado Islámico (Isis).

Trump defendió su decisión de retirar sus soldados de Siria. "Será una retirada fuerte, intencional, ordenada", dijo. Añadió que desde el inicio de su presidencia "dije claramente que nuestra misión en Siria era privarle al Isis de sus baluartes... Fuimos allá hace ocho años supuestamente por tres meses pero nunca nos fuimos. Ahora vamos a hacer las cosas bien y vamos a terminarlas". Argumentó que bajo su presidencia Estados Unidos es respetado y que antes no lo era. "Señores, ya no somos los tontos", dijo el mandatario añadiendo que "nuevamente somos respetados como nación". Aseguró que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió hacerse cargo de "cualquier residuo" del Isis en Siria, y que la presencia militar estadounidense en Siria nunca iba a ser "indefinida". "Las demás naciones de esta región deben asumir su responsabilidad por su futuro", dijo. Trump, anteriormente en conversación con reporteros que viajaban con él, dijo que Estados Unidos puede atacar al Isis "tan duro y tan rápido" que ellos "ni siquiera se darán cuenta de qué demonios ocurrió". La visita de Trump estuvo sumida en el más estricto hermetismo. El Air Force One viajó la noche de Navidad desde Washington y aterrizó en una base aérea al oeste de Bagdad en la madrugada de ayer.

Presencia militar

Pasados 15 años desde la invasión de 2003, Estados Unidos mantiene en Irak más de 5.000 efectivos militares. En total Trump estuvo unas tres horas y media en suelo iraquí. Estuvo acompañado de la primera dama Melania Trump y su asesor de seguridad nacional John Bolton. Se reunió con diplomáticos estadounidenses estacionados allí, y les deseó felices fiestas a los soldados.

Trump es el tercer presidente estadounidense que visita Irak después de George W. Bush y Barak Obama, y éste es el primer viaje del actual jefe de la Casa Blanca a una zona de guerra. A pesar de que es una tradición el que los presidentes de Estados Unidos visiten a los soldados durante las navidades, el primer viaje de Trump a una zona de guerra se produce justo después de que dejara caer una bomba geopolítica. La semana pasada el presidente anunció el repliegue de Estados Unidos de Siria al dar por derrotado en la zona al grupo terrorista Isis, por sus siglas en inglés), una decisión que supuso el rechazo y algunas bajas entre miembros del Pentágono, que temen un rebrote terrorista y una mayor influencia iraní en la zona. Sin duda la reacción más clara contra la decisión del mandatario fue la renuncia de James Mattis, el jefe del Departamento de Estado, un general condecorado: "En tanto que Estados Unidos permanece como la nación indispensable en el mundo libre, no podemos proteger nuestros intereses o servir ese papel de manera efectiva sin mantener alianzas fuertes y mostrar respeto a esos aliados", rezaba la misiva del militar.

Represalias

Tras hacerse pública, Trump decidió adelantar el cese previsto para febrero para el último día de diciembre. El aún jefe del Pentágono había advertido de que un repliegue prematuro de las tropas del país podría "dejar un vacío que puede ser aprovechado por el régimen del presidente sirio, Bachar Assad o sus apoyos".

Dos días después de conocerse la renuncia del jefe del Pentágono, Brett McGurk, enviado especial de Estados Unidos para la coalición contra el Isis, anunció la propia. Hace un par de semanas McGurk había expuesto en una comparecencia que sería "imprudente" considerar que el Isis haya sido derrotado y había garantizado que las tropas estadounidenses permanecerían durante un período largo de tiempo. No contaba con el arrebato de Trump. El presidente criticó la reacción de su entorno, y reprochó que si cualquier otro presidente hubiera decidido traer a los soldados a casa sería "la persona favorita" de todos. Además, agregó que cuando "quiera hacer algo" en Siria, podrá usar Irak como plataforma, descartando así un repliegue similar de las tropas estadounidenses en suelo iraquí.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});