El Mundo

Todas las pistas conducen a Al Qaeda en el brutal ataque al hotel de Pakistán

Aunque nadie se adjudicó todavía la autoría del atentado contra el hotel Marriott de Islamabad, funcionarios de inteligencia pakistaníes y estadounidenses creen que todas las pistas conducen a Al Qaeda o a un grupo afiliado. El ataque con un camión bomba que dejó al menos 53 muertos está considerado el peor atentado perpetrado en la historia de la capital de Pakistán.

Lunes 22 de Septiembre de 2008

Islamabad.— Aunque nadie se adjudicó todavía la autoría del atentado contra el hotel Marriott de Islamabad, funcionarios de inteligencia pakistaníes y estadounidenses creen que todas las pistas conducen a Al Qaeda o a un grupo afiliado. El ataque con un camión bomba que dejó al menos 53 muertos está considerado el peor atentado perpetrado en la historia de la capital de Pakistán.

La seguridad interna en Pakistán, un país con armas nucleares y que es una pieza vital en la lucha contra Al Qaeda y otros grupos islámicos, se ha deteriorado en tasas alarmantes en los últimos dos años.

"La sofisticación de la explosión demuestra que es un trabajo de Al Qaeda", declaró a la agencia Reuters un oficial de inteligencia pakistaní.

El ejército de Pakistán se encuentra en medio de una ofensiva en contra de Al Qaeda y combatientes talibanes en la región de Bajaur, en la frontera con Afganistán, mientras que EEUU ha intensificado sus asaltos sobre militantes en el lado pakistaní de la frontera.

A modo de represalia, los militantes han lanzado ataques con bombas, la mayoría de ellos contra las fuerzas de seguridad en el noroeste. "Están dando un mensaje muy claro, sin ambigüedad, de que si el gobierno sigue con estas políticas, esto es lo que harán en respuesta", dijo Talat Masood, un general retirado y analista.

Un video de Al Qaeda, divulgado para marcar el séptimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, incluía una convocatoria a militantes en Pakistán para que intensifiquen su lucha.

Toque de atención. "Ellos quieren desestabilizar el país, quieren desestabilizar la democracia. Quieren destruir al país económicamente", dijo ayer el primer ministro, Yousef Raza Gilani.

Un gobierno civil liderado por Gilani asumió hace seis meses, luego de nueve años de mandato del ex jefe del ejército Pervez Musharraf, y se enfrenta a una creciente insurgencia de militantes y a una economía al borde del colapso.

El ataque fue organizado horas después de que el nuevo presidente, Asif Ali Zardari, viudo de la asesinada ex primera ministra Benazir Bhutto, ofreciera su primer discurso al Parlamento ubicado a varios cientos de metros al este del hotel, en el que dijo que el terrorismo debía ser erradicado.

Zardari se dirigió a la nación en un discurso televisado en el que calificó de cobardía el asalto. "Hay un cáncer en Pakistán y vamos a extirparlo", declaró. "No nos asustan esos cobardes", añadió.

Analistas pakistaníes creen que el atentado contra el hotel cinco estrellas representa un toque de atención contra el primer ministro y todo su gabinete. Aseguran que es una advertencia sobre la creciente falta de escrúpulos de los extremistas, que trasladan ahora sus atentados contra objetivos aparentemente seguros, y también un toque de atención para que no decaiga la lucha contra los talibanes.

Guerra impopular. Según afirman distintas encuestas, la guerra del ejército pakistaní contra zonas de fuerte presencia tribal, así como la alianza que Islamabad selló con EEUU, no cuentan con apoyo popular.

Esto explica que el actual gobierno esté buscando un equilibrio entre su solidaridad con la alianza y una tregua al interior del país. Para preocupación de Occidente, negoció un alto el fuego en territorio pakistaní, sin preocuparse por la seguridad más allá de la frontera con Afganistán. Tras el fracaso de las conversaciones hace unos meses, los militares decidieron volver a la ofensiva. Pero los extremistas también intensificaron desde entonces sus ataques.

Víctimas extranjeras. Mientras tanto, el Ministerio del Interior informó ayer que cuatro extranjeros figuran entre las víctimas fatales del atentado, incluyendo al embajador checo, su contraparte vietnamita y dos miembros de las Fuerzas Armadas de EEUU asignados a la embajada de su país. Un diplomático danés está desaparecido y se presume que habría muerto.

La explosión también dejó 266 heridos, 11 de ellos extranjeros, afirmaron fuentes oficiales. Médicos de hospitales, por su parte, dijeron que los heridos extranjeros son 21.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario