El Mundo

Tensión en Bolivia a una semana de las elecciones presidenciales

Evo Morales lidera los sondeos y busca su cuarto mandato consecutivo. Por primera vez podría tener que ir a un ballottage con el opositor Carlos Mesa.

Lunes 14 de Octubre de 2019

La Defensoría del Pueblo y la Iglesia católica de Bolivia llamaron a transitar con calma los últimos días previos a las elecciones generales del domingo próximo, tras los disturbios ocurridos en el cierre de la campaña del mandatario Evo Morales, otros episodios de violencia y sospechas de fraude. Morales va por una nueva reelección, pese a los cuestionamientos constitucionales y a un referendo consultivo que perdió al respecto. Según un último sondeo, Morales alcanzó 40% de intención de voto y se distanció18 puntos de Carlos Mesa, que llega a 22% .

   “No se pueden volver a repetir hechos lamentables como los ocurridos la última semana en eventos públicos, políticos y cívicos, en los que se han evidenciado actos de discriminación, racismo y violencia física y psicológica”, afirmó la Defensoría en un comunicado. Asimismo, la Iglesia advirtió que “estas elecciones lamentablemente se celebran en un clima de desconfianza por el temor de una posible manipulación del proceso electoral”, en un comunicado de la Conferencia Episcopal Boliviana leído ayer en misa por su secretario general adjunto, José Fuentes. La tensión en la recta final de la campaña tuvo un pico el sábado, cuando Morales cerró su campaña en Potosí, donde desde hace una semana hay una huelga general en demanda de mayores regalías mineras para la región y la derogación de un decreto que autorizó el ingreso de una empresa alemana para la explotación del litio.

   Mientras el mandatario daba su discurso hubo choques entre manifestantes potosinos y militantes del partido oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) que dejaron al menos seis heridos y fueron dispersados por la policía con gases lacrimógenos. Morales lamentó los disturbios y afirmó que “algunos grupos” quieren “hacer un golpe de estado” en caso de que él gane las elecciones.

   En tanto, el candidato opositor con mayor intención de voto, el ex presidente Carlos Mesa, cerró su campaña en Chuquisaca, con una caminata por la zona céntrica. “Estamos hablando de un momento fundamental para la democracia, después de 13 largos años de un gobierno que ha terminado en el autoritarismo más secante y la necesidad de construir una democracia que pueda recuperar los valores esenciales”, sostuvo Mesa en una entrevista. El candidato se ha visto respaldado por una serie de “cabildos”, manifestaciones opositoras multitudinarias en las principales ciudades del país. En La Paz, la masiva concentración desbordó la plaza San Francisco, en el centro de la ciudad capital.

Un nuevo sondeo

Por otra parte, la última encuesta de intención de voto, publicada por la firma privada Ipsos, vaticinó el triunfo de Morales tanto en la primera vuelta como en el ballottage. Según ese sondeo, para la primera vuelta Morales tiene 40% de apoyo y Mesa, 22%, en tanto para el ballottage, el actual mandatario aventaja a su adversario con 47% a 39%. Si se confirmaran estos números, Morales ganaría en primera vuelta. Según la Constitución, un candidato puede ganar en primera vuelta si obtiene 50% más uno de los votos válidos, o logra el 40% con una ventaja de 10 puntos de diferencia sobre el segundo. El ballottage está fijado para el 15 de diciembre. Semanas atrás, la mayoría de las encuestas asignaba una ventaja más estrecha a Morales para la primera vuelta y recogía mayor intención de voto para Mesa en el ballottage. Los incendios forestales dañaron la imagen de Morales, que además sufre el desgaste de 13 años continuados de gobierno. Morales aspira a un cuarto mandato consecutivo, que la Constitución prohíbe taxativamente, y la mayoría de los ciudadanos le denegó en referendo en 2016, pero fue habilitado en 2017 por el Tribunal Constitucional, ante el que presentó un recurso extraordinario. Esta maniobra, de ignorar el dictamen de un referendo convocado por él mismo, también ha limado la popularidad otrora imbatible de Morales. En 2005 arrasó con el 54% de los votos. Sus dos reelecciones sucesivas (2010-2015 y 2015-2020) fueron con 64% y 61%, respectivamente, en primera vuelta. Pero el modelo económico, basado en el extractivismo de hidrocarburos y minerales, ha comenzado a mostrar sus límites, algo que ha ocurrido también en otras naciones de Sudamérica, luego del boom de los años 2000 que permitió la llegada al poder de varios gobiernos de izquierda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS