El Mundo

Tabaré Vázquez reveló que tendría cáncer de pulmón y se internará

El presidente uruguayo dijo que le detectaron un "nódulo pulmonar con apariencia maligna" y que estará internado dos o tres días para más estudios.

Miércoles 21 de Agosto de 2019

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, anunció ayer que le fue detectado un posible tumor maligno de pulmón y que en los próximos días se internará para hacerse estudios y tratarse.

Vázquez, médico oncólogo de 79 años, dijo en la sede de la Presidencia, en Montevideo, que el nódulo fue descubierto en su pulmón derecho gracias a una reciente tomografía que se realizó en el marco de estudios médicos que se realiza de manera periódica.

La lesión tiene "características muy firmes de que se puede tratar de un proceso maligno", enfatizó el mandatario uruguayo, que inició su segundo mandato en marzo de 2015 luego de haber sido presidente entre 2005 y 2010.

Vázquez, del partido Frente Amplio, de centroizquierda, dijo que se sentía bien y que no ha notado síntoma alguno, pero que deberá hacerse estudios complementarios para saber "el diagnóstico definitivo", el pronóstico y qué tratamientos deberá seguir.

El mandatario señaló que todos los estudios y tratamientos los llevará adelante en su país debido a que Uruguay cuenta con "un cuerpo médico de excelencia", tecnología de vanguardia y está "dentro de los primeros países del mundo en asistencia médica".

Según el presidente, hasta las pruebas que reveló hoy no tenía información alguna de problemas con su salud, informó la agencia de noticias EFE.

Vázquez, que llevaba días sin aparecer públicamente, perdió a su esposa, María Auxiliadora Delgado, el 31 de julio pasado.

Al anuncio de Vázquez en la Torre Ejecutiva de Montevideo asistió gran parte del gabinete, autoridades militares e incluso la vicepresidenta del país, Lucía Topolansky.

Todos ellos, con rostros serios, únicamente observaron sentados mientras el mandatario contaba acerca de sus pruebas médicas.

A pesar del anuncio, el presidente uruguayo no dijo nada acerca de una renuncia, por lo que, por ahora, permanecerá en el gobierno, cuya banda presidencial entregará el 1 de marzo de 2020.

"De aquí en más en este tema, no en los temas políticos, paso a ser un paciente y todas las referencias de los avances en el diagnóstico, en el pronóstico y lo que tengamos que hacer, lo va a realizar el médico de Presidencia, permanentemente en contacto con ustedes", especificó.

A Tabaré le restan más de seis meses para completar el mandato de cinco años. Nuestro país vecino celebrará las elecciones cuatro meses antes de la entrega del poder. Pues, en una coincidencia inédita, Argentina y Uruguay celebrarán el mismo día elecciones presidenciales el 27 de octubre de 2019, con la polarización de los electorados como punto en común de campañas que se miran de reojo.

Los dos países viven situaciones políticas contrapuestas. Mientras Argentina fue parte del cambio de viento latinoamericano hacia gobiernos de centro-derecha, Uruguay es presidido desde 2005 por la coalición de izquierdas Frente Amplio (FA), que compite por un cuarto mandato consecutivo.

Y si bien Macri, con los resultados de las Paso vio reducir drásticamente sus chances de ser reelecto, en Uruguay las encuestas delinean un escenario más imprevisto.

Carrera electoral

Ambas campañas apuntan a una disyuntiva entre modelos de países distintos.

Con los relojes electorales sincronizados, dirigentes de izquierda uruguayos intentan capitalizar el estrepitoso revés del mandatario argentino.

Según la ministra uruguaya de Turismo, Liliam Kechichián, los partidos opositores Nacional (PN, centroderecha) y Colorado (PC, liberal) "tienen una línea de pensamiento y de programa de gobierno muy similares" a Macri.

En 2015, el triunfo de Macri que puso fin a 12 años de administraciones kirchneristas había sido celebrado por varios dirigentes de oposición en Uruguay.

Pero la caída en la popularidad del presidente argentino y la crisis económica hacen que hoy "sea difícil reivindicar su gobierno como un modelo a seguir", sostiene el politólogo uruguayo Diego Luján, de la Universidad de la República (UdelaR).

El presidenciable uruguayo del PN, Luis Lacalle Pou, favorito entre los candidatos opositores, se despegó de la comparación asegurando que sus propuestas van en sentido contrario a las aplicadas por Macri, pues pretende bajar tarifas. El colorado Ernesto Talvi, que le pisa los talones en las encuestas, calificó por su parte de "mala noticia" el resultado de las primarias argentinas. "Todos los problemas que teníamos (...) con Argentina después que fue electo Macri se resolvieron en cinco minutos (...) porque hay un espíritu más republicano".

En la vereda contraria, el intendente de Montevideo -bastión frentista desde 1990- Christian di Candia, no vaciló en invitar al candidato a gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof, exministro de Economía kirchnerista, a "tomar unos mates uruguayos".

El politólogo Daniel Chasquetti, también de la UdelaR, recuerda que durante los gobiernos kirchneristas (2003-2015) las relaciones de Uruguay y Argentina "fueron muy malas", en particular por el conflicto en torno a la instalación de una fábrica de celulosa en el río Uruguay.

Para peor, durante uno de los períodos más álgidos de ese enfrentamiento el jefe de gabinete argentino era Alberto Fernández.

Eso no impidió que, tras el anuncio de su candidatura, Fernández peregrinara a Uruguay para reunirse con el expresidente José Mujica (2010-2015), una figura de prestigio" para la centroizquierda argentina, que vio en aquel encuentro la voluntad del peronista de captar algo del aura de austeridad que rodea a su anfitrión apodado el "presidente más pobre del mundo".

Si bien en los últimos años Uruguay ha cortado su dependencia histórica frente a las cíclicas crisis económicas de nuestro país, lo que suceda a nivel político "puede influir en el estado de ánimo" de los uruguayos, admite Chasquetti.

anuncio. El presidente del Frente Amplio ayer al comunicar la noticia en conferencia de prensa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario