El Mundo

Tabaré asumió y marcó diferencias programáticas con José Mujica

El médico señaló sus reparos a la acogida de ex presos de Guantánamo y la legalización de la marihuana de su predecesor. Al frente del país por segunda vez en 10 años.

Lunes 02 de Marzo de 2015

Tabaré Vázquez asumió como presidente de Uruguay por segunda vez, tomando el mando de su compañero de coalición José Mujica. Luego de la ceremonia y los saludos, Vázquez hizo un primer discurso, de tono más bien histórico y general. Por la noche, por cadena nacional, anunció la convocatoria a un "diálogo social" y sus planes de gobierno en las áreas de salud, la educación e infraestructura, entre otras. Aquí surgieron diferencias con su predecesor Mujica, con cuya línea interna en el Frente Amplio se anuncian futuros desencuentros en el Parlamento. Vázquez señaló entre los puntos de diferenciación la política de Mujica de dar acogida a ex presos de la cárcel de Guantánamo. Tampoco dará impulso a la política de Mujica de legalizar el consumo de marihuana, muy mal vista por Vázquez, un médico oncólogo famoso enemigo de las adicciones.

Vázquez, de 75 años y quien ya presidió el país entre 2005 y 2010, se convirtió ayer en el 45º mandatario de Uruguay tras prestar juramento ante la Asamblea General, compuesta por los 99 diputados y 31 senadores. La mayoría son del Frente Amplio, como resultado del amplio triunfo que logró su agrupación en la primera vuelta electoral. En la misma ceremonia asumió fcomo vicepresidente Raúl Sendic, cuyo padre, del mismo nombre y fallecido en París en 1989, fue uno de los fundadores de Tupamaros. Mujica formó parte de ese grupo armado en los años 60 y 70. La vicepresidencia de Sendic es considerada una victoria interna del sector más radicaliado del FA. Sin embargo, Vázquez se reservó por completo el nombramiento de los ministros, algo que disgustó profundamente a Mujica y su sector.

Luego del juramento, Vázquez y Sendic se trasladaron a la céntrica Plaza Independencia, parados en la caja de una camioneta Fordson modelo 1951. En la plaza se realizó una sobria ceremonia en la que Mujica le entregó la banda presidencial. Al acto asistieron dignatarios extranjeros como los jefes de Estado Michelle Bachelet (Chile), Rafael Correa (Ecuador), Ollanta Humala (Perú) y Raúl Castro (Cuba). Por Argentina concurrió el vicepresidente Amado Boudou (ver página 28).

Más tarde, cuando ya era de noche, Vázquez dio un mensaje por cadena de radio y televisión. Allí "Tabaré" —como lo conocen todos en Uruguay— dijo que su gobierno tendrá "señas de identidad nítidas" y se refirió al "respeto absoluto a la Constitución y la ley, así como a la "prudencia, transparencia y rendición de cuentas", como ejes centrales de su gestión. Anunció la convocatoria a un "diálogo social". También reafirmó su voluntad de crear un grupo especial que se encargará de investigar los crímenes cometidos en la última dictadura (1973-1985).

 

Economía. En economía EM_DASHárea que su sector dominó durante los cinco años de MujicaEM_DASH Vázquez prometió continuar en equilibrio fiscal. Dijo que "los equilibrios macroeconómicos son una herramienta imprescindible". Además, creará un "sistema de competitividad". En 18 meses la inflación deberá estar dentro del rango de 3 por ciento a 7 por ciento, aseguró. El presidente prometió asimismo "consolidar los mercados internacionales existentes, buscar otros y captar inversiones" extranjeras. Vázquez habló de un "regionalismo abierto", frase que permite pensar en que buscará ir más allá del estrecho marco del Mercosur. En su anterior presidencia, amagó con sellar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

Marihuana. Vázquez no mencionó la ley de la marihuana, impulsada por Mujica y aprobada en diciembre de 2013. Solo dijo que "se continuará con la lucha frontal al narcotráfico". La norma legalizó el autocultivo, los clubes de cannabis y la venta al público en farmacias, todo previo registro y control estatal. Pero la venta en farmacias aún no ha sido implementada y Vázquez ha indicado que ve el plan con desconfianza. En octubre declaró "va a haber una evaluación estricta y muy de cerca sobre el impacto que tenga en la sociedad esta ley".

Otro punto que anuncia diferencias con Mujica es la acogida de ex presos de Guantánamo. "Uruguay seguirá siendo ejemplo de solidaridad para personas que buscan y necesitan refugio", dijo, pero se hará un "profundo análisis" de la reciente acogida de un grupo de ex presos de Guantánamo de nacionalidad siria.

Vázquez llegó al cargo tras haber ganado las elecciones en la segunda vuelta efectuada el 30 de noviembre pasado con el respaldo de 1,2 millones de votos, el 52,8 por ciento de los emitidos, un apoyo sin precedentes en la historia uruguaya. Esa masa de votos le permitió asimismo hacer frente al desafío interno de Mujica y su sector con mayor fuerza de la esperada previamente.

Una caminata antes del traspaso

Hizo su habitual caminata por la zona rural en la que vive, manejó su tractor y tras ver por televisión en su famosa modesta quinta el juramento de su sucesor Tabaré Vázquez, José Mujica se subió a su "Fusca" o Escarabajo para ir, por última vez como presidente, a la sede del gobierno uruguayo. Con su habitual vestimenta informal y una gorra con visera, como todos los días, poco después de las ocho de la mañana Pepe Mujica salió junto a su esposa para su caminata diaria. "El día más emotivo de mi vida fue cuando me trasladaron de Paso de los Toros a la cárcel, porque fue cuando me di cuenta que la dictadura se estaba derrumbando", dijo Mujica a los periodistas que lo esperaban a la entrada de su chacra. "Hoy es un poroto al lado de eso", agregó.

Luego trabajó un rato en su tractor hasta que poco después de las 9 arribó a la chacra el cineasta serbio Emir Kusturica, que sigue al mandatario en los últimos días para completar el rodaje de un documental dedicado a su persona.

A media mañana, ya de impecable traje gris, se subió al famoso "Fusca" celeste para dirigirse a la céntrica Plaza Independencia, donde entregó la banda presidencial a Vázquez. En Twitter, cientos celebraban su mandato bajo el hashtag #GraciasPepe. Mujica, que deja el cargo con una popularidad superior al 60 por ciento, fue el senador más votado en octubre pasado, cargo desde el que seguirá pesando en la política uruguaya y en la compleja "interna" del Frente Amplio.

Además, como había anunciado, hoy, lunes, comenzará a funcionar en su chacra un bachillerato agrario que organizó y para el cual se inscribieron 60 alumnos. Mujica es un floricultor muy experimentado y durante toda su presidencia continuó esta actividad, aunque lógicamente redujo las horas que le dedicaba a la chacra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS