El Mundo

Sofocaron el incendio en la refinería venezolana

Paraguanda, Venezuela. — Bomberos apagaron en la tarde de ayer el fuego en el último tanque de almacenamiento de la mayor refinería de Venezuela que quedaba en llamas tras una enorme explosión que dejó al menos 48 muertos, y las autoridades planeaban inspeccionar las áreas con el objetivo de reactivar la planta a fines de la semana.

Miércoles 29 de Agosto de 2012

Paraguanda, Venezuela. — Bomberos apagaron en la tarde de ayer el fuego en el último tanque de almacenamiento de la mayor refinería de Venezuela que quedaba en llamas tras una enorme explosión que dejó al menos 48 muertos, y las autoridades planeaban inspeccionar las áreas con el objetivo de reactivar la planta a fines de la semana. Imágenes de la televisión estatal VTV mostraron a los bomberos rociando espuma para evitar un nuevo avivamiento del incendio en el depósito de la refinería de Amuay, en el occidente del país y escenario desde el sábado de una de las peores tragedias en la industria petrolera mundial. "Estoy acongojado por la tragedia, por esta catástrofe, y luchamos contra los efectos de este suceso terrible", señaló el presidente Hugo Chávez en un mensaje al país.

Ejecutivos de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) estiman reactivar en unas 48 horas la refinería de Amuay, que procesa 645.000 barriles por día (bpd), ya que ninguna de las áreas operativas resultó afectada por el incendio.

La tragedia volvió a poner a PDVSA, principal empresa del país, en el centro del debate político, con acusaciones cruzadas entre oficialismo y oposición sobre la "irresponsabilidad" y "falta de ética" en el manejo de la catástrofe ocurrida a semanas de las elecciones presidenciales.

El accidente, que podría dejar un saldo superior de víctimas por los varios heridos y desaparecidos, ha sido uno de los más letales registrados en una refinería. En 1997, un incidente en Visakhapatnam, India, dejó 56 muertos y en 2005, 15 personas perdieron la vida en una refinería de BP en Texas.

El presidente Hugo Chávez anunció la creación de un fondo de 100 millones de bolívares (unos 23 millones de dólares) para los damnificados y ayer entregó algunas viviendas a las familias afectadas por la explosión en Amuay.

Investigación. El presidente de 58 años, quien alteró su agenda para estar presente en el lugar supervisando las tareas de extinción y para conversar con los afectados, prometió que se investigarán a fondo las causas del suceso y denunció que sus adversarios buscan sacar rédito político de la catástrofe. "Buena parte de los medios privados se han dedicado en estos últimos días de echarle leña al fuego tratando de sacar beneficios políticos de una tragedia, tratando de montarse sobre el dolor de un pueblo. Algo verdaderamente inhumano", comentó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario