El Mundo

Siria: 83 naciones proveerán ayuda material a los rebeldes contra Assad

EEUU dará equipos de comunicación. Países del Golfo premiarán a soldados desertores.

Lunes 02 de Abril de 2012

Estambul. - Una coalición de 83 países, los "Amigos de Siria", se comprometió aquí a proveer millones de dólares mensuales y equipos de comunicación a los rebeldes sirios y activistas de la oposición. También se reconoció al Consejo Nacional Sirio (CNS) como la organización interlocutora que agrupa a la oposición. Pero además se dejó trascender que los países árabes del Golfo proveerán fondos a la guerrilla siria y pagarán un salario a los soldados que deserten del ejército.

La de ayer en Estambul fue una señal de mayor participación internacional en el conflicto, en medio de la creciente certeza de que la diplomacia, la ONU y las sanciones no podrán poner fin a la brutal represión desatada por el presidente Bashar Assad. Este, gracias al apoyo de China y Rusia, ha logrado escapar a sanciones duras en la ONU. Esta semana, a pocas horas de aceptar un plan de paz mediado por la ONU, el régimen de Damasco redobló sus ataques con armas pesadas contra centros densamente poblados, al tiempo que los servicios secretos salían a "cazar" a los que practican el "periodismo ciudadano" pasando al exterior la información que el régimen oculta. Según un informe de la CNN, el régimen quiere aplastar a la "red de periodismo ciudadano", juzgada un actor clave en el conflicto sirio. Ali Mahmoud Othman, una figura clave de esa red, fue detenido y estaría siendo torturado.

El viraje decidido en Estabul por países clave, como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Arabia Saudita, Qatar y Turquía, se da luego de un año de ardua labor diplomática fallida que parece haber llegado al fin de su camino. El plan de paz encabezado por Kofi Annan, enviado de Naciones Unidas y la Liga Arabe, no ha logrado hasta ahora ningún avance concreto, como un alto el fuego.

Frente dividido. Pero las posiciones dentro del Grupo de Amigos son divergentes. El jefe de gobierno turco, Recep Tayyip Erdogan condenó duramente que Assad prosiga perpetrando masacres a pesar de haber aceptado el plan de paz de Annan. Turquía, junto a los países del Golfo, es de los más proclives a armar a los rebeldes y proveerles de fondos. Pero muchos europeos no quieren encarar ese camino. El plan de paz de Anann merece otra oportunidad, dijo en Estambul el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Guido Westerwelle. "Vamos a apretar más las tuercas de las sanciones", agregó. El ministro sueco Carl Bildt pidió actuar con unidad a la comunidad internacional. "Si no estamos unidos, socavaremos la iniciativa de Annan", declaró Bildt.

Pero estos planteos europeos chocan brutalmente contra la realidad siria. Ayer la artillería y los tanques de Assad volvieron a ensañarse con civiles y rebeldes. De hecho, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton y otros participantes en la cumbre de Estambul, coincidieron en que el plan de Annan resulta a estas alturas contraproducente, y que el presidente Assad lo utiliza como pantalla para ganar tiempo y redoblar la represión. Clinton agregó que Assad simplemente busca esperar a que sus fuerzas aplasten por completo a la oposición. Ayer hubo tanto combates callejeros como marchas de protesta, incluso en Damasco. Los obuses y morteros volvieron a caer en el centro de la ciudad rebelde de Homs, matando a dos docenas de personas. Fuego de ametralladoras y de artillería castigaron al centro histórico y tres barrios de la desolada Homs, emblema de la resistencia contra la dictadura.

Reconocimiento. Otro paso importante dado por los 83 países del grupo fue reconocer al Consejo Nacional Sirio (CNS) como la organización interlocutora que agrupa a la oposición. El Consejo es "un representante legítimo de todos los sirios", proclamaron los Amigos de Siria.

Desde que las protestas prodemocráticas comenzaron en marzo de 2011, más de 9000 personas han sido asesinadas en Siria, según estimaciones de Naciones Unidas.

En Estambul se aseguró de manera no oficial que Arabia Saudita y otras naciones del golfo Pérsico están creando un fondo multimillonario a fin de pagar un salario a los insurgentes del Ejército Libre Sirio y a los soldados que deserten del régimen. Diversos participantes en la conferencia confirmaron la existencia del plan bajo anonimato. Dada la precaria situación de la economía siria, la oposición y funcionarios árabes y estadounidenses confían en que, con la oferta salarial, los soldados desertarán en masa y acelerarán la caída del régimen de Assad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario