El Mundo

Sin calma en la India: nuevas explosiones, 200 rehenes y más de 100 muertos

Bombay sigue convulsionada, ahora un incendio en el hotel Oberoi y otras explosiones mantienen a la ciudada sumida en la violencia. Mientras la Policía intentaba liberar a rehenes que se encuentran en poder de un grupo de terroristas desde anoche, un día después de una ola coordinada de ataques que dejó al menos 101 muertos en la capital financiera del país. ► Ver Fotogaleria

Jueves 27 de Noviembre de 2008

Bombay.-   Casi 24 horas después de la serie de ataques terroristas en Bombay con granadas y disparos indiscriminados, India sigue hoy en vilo, incapaz de recuperarse del todo de los peores atentados de su historia.

Mientras no se resuelve la toma de rehenes en un hotel de lujo de Bombay y otro sector de la ciudad, la capital comercial y del entretenimiento de la India se encuentra paralizada, con casi todos sus habitantes encerrados en sus casas.

Los trenes suburbanos circulaban vacíos y las calles estaban desiertas, mientras una policía igual de aturdida parecía incapaz de entender cómo los islamistas consiguieron montar una operación de tal magnitud.

Los terroristas sitiaron la ciudad en la noche del miércoles, desatando una carnicería en hoteles de lujo, una estación de tren, un café, un cine y un hospital, lo que sumió a la ciudad en el caos e hizo que el gobierno comparara los ataques con una “guerra” contra toda la nación.

Los atentados del 26 de noviembre se diferenciaron claramente del patrón anterior.

Las ciudades del país han sido escenario en las pasadas décadas de ataques con bombas colocadas en mercados y trenes, activadas a distancia por los terroristas. En otras ocasiones, los islamistas atacaron instalaciones militares.

Quizás el peor hecho antes de los de Bombay fue el atentado por parte de islamistas con base en Pakistán contra una sesión del Parlamento indio en Nueva Delhi en diciembre de 2001. Cinco extremistas y numerosos guardias de seguridad murieron en el suceso.

Pero ésta es la primera vez que los extremistas lanzan un ataque frontal contra áreas civiles, con balas y granadas contra los ciudadanos, lo que hizo que el jefe del gobierno estatal de Maharashtra, Vilasrao Deshmukh, lo calificara de “el más audaz” en el país.

Los criminales también atacaron el cuartel general de la policía en el sur de Bombay, donde mataron a altos funcionarios antiterroristas.

Expertos indios en seguridad indicaron que Bombay siempre estuvo al tope de la lista de objetivos terroristas por su importancia como capital financiera y comercial de la India.

“Estos ataques muestran que el terrorismo ha pasado al siguiente nivel en la India. Es además un claro intento de inflingir un duro golpe psicológico a la moral de los indios”, dijo Sandeep Bhardwaj, del Instituto de Estudios sobre la Paz y el Conflicto.

Otros expertos dijeron que la envergadura de ataques en Bombay “no tiene precedentes” y que el escenario más cercano es Irak, donde ataques coordinados con varias bombas han matado a más de 100 personas en un día.

“El actual ataque no tiene precedentes en términos de escala y coordinación en la memoria reciente, fuera de los teatros de la insurgencia”, afirmó Ben Venzke, jefe de IntelCenter, un grupo estadounidense especializado en terrorismo.

“La elección de objetivos asociados con occidentales coloca a este ataque en una clase diferente para India que aquellos en el pasado y aumenta dramáticamente la amenaza sobre los objetivos occidentales en India”, añadió.

Los testigos relataron que los atacantes disparaban al azar, no llevaban máscaras ni hacían intentos por cubrir sus rostros, lo que muestra que la operación fue planeada como suicida.

“Los ataques fueron claramente diseñados para ganar la mayor publicidad internacional. Sólo se eligieron hoteles de lujo donde se hospedan occidentales”, según Bharadwaj. “Los terroristas saben que los ataques como contra el Marriott en Pakistán aparecen en la portada del 'New York Times' durante cinco días”.

Con respecto a los testimonios de que los responsables buscaban a visitantes con pasaporte británico o estadounidense, los expertos creen que apuntan a una “característica del movimiento Al Qaida”.

“India ha estado viviendo una escalada del terrorismo yihadista en los últimos años. Esta es sin duda la mayor manifestación de ello”, según Paul Wilkinson, profesor en la Universidad de St. Andrews.

En su opinión, el sistema político democrático de India y su Constitución secular son un “anatema” para los islamistas, que la ven como “un enemigo clave”. (Reuters)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario