El Mundo

Sin acuerdo político, Grecia quedó a un paso de volver a las urnas

Falló el último intento de formar Ejecutivo, que incluía a la izquierda más radicalizada. El presidente consultará a todos los partidos. Si no logra avances llamará a nuevas elecciones.

Sábado 12 de Mayo de 2012

Atenas. — Grecia se encamina a unas casi seguras elecciones anticipadas. El tercer intento de formar un gobierno de coalición fracasó ayer, tras la negativa de Izquierda Radical (Syriza) a formar una alianza con los conservadores (ND), los socialistas (Pasok) y el pequeño partido Izquierda Democrática. Grecia fue a las urnas el pasado domingo, con un resultado que castigó severamente al ND y el Pasok, los partidos tradicionales, vistos como responsables de la grave crisis económica.

"Los socialistas y los conservadores intentan formar un gobierno que continúe el programa de ajuste. Ambos partidos enviaron cartas a la señora Angela Merkel y a la señora Christine Lagarde (jefa del FMI) en las que aceptan el programa de ahorro", declaró el líder de Syriza, Alexis Tsipras. Syriza salió de las elecciones del domingo como el segundo partido de Grecia, luego de hacer campaña contra el programa de austeridad exigido por la Unión Europea y el FMI. "El pacto de ahorro fue condenado por el pueblo y ningún gobierno puede continuar con él", declaró Tsipras, quien considera que debe anularse el ajuste acordado con la UE y el FMI.

Los socialistas, terceros en las elecciones, habían recibido el encargo para la formación de gobierno después de que los conservadores de ND y Syriza (primeros y segundos en los comicios, respectivamente) no lograran conformar una alianza de gobierno.

La palabra la tiene ahora el presidente Karolos Papoulias, que, tal como establece la Constitución, debe llevar adelante una nueva ronda de conversaciones con los líderes de todos los partidos políticos para buscar un posible acuerdo. Si fracasa en este intento, deberá convocar a nuevas elecciones para junio. Es este el escenario que descuentan en Grecia.

El líder de los socialistas, Evangelos Venizelos, lamentó la postura adoptada por Izquierda Radical. "El pueblo nos encomendó cooperar", señaló. "Espero que todos puedan reflexionar en el próximo encuentro con el presidente".

Previamente, el líder del conservador ND (Nueva Democracia), Antonis Samaras, había anunciado tras un encuentro con Venizelos que su agrupación aceptaba formar parte de un gobierno de coalición proeuropeo. Las tesis de los socialistas y del pequeño partido Izquierda Democrática son "muy similares" en este tema a las de ND, afirmó Samaras. Juntos, los tres partidos podrían alcanzar los 168 mandatos en el Parlamento de 300 escaños, es decir una cómoda mayoría. Pero esto no se logró debido a que el líder de Izquierda Democrática, Fotis Kouvelis, solo integrará un Ejecutivo con los socialistas si también está presente Izquierda Radical, algo que, como se comprobó ayer, es imposible.

Planteo imposible. Syriza está a favor de que Grecia continúe en la eurozona, pero demanda una suspensión inmediata del programa de ahorro. Este planteo es rechazado de plano por las autoridades de la UE. También Alemania ha dicho con contundencia que Grecia tiene un solo camino si quiere permanecer en el euro: cumplir con los acuerdos ya firmados, que le entregan a Grecia 110.000 millones de euros a cambio de hacer el ajuste.

Sondeos. El rechazo de Izquierda Radical también tiene también su lógica electoral. Una encuesta conocida este jueves reveló que en caso de nuevas elecciones Syriza/Izquierda Radical saldría ganadora con el 23,8 por ciento. En las elecciones del pasado domingo obtuvo el 16,8 por ciento. Según el sondeo del instituto Marc, la ND alcanzaría un 17,4 por ciento (18,85 el 6 de mayo), mientras que el Pasok caería a apenas 10,8 por ciento (13,18 este domingo).

Mala nota. La agencia de calificación británica Fitch advirtió que la salida de Grecia de la eurozona rebajaría la nota de otros países del bloque, como España, Italia o Francia. Las consecuencias de una salida de Grecia afectarían a todos los países del euro —incluida Alemania— advirtió Ficht. Pero la consecuencia inmediata sería la rebaja automática de la calificación de los países que ya tienen una "perspectiva negativa": España, Italia, Francia, Portugal, Irlanda, Bélgica, Eslovenia y Chipre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS