El Mundo

Sicarios asesinaron a otro político en México, previo a los comicios

Violencia narco sin fin. Ya suman unos 16 los candidatos muertos en manos del crimen organizado. Hubo protestas sociales y acciones de boicot electoral.

Jueves 04 de Junio de 2015

Un candidato a diputado federal del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) fue asesinado a balazos, a tan sólo cinco días de que México celebre elecciones intermedias, un proceso que se ha visto empañado por la violencia del crimen organizado y enérgicas protestas sociales. Miguel Angel Luna murió el martes tras recibir disparos de cicarios de los narcos en su oficina de campaña en el popular municipio de Valle de Chalco, en la periferia del Estado de México, vecino de la capital y una de las zonas más violentas del país. Se desconoce si el político fue amenazado. "Presuntamente arribaron varios sujetos quienes habrían disparado en su contra provocándole lesiones en el tórax y en la cabeza(...) fue trasladado a un hospital pero ya no tenía signos vitales", dijo la fiscalía del Estado de México.

El domingo, los mexicanos renovarán gobernadores en nueve Estados, la totalidad de la Cámara de Diputados y más de 1,200 cargos estatales y municipales.

De acuerdo a las autoridades electorales, estos son los comicios más complejos por las amenazas de boicot y la violencia del crimen organizado que ha dejado 16 candidatos asesinados. No obstante el aumento de la violencia, que también provocó el abandono de candidatos amenazados por el narcotráfico, la caída de la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto y de las fuerzas políticas tradicionales, las encuestas siguen mostrando como vencedor en estas elecciones al gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), aunque también crece el abstencionismo.

Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) bloquearon ayer el aeropuerto internacional de Oaxaca como parte de sus acciones de boicot a los comicios en rechazo a las reformas educativas del gobierno. También esta madrugada un grupo de choque formado por simpatizantes del centrista PRI y del PRD, con apoyo de militares, desalojó de su sentada en la plaza central de Tlapa la protesta del Movimiento Popular de Guerrero (MPG) que se mantiene desde octubre y promueve el boicot de las elecciones y justicia en el caso de los 43 estudiantes desaparecidos. El grupo de choque del PRI y el PRD incendió vehículos, casas de campaña y mobiliario horas después de que activistas del MPG irrumpieran en la sede del Instituto Nacional Electoral (INE) en Tlapa, corazón de la montaña de Guerrero y quemaron 116.000 papeletas. La plaza fue sitiada por soldados y los miembros del movimiento de protesta se replegaron pero advirtieron que recuperarán el lugar con apoyo de la policía comunitaria.

País en llamas. Pese a que los mensajes del gobierno mexicano buscan reflejar normalidad, como cuando el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio, negó hace unos días que el Ejecutivo se haya visto rebasado por la violencia y aseguró que el país "no está en llamas", los ataques han hecho saltar las alarmas. El propio secretario reconoció que al menos 20 candidatos están recibiendo protección por parte de las autoridades y admitió la imposibilidad de otorgarla a los miles de aspirantes que se presentan a los 1.996 cargos, incluidos 500 diputados federales y los gobernadores de nueve Estados.

Según expertos se registra un incremento significativo de la violencia en relación con los procesos electorales de 2012 y 2009, cuando ya se produjeron algunos asesinatos de candidatos. Ya en la precampaña, a comienzos de marzo, la precandidata del PRD a la alcaldía del municipio guerrerense de Ahuacuotzingo, Aidé Nava, era secuestrada y decapitada. Solo unos días después, la candidata a diputada federal del derechista Partido Acción Nacional (PAN), Gabriela Pérez Cano, y su asistente sufrieron una agresión en el Estado de Morelos, cuando fueron encañonados y amenazados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS