El Mundo

"Si quieren arrestar a Lula, van a tener que matar"

La senadora Gleisi Hoffmann se refirió así a la audiencia de la semana próxima que revisará la condena por corrupción al ex presidente

Miércoles 17 de Enero de 2018

A días del que un tribunal de apelación decida sobre la condena sobre el ex mandatario Luis Inácio Lula da Silva por corrupción y su posibilidad de ser candidato presidencial, la titular del Partido de los Trabajadores (PT), la senadora Gleisi Hoffmann, advirtió ayer que para poder arrestar a Lula "van a tener que matar". Poco después, Lula recibió una mala noticia de la Justicia cuando uno de los tres jueces del tribunal de apelación que definirá su futuro rechazó su pedido para ser escuchado por esa corte antes del miércoles de la semana que viene, la fecha establecida para el fallo. La defensa de Lula pidió comparecer ante el tribunal porque consideró que el interrogatorio frente al juez de primera instancia, Sergio Moro, estuvo "totalmente viciado", plagado de "preguntas extrañas al proceso" y "no permitió al ex presidente ejercer el derecho de autodefensa con plenitud". El juez Joao Pedro Gebran Neto, sin embargo, decidió ayer que habilitar un nuevo interrogatorio al ex mandatario significaría "el reconocimiento de eventual nulidad del primero".

Esta decisión sin dudas calentará aún más el clima político en Brasil. Cuanto más se acerca la fecha de la publicación del fallo de segunda instancia y, en consecuencia, la definición electoral más importante del país, más escalan las advertencias verbales del PT y algunos sectores de izquierda. "Para arrestar a Lula, van a tener que arrestar a mucha gente, y más que eso, van a tener que matar gente. Van a tener que matar", aseguró Hoffmann en una amplia entrevista publicada ayer por Poder360, un portal de noticias políticas próximo al PT.

La octava sala del Tribunal Regional de la 4 Región (TRF4) juzgará la semana próxima si mantiene o revoca la condena de nueve años y medio de prisión que Lula recibió en primera instancia por corrupción pasiva y lavado de dinero en una causa relacionada con la trama de corrupción en la estatal Petrobras. En caso de que el tribunal ratifique o aumente la pena, Lula, líder en todos los sondeos de intención de voto para las próximas presidenciales, sería impedido de participar en las elecciones de octubre, para las que manifestó en repetidas ocasiones su deseo de presentarse y para las que es la única opción que se plantea el PT. La legislación brasileña, además, establece que un condenado en segunda instancia no tiene derecho a la libertad condicional, por lo que Lula puede ser objeto de una orden de encarcelamiento cuando no cuente con más recursos judiciales para intentar revertir la posible condena por parte del tribunal.

Hoffmann dijo que el PT no permitirá tal posibilidad. "La candidatura tendrá que ser decidida por el tribunal electoral", afirmó la senadora, quien anticipó que el PT presentará todos los recursos necesarios para registrar la candidatura de Lula el 15 de agosto y garantizar que su nombre aparezca en la urna electrónica.

Para la senadora, difícilmente la autoridad electoral se negará a declarar vencedor a un candidato que, incluso inhabilitado, puede ganar las elecciones con entre 40 y 50 millones de votos. De todas maneras, la presidenta del PT se mostró confiada en que nada de eso será necesario porque confía en que Lula será absuelto. "Ese sería el único resultado capaz de rescatar la seriedad de la Justicia brasileña y mostrarle a Brasil y al mundo que hay independencia en el Poder Judicial", sentenció y agregó que no existen "condiciones jurídicas, probatorias y procesales" para condenar al ex presidente por corrupción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario