El Mundo

Shalit y cientos de palestinos volvieron a sus casas tras un histórico acuerdo

El soldado israelí fue liberado después de cinco años de cautiverio a cambio de mil prisioneros. De todas formas, los cruces de amenazas entre Hamas y el gobierno hebreo insinuaron ayer que el histórico intercambio haría muy poco por aliviar décadas de conflicto.

Miércoles 19 de Octubre de 2011

Gaza/Jerusalén.- El soldado israelí Gilad Shalit fue liberado ayer por el grupo islamista Hamas y se reunió por primera vez con su familia tras más de cinco años de cautiverio en la Franja de Gaza, luego de que Israel excarcelara a cientos de prisioneros palestinos en el marco de un canje sin precedentes. De todas formas, los cruces de amenazas entre Hamas y el gobierno hebreo insinuaron ayer que el histórico intercambio haría muy poco por aliviar décadas de conflicto.

Un Shalit visiblemente delgado fue trasladado a la casa de sus padres en el norte de Israel, mientras un primer grupo de 477 palestinos dejó las cárceles israelíes con destino a Gaza, Cisjordania y el exterior. El resto de los prisioneros -cerca de 550- serán liberados en una segunda fase en dos meses más.

Débil y con náuseas. Cientos de personas con banderas llenaron las calles de la localidad rural donde vive la familia Shalit. Un comunicado militar indicó que el soldado de 25 años estaba en buen estado de salud. Pero testigos aseguraron que Shalit se sintió debilitado y con náuseas y que necesitó oxígeno a su llegada.

"Nuestro hijo ha vuelto a nacer", declaró por su parte su padre Noam, agregando que el joven tenía algunos problemas de salud relacionados con la falta de luz y de tratamiento por las heridas de metralla que sufrió cuando fue capturado en un ataque en el que murieron sus dos compañeros.

Noam añadió que su hijo estuvo "en muy duras condiciones" de detención en sus primeros años de cautiverio, pero que "especialmente en los últimos años, el trato mejoró".

En una entrevista con la televisión egipcia realizada antes de ser trasladado a Israel, Shalit parecía inestable y con dificultades para respirar. "He extrañado a mi familia y mis amigos", dijo en la nota. "Espero que el acuerdo promueva la paz entre Israel y los palestinos", agregó el soldado.

Clima hostil. Sin embargo, Israel y Hamas no dieron señales de estar dispuestos a usar el acuerdo como punto de partida para el diálogo. Los líderes del grupo islamista reivindicaron su hostilidad hacia el Estado judío. "La gente quiere un nuevo Gilad", gritaron miles de personas en un acto en Gaza en honor a los prisioneros liberados, instando a los combatientes a capturar a otros soldados para ayudar a liberar a los 5.000 palestinos que siguen detenidos en Israel.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió a los prisioneros liberados: "Que quede claro: todo miliciano liberado que regrese al terrorismo tendrá sangre en su cabeza", dijo el mandatario, refiriéndose a la expresión bíblica hebrea que significa "acarrea las consecuencias". "Aquí no celebramos la puesta en libertad de asesinos. Aquí no cargamos sobre nuestras espaldas a aquellos que quitan vidas", añadió.

Sin negociaciones. En este marco, analistas políticos dijeron que les parecía improbable que el intercambio de prisioneros tuviera un impacto inmediato en las negociaciones palestino-israelíes que se rompieron el año pasado.

En la víspera del intercambio se difundió que los esfuerzos internacionales por reavivar las negociaciones de paz, que colapsaron hace 13 meses por la construcción de asentamientos israelíes, no lograron juntar a las dos partes para las reuniones programadas el 26 de octubre en Jerusalén.

Los enviados del Cuarteto de mediadores -EEUU, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas- mantendrán en cambio sesiones separadas con los funcionarios israelíes y palestinos.

Mientras tanto, Naciones Unidas, Rusia, EEUU, Alemania, Francia, España y el Consejo de Europa, entre otros, dieron ayer la bienvenida al canje de prisioneros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario