El Mundo

Serbia homenajeó al magnicida que prendió la mecha de la Gran Guerra

La tormenta bélica en Europa. La contienda empezó un mes después de aquel 28 de junio de 1914, día en que fue asesinado el archiduque Francisco Fernando.

Domingo 29 de Junio de 2014

Autoridades serbias y serbobosnias homenajearon ayer a Gavrilo Princip, el autor del atentado que desencadenó la Primera Guerra Mundial, pero no participaron de la conmemoración el centenario del magnicidio en Sarajevo, con presencia de autoridades extranjeras. La mayoría de los serbios consideran a Princip como un héroe de la emancipación de los pueblos eslavos de los Balcanes, mientras que entre muchos bosnios-musulmanes y croatas es visto como un terrorista y en los actos de Sarajevo se eliminó cualquier rastro de su memoria. "Nunca se debe olvidar que ese tiro abrió la vía de la libertad y la liberación de la esclavitud", declaró ayer el afamado cineasta Emir Kusturica, principal organizador de la conmemoración serbia del acto. Mientras en todo el globo se sucedían ayer actos en conmemoración del inicio de la contienda, Kusturica insistió en Serbia que era injusto olvidar el significado social del atentado de Princip y de la organización revolucionaria y multiétnica "Mlada Bosna" (Joven Bosnia) como un acto contra la ocupación austro-húngara y la anexión de Bosnia en 1908.

El 28 de junio de 1914, el joven nacionalista serbobosnio Princip mató a tiros en Sarajevo al archiduque Francisco Fernando, heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro. Un mes después Viena declaraba la guerra a Serbia, país al que consideró instigador del asesinato, lo que dio comienzo al primer conflicto mundial, en el que murieron unos 10 millones de personas. 

Se "falsifica la historia". La conmemoración tuvo lugar en Andricgrad, un pueblo dedicado a las artes y la cultura creado por Kusturica en la ciudad serbobosnia de Visegrad y que celebró ayer su inauguración oficial coincidiendo con el centenario del magnicidio. La inauguración incluyo exposiciones, conciertos y piezas de teatro. Asistió la cúpula oficial serbobosnia y autoridades de Serbia, así como los jerarcas de la iglesia ortodoxa. Entre los actos se destacaron la apertura de un mosaico en homenaje a Princip y los miembros de Joven Bosnia. "Mi motivación personal para organizar las ceremonias en Andricgrad es oponerme a las tentativas provenientes de Europa occidental de falsificar la historia, al querer presentar el asesinato de un tirano como un acto terrorista", declaró Kusturica recientemente.

A lo largo y ancho de Europa, en los lugares donde la tierra se tiñó de sangre y en aquellos países desde donde partieron miles de soldados para combatir por su patria, se realizaron ayer rememoraciones, un siglo después del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Una de las ceremonias más destacadas se vivió en Londres (la capital de Gran Bretaña), donde la reina Isabel II rindió solemne tributo a los voluntarios de su país que, iniciada la contienda en 1914, se ofrecieron como voluntarios para acudir a la batalla. En un día lluvioso, vestida con un abrigo y sombrero de color lila, la soberana acudió al acto en compañía de esposo (el duque de Edimburgo) y su hijo. Allí, la monarca pudo disfrutar de un desfile de reservistas del ejército y recibió un libro con el nombre de los británicos y los auxiliares que participaron en la Gran Guerra.

Bosnia, dividida. Más amplios fueron los actos de conmemoración en Sarajevo (Bosnia), donde se sucedió el magnicidio. El acto central del programa, en el que se incluyeron principalmente exposiciones y otros actos culturales, será un concierto de la Orquesta Filarmónica de Viena, entonces capital del Imperio Austro-Húngaro, en el recién reconstruido edificio de la antigua Biblioteca y Ayuntamiento, el último sitio visitado por el archiduque antes de ser asesinado. "El centenario del atentado al archiduque desató una cadena de sucesos que llevaron al estallido de la Primera Guerra Mundial y representa una oportunidad para reflexionar en especial sobre las catastróficas consecuencias de la política de divisiones e intrigas", explicó el jefe de la delegación europea en Bosnia-Herzegovina , Peter Sorensen. En Alemania, el presidente Joachim Gauck pronunció un discurso sobre el suceso durante una mesa redonda relacionada con la contienda. La ponencia, concretamente, fue llamada "El largo camino a través de un siglo de guerra y la paz. ¿Acaso Europa aprenda de la Primera Guerra Mundial" y se expuso en el palacio presidencial de Berlín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario