El Mundo

Sanders desperdició su última oportunidad en el debate con Biden

En el único cara a cara y sin público, "Bernie" estaba obligado a ganar, porque su adversario ya es prácticamente el candidato por cantidad de delegados.

Martes 17 de Marzo de 2020

El domingo a la noche, los precandidatos demócratas Joe Biden y Bernie Sanders tuvieron un debate inusual. Fue el primero sin público, por el coronavirus, y el primero entre solo dos postulantes, dado que los demás se retiraron. Los analistas consideran que Joe Biden reforzó su candidatura, con un Sanders que no supo explotar los puntos flojos de sus rivales. Y ambos olvidaron por completo golpear al presidente Donald Trump y sus improvisadas políticas y declaraciones sobre la pandemia.

El analista de la CNN Chris Cillizza, resaltó un acierto de Biden: se comprometió a elegir a una mujer como su vicepresidenta. “Es algo MUY importante, ya que será, suponiendo que Biden sea el candidato, la tercera vez en la historia del Partido Demócrata que una mujer estará en la boleta nacional”. Y es una buena noticia para las varias ex precandidatas que resignaron su carrera, como la senadora Warren o Kamala Harris.

Pero Cilliza destacó el error de ambos frente al manejo del coronavirus por parte del presidente Trump. “Es el único problema que importa en este momento”, y en él Trump “ha sido inestable por decir lo menos. Ha hecho una serie de declaraciones inexactas sobre la amenaza que representa el virus”.

Y los primeros 30 minutos del debate se dedicaron al coronavirus, y sin embargo, “con la excepción de una mención ocasional aquí y allá, Trump apenas fue mencionado”.

Gran parte del resto del debate transcurrió con ataques de Sanders al historial de votación de Biden durante más de tres décadas en el Senado , lo que no es probable que cambie nada. Hoy dice Cillizza, parece probable que Biden gane abrumadoramente en los estados que votarán mañana. Pero esos ataques sí proporcionan munición al equipo de Trump una vez que Biden sea el candidato.

Otro punto a destacar, la falta de público. Más allá de la dramática razón, el coronavirus, el efecto fue positivo para el analista de CNN. “Creo que este debate fue MUCHO mejor que los recientes en los que los vítores, abucheos y gritos de la audiencia fueron una distracción y una influencia errónea para la audiencia televisiva”. Además, “¿Por qué dejar que cientos de personas que las campañas (y el Comité Nacional Demócrata) invitan influyan en una audiencia más amplia?”, la de las pantallas de TV.

En el balance final, Cillizza ve a ambos como perdedores. Los dos “tuvieron buenos momentos, pero en general pasaron dos horas atacando los registros de votación del otro, enfocándose en minucias legislativas que el votante promedio ignora”. De ese modo entregaron en ofrenda a la campaña de Trump una gran cantidad de “clips” para ser utilizados en las elecciones generales. Y con el país enfrentando una amenaza como nunca antes se había visto, “eso se sintió como una gran oportunidad perdida”.

La expectativa antes del debate era que el senador de Vermont usaría el formato cara a cara con Biden para tratar de forzarlo a acceder a algunas de sus propuestas políticas, pero que en lo general evitaría dar grandes golpes al hombre que, según las matemáticas, es el casi seguro candidato demócrata. Sanders no dio en el blanco cuando trató de convertir la discusión sobre el coronavirus en una apología de su programa “Medicare para Todos”. Y su falta de voluntad para rechazar sus elogios a la Cuba bajo Fidel Castro “fue un gran error.” En cuanto a Biden, claramente se benefició del formato cara a cara y “fue MUY inteligente al anunciar que elegiría una mujer vicepresidenta”. Su enfoque en la necesidad de un liderazgo confiable durante la crisis del coronavirus hizo que Sanders “pareciera pequeño”. Pero sus errores verbales característicos (mezcló el coronavirus, el SARS y el H1N1 en varias ocasiones) estaban allí, y la campaña de Trump lo captó de inmediato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario