El Mundo

Sanciones de Washington por injerencia electoral

El gobierno del presidente Donald Trump impuso ayer nuevas sanciones a Rusia por su presunta interferencia durante la campaña electoral de 2016 para influir en los resultados y por ciberataques que afectaron infraestructura de Estados Unidos.

Viernes 16 de Marzo de 2018

El gobierno del presidente Donald Trump impuso ayer nuevas sanciones a Rusia por su presunta interferencia durante la campaña electoral de 2016 para influir en los resultados y por ciberataques que afectaron infraestructura de Estados Unidos. "La administración Trump se enfrenta y contrarresta ciberactividad maligna rusa, incluido su intento de interferencia en las elecciones estadounidenses, ciberataques destructivos e intromisiones contra infraestructura crítica", señaló el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Las medidas afectan a 19 personas y cinco organizaciones, informó el Departamento del Tesoro. Entre los sancionados hay varios oficiales del servicio secreto ruso GRU. Según el Departamento del Tesoro, el GRU y el ejército ruso estuvieron directamente involucrados en la injerencia en las elecciones presidenciales que ganó Donald Trump. Las sanciones afectan además a 13 ciudadanos rusos acusados por el fiscal especial que investiga la presunta injerencia, Robert Mueller, por supuestamente haber orquestado una campaña en las redes sociales.

Varios servicios de inteligencia estadounidenses culpan a Moscú desde hace tiempo de haber interferido —por ejemplo con ciberataques— en la campaña electoral para ayudar a Trump y desacreditar a su rival, Hillary Clinton. Varias comisiones del Congreso y Mueller investigan si hubo conversaciones secretas con el equipo de campaña de Trump.

Washington detalló que los ciberataques rusos tuvieron como objetivo entidades de gobierno y sectores de infraestructura como la red eléctrica, instalaciones nucleares y comerciales, así como agua, aviación e industria. También citó un ataque en junio del año pasado atribuido al ejército ruso, al que calificó como el más destructivo y costoso de la historia. El ataque fue atribuido al virus malware "NotPetya". Se extendió rápidamente por el mundo paralizando computadoras y requería de un pago con bitcoins para desbloquearlo. El virus causó miles de millones de dólares en daños en Europa, Asia y EEUU.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario