El Mundo

Rusiagate: aún falta evidencia incriminatoria

Domingo 03 de Diciembre de 2017

La declaración de culpabilidad de Michael Flynn —ex asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca— no solo agregó una nueva capa de mentiras en la amplia investigación sobre los vínculos entre Donald Trump y Rusia, sino que también aumentó el escrutinio sobre el yerno del presidente, Jared Kushner. Sin embargo, la admisión de Flynn y todo lo que se sabe de las pesquisas hasta ahora no han resuelto la pregunta fundamental que el fiscal especial Robert Mueller trata de responder: ¿El equipo de campaña de Trump se confabuló con Rusia para ganar las elecciones? En otras palabras, aún no aparece la evidencia incriminatoria incontrovertible. Aun así, Mueller no dejó ninguna duda de que sus investigadores acumularon mucha información sobre los contactos entre allegados de Trump y los rusos, y ahora buscan reunir más datos de Flynn, su nuevo cooperador clave. Al forzar la ayuda de Flynn, Mueller tendrá a alguien que puede darle información cercana sobre Trump y sus consejeros más cercanos de la campaña, el equipo de transición entre gobiernos y los primeros días de esa administración. Allegados del presidente admitieron que en esos momentos hubo comunicación con personas conectadas con Rusia. Luego de que Flynn admitiera haber mentido sobre sus contactos con un funcionario del gobierno ruso, dos nombres aparecieron como actores integrales en sus acciones. Kushner fue identificado como un funcionario de transición "muy alto", quien ordenó a Flynn que contactara a gobiernos extranjeros, incluso Rusia, sobre una resolución del Consejo de Seguridad de ONU en diciembre pasado. El otro fue KT McFarland, quien se desempeñó como asesor adjunto de seguridad nacional de Flynn. McFarland fue un alto funcionario de transición involucrado en las conversaciones con Flynn sobre qué transmitir a Sergey Kislyak, entonces embajador de Rusia en EEUU, sobre la respuesta a las sanciones impuestas a Rusia por Obama. Kushner y McFarland no fueron mencionados en los papeles judiciales, pero la participación de McFarland fue confirmada por dos ex funcionarios de transición que hablaron de forma anónima porque no estaban autorizados para discutir el asunto. Uno de los oficiales confirmó la participación de Kushner.

Flynn se convirtió en la cuarta persona que se sabe que fue acusada en la investigación de Mueller. También es la segunda, después del ex asesor político de campaña George Papadopoulos, en cooperar con los investigadores. Tanto para Flynn como para Papadopoulos, los fiscales emplearon una estrategia similar y de libro de texto: aceptar una declaración de culpabilidad limitada y convertir a los acusados en cooperadores del gobierno. Papadopoulos y Flynn se declararon culpables de mentir sobre sus contactos con extranjeros pero no por su conducta subyacente. Sin embargo, la admisión de Flynn de un solo delito grave por declaraciones falsas lo volvió hasta ahora el primer funcionario de Trump en admitir culpabilidad en la investigación penal de Mueller. Los documentos judiciales dejaron en claro que altos funcionarios de Trump estaban al tanto de sus contactos con rusos en las semanas previas a la toma de posesión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});