El Mundo

Rusia puso un pie en Irak en medio de la crisis

Moscú envió aviones de combate, junto con técnicos y asesores militares. Hay fuertes combates con las milicias sunitas en la ciudad de Tikrit, cuna de Saddam Hussein.

Lunes 30 de Junio de 2014

Mientras la crisis de seguridad en Irak no deja de agudizarse y EEUU e Irán ponen un pie en el país árabe del Golfo Pérsico, Rusia se sumó a esta competencia internacional por influir en el conflicto interno iraquí. El gobierno de Irak, dominado por los shiítas y con fuertes lazos con Irán, recibió ayer cinco aviones de combate enviados por Moscú. Junto con los aviones llegaron técnicos y consejeros militares rusos. Mientras, sobre el terreno, se combatía ferozmente en la ciudad de Tikrit, cuna de Saddam Hussein, contra los rebeldes extremistas sunitas. Estos declararon ayer el establecimiento de un "califato" en la amplia zona de territorio que dominan, desde el oeste y norte de Siria al centro-norte de Irak. El grupo Estado Islámico de Irak y Siria (Isis, en inglés) es una derivación de Al Qaeda.

Un arma ideal.Los aviones rusos, del tipo Sujoi 25, "reforzarán la capacidad de combate de la fuerza aérea iraquí para eliminar el terrorismo", dijo el Ministerio de Defensa de Bagdad. El ministerio aseguró que los aviones "cambiarán la situación en el campo de batalla". Los Sujoi 25 son aviones de ataque a tierra de probada eficacia en numerosas guerras.

El ejército iraquí lucha actualmente por recuperar áreas en el norte y oeste del país que fueron conquistadas en las últimas semanas por el Isis. Las tropas iraquíes lanzaron el sábado una ofensiva para expulsar a los yihadistas de las ciudades de Tikrit. Al menos 100 combatientes murieron ayer en esta ciudad según informes no confirmados provenientes del frente. Un portavoz del ejército iraquí aseguró en Bagdad que los soldados controlan la universidad de Tikrit, donde han izado la bandera de Irak. Más de 70 "terroristas" del Isis habrían muerto. Las tropas del ejército logran avanzar en Tikrit, según un funcionario de seguridad que pidió anonimato. Aseguró que los soldados pudieron "limpiar" la mayor parte de la ciudad. Pero estos avances no tenían confirmación independiente. Con la reconquista de Tikrit, el ejército iraquí pretende dar por terminada la amenaza de avance del Isis sobre Bagdad, peligro que pareció inminente la semana del 17 de junio, día en que el Isis tomó Mosul, la segunda ciudad de Irak, y se lanzó hacia el sur. El Isis fue detenido en forma tajante sólo en el norte, al chocar contra las bien organizadas milicias kurdas. El Kurdistán iraquí tiene un régimen de amplia autonomía desde la invasión de EEUU en 2003.

El director del comité de crisis de Irak, general Ali al Saidi, reclamó ayer la división del país en zonas autónomas, en vista del avance del Isis, pero descartó que esta milicia pueda hacerse con Bagdad. "Todos los grupos deben conservar sus propias regiones. Esa es la única solución", aseguró en relación a los shiítas, sunitas y kurdos que habitan el país. Para el general iraquí, sólo con esta división se podrá romper el apoyo que la milicia sunita recibe de esta comunidad. "El Isis sólo representa cerca de un diez por ciento de los combatientes. Los protagonistas son los sunitas y el partido Baaz del derrocado dictador Saddam Hussein", afirmó Al Saidi. Efectivamente, cuando el Isis avanzó desde sus bases en el oeste de Siria sumó a las milicias sunitas iraquíes, muy disconformes con años de segregación por parte del gobierno central, en manos shiítas. Estos, que son el 60 por ciento de la población, sufrieron a su vez una cruel represión durante los casi 30 años de la dictadura de Saddam Hussein, quien pertenecía a un clan árabe sunita de Tikrit. El general Al Saidi se mostró seguro de que Bagdad no caerá en manos del Isis: "Tenemos un cinturón de defensa alrededor de Bagdad formado por cuatro divisiones con 15.000 hombres cada una. Son tropas de élite. A éstas hay que sumar los voluntarios (miles de shiítas que se incorporaron en pocos días al ejército). El Isis puede perpetrar ataques terroristas, pero no va a conquistar Bagdad". Lo que sí hizo ayer el Isis fue proclamar el "califato" de Siria e Irak en todas las tierras de estos dos países bajo su control. La medida es meramente declarativa

Crucificados. El Isis ejecutó y crucificó en Siria a a ocho combatientes de brigadas rebeldes rivales. El bárbaro episodio ocurrió en la provincia de Aleppo, el norte de Siria, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG que se ha ganado una reputación en el conflicto sirio. El Observatorio dijo en un comunicado que las víctimas fueron ajusticiadas el sábado en la localidad de Deir Hafer, en cuya plaza los cuerpos van a permanecer crucificados durante tres días. En la ciudad de Al Bab, al este de Aleppo, el Isis mantuvo atado a una cruz a otro hombre durante varias horas como castigo por dar "falso testimonio". La organización extremista ha aplicado el castigo de la crucifixión anteriormente en otras zonas del norte de Siria, donde tiene su bastión en la provincia de Al Raqa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario