El Mundo

Rusia expulsará a 150 diplomáticos occidentales

La decisión del Kremlin es en represalia a una medida similar adoptada por la comunidad internacional.

Sábado 31 de Marzo de 2018

La crisis entre Rusia y Occidente vivió ayer un nuevo capítulo: Moscú anunció la expulsión de numerosos diplomáticos occidentales, en respuesta a una medida similar adoptada por la comunidad internacional como sanción por el envenenamiento del ex espía ruso Serguei Skripal en Reino Unido. El Ministerio de Exteriores ruso expulsó al mismo número de diplomáticos de los distintos países que previamente habían tomado la misma medida con funcionarios rusos. Los países afectados por las medidas de ayer son Albania, Australia, Canadá, la República Checa, Croacia, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Macedonia, Moldavia, Holanda, Noruega, Polonia, Rumanía, España, Suecia y Ucrania. Además, Rusia evalúa tomar medidas contra Bélgica, Georgia, Hungría y Montenegro, que se unieron a las sanciones occidentales a último momento. Se trata de la reacción de Moscú después de que más de 25 países occidentales expulsaran a 150 diplomáticos rusos en los últimos días en solidaridad con Reino Unido. El jueves, Rusia ya había convocado al embajador estadounidense para informarle de que expulsaría a 60 diplomáticos de ese país y cerraba el consulado de San Petersburgo. Washington anunció esta semana que el mismo número de funcionarios rusos debían abandonar su territorio y que dejaría de funcionar el consulado de Seattle.

   Rusia se vio obligada a reaccionar así, afirmó el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov. "Nosotros no empezamos la guerra diplomática" y estas sanciones son sólo una respuesta a "actuaciones no amistosas contra Rusia", afirmó. Londres acusa al Estado ruso de haber envenenado a Skripal y su hija Yulia en la ciudad inglesa de Salisbury con el agente nervioso Novichok, producido en la antigua Unión Soviética, algo que Moscú negó desde el primer momento. Padre e hija se encuentran hospitalizados tras el ataque.

   Reino Unido expulsó este mes a 23 diplomáticos rusos en relación con el caso Skripal y Rusia respondió con una medida equivalente. Ahora, el Reino Unido deberá reducir en el plazo de un mes su personal en la embajada y consulados al mismo nivel del que tiene Rusia en territorio británico, comunicaron ayer las autoridades rusas al embajador de ese país. No se mencionó el número exacto de diplomáticos que deben abandonar las oficinas británicas. "A la vista del comportamiento previo de Rusia esperábamos una respuesta", explicó una vocera del Ministerio de Exteriores británico, que calificó de "lamentable" la decisión de Moscú. Esto no cambia el hecho de que Moscú tenga la culpa del atentado contra el ex agente doble Skripal y su hija, con lo que violó la legislación internacional y la convención de armas químicas, añadió la portavoz.

   Tampoco a Alemania le sorprendió la expulsión de cuatro de los miembros de su embajada, cifra similar a los diplomáticos rusos cuya expulsión anunció Berlín el lunes. "No adoptamos a la ligera la decisión de expulsar a diplomáticos rusos. Nuestra reacción en el caso Skripal como señal política fue necesaria y adecuada", explicó el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas. También fueron expulsados dos diplomáticos españoles, dos holandeses, dos italianos, tres checos, cuatro polacos y cinco de los países Bálticos, entre otros.

   La postura frente a Rusia es controvertida en el seno de la Unión Europea (UE). Moscú alega que Londres no presentó pruebas concretas en su contra. Ese mismo argumento esgrimen algunos países de la UE que no se unieron a las sanciones contra Rusia, como Austria, Luxemburgo o Grecia. Casi cuatro semanas después del ataque, Yulia Skripal, de 33 años, se encuentra ya consciente y puede comer y beber. Los investigadores confían en que su testimonio les revele si ella y su padre fueron seguidos antes del ataque.

   Se cree que ambos fueron envenenados al entrar en contacto con la sustancia tóxica en la puerta de su casa. Según la policía británica, en la puerta del domicilio del ex espía en Salisbury se encontró la mayor concentración de Novichok, que se habría detectado en las manos de las víctimas. Yulia, que tiene nacionalidad rusa y vive en Moscú,estaba visitando a su padre cuando se produjo el ataque. El ex agente doble sigue grave pero estable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario