El Mundo

Rudy Giuliani, entre ganar o desaparecer

Martes 29 de Enero de 2008

Washington/Miami.— Ya nada pinta igual para Rudy Giuliani. Durante casi todo el año pasado el ex alcalde de Nueva York fue el gran favorito para convertirse en el candidato a presidente de los republicanos. Entonces era Irak la primera preocupación de los norteamericanos, y la fortaleza del “alcalde de Estados Unidos”, el hombre que tomó las riendas el 11 de septiembre de 2001, incluso en momentos en que el presidente George W. Bush estaba desaparecido, enamoraba a los votantes.
  Fue en ese momento cuando Giuliani diseñó su arriesgada estrategia: obviaría las internas de Iowa, New Hampshire o Carolina del Sur, que en realidad reparten pocos delegados, para centrarse en los Estados más grandes. El primero de ellos es Florida. Y el “supermartes” 5 de febrero llegarán otros como California, Nueva Jersey o Nueva York.
  Sin embargo, ya existen dudas de que Giuliani pueda llegar a la cita del 5 de febrero, porque todo parece estar en su contra.
  Los sondeos lo dan tercero en Florida, e incluso plantean una dolorosa derrota en Nueva York, donde el favorito es ahora John McCain.
  El diario The New York Times, que en su día lo apoyó en su reelección como alcalde, no sólo se decantó esta semana por McCain como el candidato republicano, sino que además destrozó a Giuliani. “Es un hombre estrecho, obsesivamente vengativo. La arrogancia y el mal juicio de Giuliani son impresionantes”, escribió.
  Mientras sus rivales se peleaban en Iowa, New Hampshire, Michigan, Nevada y Carolina del Sur, Giuliani centraba todos sus esfuerzos en Florida. Sin embargo, a la hora de la verdad, su campaña parece haber ofrecido pocos resultados.
  Los actores clave de la comunidad cubano-estadounidense se decantaron casi por completo por McCain. Giuliani sólo parece tener el apoyo de los emigrantes neoyorquinos en el Estado, pero no son suficientes para ganar.
  Más que cualquiera de sus rivales, Giuliani necesita ganar en Florida. McCain ya triunfó en New Hampshire y Carolina del Sur, Romney en Michigan y Nevada, y Huckabee en Iowa. Todos ellos tienen fuerza suficiente para seguir hasta el 5 de febrero. Giuliani ni siquiera arrancó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario