El Mundo

Rozó al primer ministro británico mientras corría y terminó arrestado

En lo que parece haber sido un breve encuentro casual, Dean Balboa Farley, un fanático del “jogging”, estuvo a punto de embestir a Cameron cuando salía de la alcaldía de Leeds

Miércoles 29 de Octubre de 2014

Un corredor solitario interceptó hoy al primer ministro británico, David Cameron, que salía de una alcaldía en Leeds, y desató una polémica nacional sobre los métodos y protocolos de la guardia de seguridad personal de la jefatura de gobierno del Reino Unido.

En lo que parece haber sido un breve encuentro casual, Dean Balboa Farley, un fanático del “jogging”, estuvo a punto de embestir a Cameron cuando salía de la alcaldía de Leeds, una ciudad del norte de Inglaterra. Cameron acababa de cerrar un acto oficial sobre la mejora de la red ferroviaria zonal.

Un miembro del equipo de seguridad de Cameron intervino cuando vio al hombre, que parecía estar abalanzándose sobre Cameron. Un grupo de oficiales lo rodeó, lo redujo y lo apartó de inmediato, mientras el primer ministro entraba sano y salvo a un vehículo que lo esperaba y lo sacó inmediatamente del lugar.

El jefe de la policía local (West Yorkshire) declaró que “alrededor del mediodía fue arrestado brevemente un residente local, varón, de 28 años, después de haberse acercado a un grupo donde estaba el primer ministro, que acababa de abandonar la alcaldía de Leeds”.

“No hubo ninguna amenaza”, concluyó el jefe de policía; “después de verificar los datos del hombre se lo sacó del arresto y se le permitió seguir su camino”.

La policía de Leeds cree que Farley estaba trotando hacia un gimnasio cercano, informó la cadena oficial BBC. Las imágenes del incidente distribuidas por la cadena revelan que el corredor no llegó a tener contacto físico con el primer ministro.

Posteriormente, Cameron declaró en la cámara baja que el equipo había hecho un “muy buen trabajo” y quería dejar constancia de la “deuda” que tiene con quienes lo protegen día a día.

Pero el incidente provocó un debate en el Reino Unido, porque la seguridad inmediata del Primer Ministro no depende de las policías locales sino del Comando de Protección de la Policía Metropolitana, que le asigna oficiales del área S01 de Protección Especializada.

Aunque otro policía local de Yorkshire Oeste afirmó que no había ocurrido “nada siniestro” y solo se trataba de “un hombre equivocado en el momento equivocado”, la policía metropolitana, que se encarga de la seguridad del primer ministro, informó que el incidente sería investigado.

Después de un interrogatorio, Farley, que practica carrera espartana (una forma extrema de carrera con obstáculos), quedó en libertad.

El corredor restó importancia al incidente, diciendo que solo había “rozado a alguien”, y se quejó en su página Facebook de que “si rozás a alguien mientras corrés te atrapa media docena de canas...”

El legislador laborista Keith Vaz declaró a la cadena Sky News que si no se revisaban los procedimientos quedaría “atónito” y que el incidente había provocado “gran preocupación”.

Pero un antiguo oficial de la policía metropolitana, Peter Power, desestimó la inquietud ante el canal de noticias de la BBC: “No le veo gravedad a esta situación, mientras queramos que se vea a los políticos con el pueblo, en vez de verlos contra el pueblo”, dijo.

Salió al cruce así del revuelo que produjo el incidente, que se suma al llamado a “tensar” la seguridad de los políticos importantes lanzados por el ex viceprimer ministro Lord Prescott, que trompeó a un manifestante después de haber recibido un huevazo.

La semana pasada, David Cameron había bromeado con el “trompazo Prescott”. Hace menos de una semana, un hombre arrojó una bolsa de bolitas contra el vidrio templado que separa al público de los legisladores en la Casa de los Comunes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario