El Mundo

Rousseff: "La oposición quiere anticipar las elecciones en Brasil"

Vendaval político en Brasil. La presidenta afirmó que la presente crisis política la crearon "aquellos que perdieron" los comicios de 2014 y buscan adelantar los de 2018.

Martes 08 de Marzo de 2016

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acusó a la oposición de "querer anticipar las elecciones" presidenciales de 2018, en medio de un recrudecimiento de la tensión política luego de que la policía llevara detenido a Lula da Silva para declarar por el caso de corrupción en Petrobras, el pasado viernes.

Rousseff endilgó parte de los problemas que atraviesa Brasil a una "sistemática crisis política que provocan aquellos que están inconformes, que perdieron las elecciones (presidenciales de 2014, ndlr) y quieren anticipar la elección de 2018". El ex presidente Lula (2003-2010), antecesor y mentor político de Rousseff, fue llevado el viernes a declarar ante la policía por el escándalo de corrupción que costó más de 2.000 millones de dólares a la estatal Petrobras. Los fiscales brasileños sospechan que Lula aceptó millonarios favores de constructoras imputadas en el caso Petrobras. Rousseff, que visitó a Lula en San Pablo en señal de apoyo el domingo, volvió a criticar la actuación de la Justicia.

"No tiene el menor sentido conducirlo por orden judicial para prestar declaraciones, si jamás se negó a ir", afirmó la presidenta durante un acto de inauguración de viviendas sociales en el sur de Brasil. Rousseff enfrenta a su vez dos procesos que podrían terminar anticipadamente su mandato. Ayer acusó a la oposición de querer "dividir el país".

La "conducción coercitiva" de Lula a declarar ante la policía recalentó la crisis política que vive desde hace un año el mayor país de América latina, hundido en una recesión económica y sacudido por la investigación judicial de la corrupción en Petrobras.Analistas señalan que el episodio cierra aún más el cerco sobre el gobierno de Rousseff, ya debilitado, y que debe hacer frente a un pedido de impeachment en el Congreso, así como a un proceso de impugnación de su mandato en la Justicia electoral por sospechas de que financió su campaña con recursos ilegales.

"Esposado". Lula se resistió a ser llevado a interrogar y afirmó que solo saldría de su casa esposado, informó la policía. "Le informé al ex presidente que debíamos salir lo más rápido posible para que su salida del edificio se hiciera antes de la llegada de eventuales reporteros o personas que pudieran fotografiar o filmar el traslado", informó el comisario de la Policía Federal Luciano Flores Lima, a cargo del operativo. "En ese momento, (Lula) dijo que no saldría del lugar a menos que fuera esposado. Dijo además que si queríamos recoger sus declaraciones, tendría que ser allí", añadió el comisario. Flores le explicó a Lula que si se negaba a ir al salón que la policía tiene en el aeropuerto de Congonhas, en San Pablo, se vería obligado a "dar cumplimiento a la orden de conducción coercitiva que portaba". Lula aceptó acatar la orden judicial tras conversar por teléfono con su abogado, Roberto Teixeira.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario