El Mundo

Romney pidió el voto luego de 4 años de "decepción" con Obama

Tampa, Florida. — El republicano Mitt Romney pidió el voto de los estadounidenses en el discurso de aceptación de su candidatura presidencial, afirmando que su eventual gobierno "revivirá...

Viernes 31 de Agosto de 2012

Tampa, Florida. — El republicano Mitt Romney pidió el voto de los estadounidenses en el discurso de aceptación de su candidatura presidencial, afirmando que su eventual gobierno "revivirá la promesa de Estados Unidos" tras la "decepción" generada por cuatro años de gobierno demócrata de Barack Obama. Romney cerró la convención republicana en esta ciudad de Florida con el impulso en los sondeos que tradicionalmente dan las convenciones al candidato, e intentó con su discurso romper la imagen de hombre frío y rígido que tienen de él muchos norteamericanos.Romney tiene 65 años, es empresario, ex gobernador y mormón.

"Ha llegado el momento de dejar atrás las decepciones de los últimos cuatro años; ahora es tiempo de revivir la promesa de EEUU", afirmó Romney en el discurso de aceptación formal de la nominación republicana que puso fin a la convención nacional de su partido en Tampa, Florida. Para lograr ese objetivo, hay que "crear empleos, muchos empleos". Centrado en la economía, Romney afirmó: "Lo que necesitamos en nuestro país no es complicado o profundo, no necesitamos una comisión gubernamental. Lo que EEUU necesita son trabajos. Muchos trabajos". "Yo estoy compitiendo para ser presidente para ayudar a crear un mejor futuro. Un futuro en el que quien desee un trabajo pueda encontrarlo".

Romney siguió castigando a Obama. Muchos estadounidenses se ha dado por vencidos con Barack Obama, "pero nunca han considerado renunciar a ellos mismos ni a Estados Unidos", afirmó Romney, quien llamó a los votantes a dar vuelta a la página en las elecciones del 6 de noviembre, en las que disputará la presidencia con Obama.

Apelación al votante. Luego de reconocer la fuerte corriente de empatía que despertó el líder demócrata hace cuatro años con sus slóganes simples ("cambio" "esperanza"), Romney hizo la comparación con la actualidad. Dirigiéndose a quienes votaron a Obama en 2008 argumentó: "Si ustedes sintieron exaltación cuando votaron a Barack Obama, no deberían sentirse igual ahora que es presidente?". Pero "ustedes saben que hay algo equivocado con la labor que ha hecho (Obama) como presidente cuando el mejor sentimiento que tienen es el de aquel día en que lo votaron". Romney remachó sobre la gris gestión económica de estos cuatro años de gobierno demócrata. Obama llegó a la Casa Blanca inmediatamente después de que estallara la crisis de las hipotecas de 2008 (Obama asumió en enero de 2009). Desde entonces, la economía estadounidense se ha recuperado pobremente, y en especial el desempleo se mantiene en niveles inaceptables para el público norteamericano (algo por encima del 8 por ciento). Este es el flanco débil de Obama y sobre él se centran los republicanos. "Deseo que Obama hubiera tenido éxito", matizó en un momento Romney.

El candidato republicano llegó a su discurso con el impulso dado por la convención a su postulación. La última encuesta de Reuters/Ipsos conocida ayer lo mostró superando a Obama por un estrecho margen, 44 por ciento contra 42 por ciento. Poco, pero el candidato republicano comenzó la semana cuatro puntos detrás de Obama, siempre según Reuters/Ipsos. Esos aumentos durante las convenciones son usuales y breves, y con la convención demócrata programada para la semana proxima en Charlotte, en Carolina del Norte, los índices del presidente Barack Obama podrían recuperarse con rapidez.

Una larga previa.Antes de Romney también hablaron uno de sus hermanos, Craig, quien dijo unas palabras en español, y el ex gobernador de Florida Jeb Bush, entre muchos otros. Luego de un video sobre su vida y su familia, apareció la estrella de cine Clint Eastwood, quien le dio un toque de glamour al cierre como orador sorpresa. El famoso director y actor hizo un número de comedia, hablando a una silla vacía donde se imaginaba estaba sentado Obama. Lo siguió el senador de Florida Marco Rubio. Fue un guiño al electorado latino, poco afecto hasta ahora al candidato republicano. Finalmente, Romney subió al estrado y dio el discurso más importante de su vida hasta ese momento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario