El Mundo

Resulta difícil calcular el tiempo que le queda a Maduro

En un contexto que cambió radicalmente, con Guaidó ya instalado definitivamente, los pronósticos varían mucho según el autor

Domingo 17 de Febrero de 2019

La Asamblea Nacional (AN, parlamento) de Venezuela procura la salida del chavismo del gobierno a través de una agenda que enfoca de manera simultánea tres plazos diferentes: el corto de la emergencia humanitaria, el mediano de la elección presidencial y el largo de la reconstrucción del país.

Paralelamente, los actores internos y externos comprometidos con la transición poschavista se dividen entre quienes creen que la caída del presidente Nicolás Maduro es inminente, los que no la ven tan cercana y aquellos que prefieren observar sin arriesgar un pronóstico.

La apuesta a corto plazo ya tiene fecha concreta: el 23 de febrero, día en que, según anunció el presidente interino designado por la AN, Juan Guaidó, la oposición local e internacional al chavismo intentará introducir en el país los primeros cargamentos de ayuda humanitaria.

Para ello ya están funcionando centros de almacenaje de alimentos y medicinas en las ciudades fronterizas Cúcuta (Colombia) y Roraima (Brasil), desde donde aspiran a ingresar esas mercaderías por tierra, y en la cercana isla holandesa Curazao, de donde partirán por vía aérea.

Para todo lo demás, aún no hay fecha definida, según reconocieron al menos tres legisladores, dos dirigentes políticos y dos analistas consultados por Télam.

Lo que parece seguro es que las elecciones no podrán realizarse en el breve plazo establecido por la Constitución para casos de acefalía, _como máximo, 30 días desde la asunción del mandatario interino_ si lo que se desea es una competencia libre.

El chavismo inhabilitó electoralmente a decenas de partidos y cientos de políticos adversarios, y la normalización de esa situación ?que en muchos casos requiere, incluso, la excarcelación de numerosos dirigentes?llevará al menos algunos meses.

En un plazo más extendido, Venezuela deberá encarar una reconstrucción prácticamente total de sus estructuras institucionales, económicas, empresarias, educativas, sanitarias, estatales y judiciales.

Escuchar a todos

En ese sentido, Guaidó y los dirigentes de los principales partidos antichavistas están llamando y escuchando a todos los interlocutores que sean posibles gobernantes: diplomáticos, empresarios, académicos, investigadores que puedan aportar experiencia, ideas y negocios.

Ya tomaron nota de que deberán cuidarse mucho de aquello que suele ser muy difícil de evitar en casos como este: encandilarse ante ofertas aparentemente irresistibles que, en rigor, son mucho más ventajosas para el oferente que para el necesitado de ayuda.

Incluso, están buscando acertar en la elección de los mejores socios. En ese sentido, en el entorno de Guaidó hay una evidente preferencia dentro de la región: "Nos interesa la Argentina porque vemos a su gobierno más fuerte y duradero que el de Brasil", explicó uno de los principales colaboradores del presidente encargado.

También procuran elegir las estrategias más adecuadas para lo que, creen, será una ola extraordinaria de oportunidades de negocios.

En ese sentido, Guaidó celebró ante varios interlocutores que el precio de las tierras agrícolas se quintuplicara en las últimas dos semanas, en las que su nombramiento como presidente interino frenó una sostenida tendencia vendedora.

En cuanto al eventual fin del gobierno de Maduro, los pronósticos van de un extremo al otro.

Por un lado, Estados Unidos lo cree inminente, tal como lo demuestran las declaraciones cotidianas de su presidente, Donald Trump, y de su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, e, incluso, como varias fuentes aseguran habérselo escuchado decir al encargado de negocios de la embajada norteamericana en Caracas, James Story.

En cambio, quien opina que la salida del chavismo no será inminente es el propio Guaidó, quien, según varios de sus colaboradores, asegura que está preparado para una batalla larga. Guaidó sumó en esta semana dos importantes apoyos tácitos, o al menos se los quitó a Maduro: el Papa Francisco, que mediante una carta se distanció de Maduro al llamarlo "señor" y ya no "presidente", fue sin dudas un golpe para el régimen chavista. Maduro había pedido por TV a Francisco que interviniera en su favor. También ha comenzado a tomar distancia Uruguay, mientras México ya lo había hecho antes.

En este contexto,las demás fuentes prefirieron no expresar un vaticinio sobre el futuro.

juramento. Ayer unos 5000 venezolanos prometieron su compromiso con la ayuda humanitaria en Caracas.

Carga por vía

aérea desde EEUU

Un avión carguero de Estados Unidos con toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela aterrizó ayer en la ciudad colombiana de Cúcuta, en una nueva avanzada del plan de ayuda que impulsa la oposición venezolana con el apoyo de Washington. El primero de tres aviones de carga C-17 de la fuerza aérea estadounidense arribó al aeropuerto internacional Camilo Daza de la ciudad de Cúcuta, fronteriza con Venezuela, donde opera uno de los cuatro centros de acopio internacionales que se abrieron con el apoyo de Estados Unidos, Colombia y otros países. Otras dos aeronaves partieron posteriormente del mismo lugar, una base en Florida. Los aviones transportaban cientos de cajas de cartón selladas con el rótulo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). "Estamos respondiendo al llamado del presidente Guaidó", expresó la subsecretaria de Asuntos Occidentales del Departamento de Estado, Julie Chung.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});