El Mundo

Reino Unido: los conservadores le ganaban al laborismo

Mientras avanzaba el lento escrutinio manual, el boca de urna nacional de la BBC daba una neta ventaja al partido de Cameron

Viernes 08 de Mayo de 2015

Las esperadas elecciones del Reino Unido tenían anoche su sorpresa: los conservadores se dirigían a una amplia victoria que mantendría al premier David Cameron en su puesto, según sondeos a boca de urna que se conocían luego del cierre de las urnas. Fue una desmentida frontal de los sondeos previos. Durante la madrugada, el lento escrutinio propio del sistema británico avanzaba en los centros electorales, donde cada urna se abre y cuenta íntegramente delante de las autoridades. Los sondeos y pronósticos periodísticos previos, que daban un resultado muy parejo entre conservadores y laboristas o incluso una ventaja de estos últimos, se disolvió de golpe cuando poco después del cierre de urnas a las 22 hora británica llegó el boca de urna nacional encargado por las cadenas de televisión BBC, ITV y Sky a la agencia Mori: con 22.000 consultas, proyectó 316 bancas para los conservadores, 14 más que las actuales y apenas 10 por debajo del umbral para formar gobierno; los laboristas quedaron muy lejos, con 239 bancas, una caída de 19 lugares respecto del actual Parlamento. El presunto avance laborista anunciado por muchos medios británicos y europeos, con una gran remontada de la mano del líder Ed Miliband, simplemente no se verificaba.

En tanto, el Partido Nacional Escocés (SNP), posible aliado externo del laborismo, sumaba 58 asientos sobre 59 en Escocia, barriendo precisamente al laborismo en ese país. Este resultado parecía decidir la derrota laborista. El centrista Liberal-Demócratas —que cogobierna con los conservadores—, sumaba 10 bancas. Una debacle desde las 56 actuales, pero igualmente tenía los diputados para formar gobierno nuevamente. El tan mencionado antieuropeo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), quedaba con solo dos bancas. Debe remarcarse que el sistema británico de colegio úninominal hace que exista muchas veces una gran diferencia entre el porcentaje nacional de votos y los escaños logrados.

La anterior elección se hizo en 2010, cuando Cameron venció con cierta holgura y formó Ejecutivo con el entonces tercer partido británico, el Liberal-demócrata. En el Parlamento de 650 puestos se necesitan al menos 326 para formar un Ejecutivo, aunque algunos estiman que al no sumarse los diputados del norirlandés Sein Feinn, el quórum baja a 324. En todo caso, sumando los 10 escaños de sus actuales socios liberal-demócratas, le alcanzaría a Cameron para formar gobierno. Podría además sumar algunas bancas del unionista norirlandés.

El gobierno de minoría, que tanto se pronosticó en los días previos en los medios británicos, parecía anoche así quedar atrás. Aunque estos números eran preliminares, era perceptible el clima de derrota en las sedes laboristas y de triunfo en las conservadoras. Igualmente, en los portales online de los medios de cada bando, el tono era visiblemente opuesto. Las "tapas" de hoy de diarios como los conservadores The Times y Daily Mail, daban por casi ratificada la victoria conservadora. El tono de los medios progresistas era lóbrego. The Guardian y BBC resaltaban el análisis optimista hecho por el dirigente laborista Ed Balls, quien sostenía que bastaban 10 escaños de diferencia para dejar a Cameron fuera del gobierno y reabrir así las expectativas del líder laborista Ed Miliband.

Este había partido desde un punto muy bajo en su campaña. Con la ayuda de una economía que es activa y crea puestos de trabajo, pero también mucha desigualdad en los ingresos, Miliband había logrado escalar en los sondeos y crear una gran expectativa. A esto debe sumarse lo aportado por sondeos y medios influyentes. Casi todos hacían prever que hoy sería un "día después" de incertidumbre, con un casi seguro empate entre los dos tradicionales partidos británicos y sin un Ejecutivo factible a la vista. De aquí se derivaba la especulación sobre un gobierno de minoría, que buscara los votos del Parlamento a cada ocasión, ley a ley, algo que es sinónimo de inestabilidad y elecciones anticipadas. Pero anoche el laborismo perdía 19 bancas, en lugar de ganar varias decenas y superar a los conservadores, como hasta ayer a la mañana anunciaban en nuevos sondeos medios como el progresista The Independent. En Reino Unido no existe veda electoral y se pueden publicar encuestas aún el mismo día de las elecciones. En una ronda de encuestadores, la mayoría de los consultados por The Guardian el 6 de mayo, se pronunció por anticipar la victoria de Miliband. Las elecciones británicas representan así un mal paso para muchas empresas de sondeos y para los medios que los publicaron, en especial los de signo progresista.

El Daily Mail señalaba anoche que los conservadores lograban el distrito de Nuneaton, considerado clave para el laborismo y las chances de Miliband. El resultado general de la elección, de confirmarse, sería el peor del laborismo desde la derrota del líder Neil Kinnock ante Margaret Thatcher en 1987.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS