El Mundo

Rato, otro duro golpe para el PP de Rajoy en plena campaña electoral

El Ejecutivo conservador habría decidido darle la espalda al ex director del FMI para desviar la atención de otros problemas judiciales. "Es muy duro para todos", afirmaron.

Sábado 18 de Abril de 2015

La detención durante unas horas del ex vicepresidente del gobierno español y ex director del FMI Rodrigo Rato supone otro golpe contra el PP de Mariano Rajoy en plena campaña electoral de los comicios regionales y municipales de mayo. A 37 días de la próxima cita con las urnas en España, en la que la formación que gobierna el país aspira a conservar sus plazas tras una legislatura marcada por la crisis económica y los escándalos de corrupción, la investigación judicial sobre el que fue uno de sus grandes iconos puede hacerle mucho daño. "Sí, yo me temo que sí, mucho", dijo ayer a los periodistas Esperanza Aguirre, candidata de la formación conservadora a la alcaldía de Madrid y una de las mujeres más fuertes del PP.

Desde La Moncloa, la "número dos" del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, destacó que "las instituciones funcionan" y que "tienen que hacerlo con independencia del momento y el lugar, con independencia de que haya o no elecciones y de que afecte a uno u otro partido o institución".

Pero según coinciden varias fuentes citadas por medios españoles, en el Ejecutivo hay preocupación y consternación ante una imagen calificada por el diario El Mundo como "una de las más demoledoras de la historia de la democracia española": la de Rato con la cabeza sujeta por un agente que lo introduce en un vehículo, detenido. La investigación del ex director gerente del FMI por presunto fraude fiscal, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes se suma a otros casos de corrupción que ponen en entredicho al PP, como la trama "Gürtel" o el "caso Bárcenas", que apunta a una presunta contabilidad paralela en la formación conservadora.

"Es muy duro para todos". Agentes de la Agencia Tributaria registraron desde el jueves la vivienda y el despacho de Rato por orden de un juez que admitió a trámite una denuncia interpuesta contra el ex vicepresidente del gobierno por la Fiscalía de Madrid. "Es muy duro para todos", dijo tras conocerse la noticia el vocero del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando.

La posición oficial del partido ante esta nueva embestida fue la de remitirse al funcionamiento del Estado de derecho y destacar que la investigación no está relacionada con la etapa de Rato en el gobierno, sino que "es particular", como la calificó la "número dos" del gobierno. "Da igual la pertenencia a un partido, el relieve social o el poder político o económico. Todos somos iguales ante la ley", dijo ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, impulsor de la amnistía fiscal que el gobierno aprobó en 2012 y a la que supuestamente se acogió Rato.

 

Sacrificio político. Ante la tesis apuntada por algunos sectores de que el gobierno podría haber decidido sacrificar la cabeza de Rato para desviar la atención de otros asuntos judiciales que golpean más de cerca al actual Ejecutivo, fuentes de La Moncloa citadas por el diario El País la calificaron de absurda. "¿Qué beneficios puede reportar eso ahora para Rajoy?", se preguntaron. Según una persona cercana a Rato, éste está convencido de haber sido abandonado por sus antiguos compañeros del gobernante PP con el fin de demostrar que luchan contra la corrupción. "El PP está constatando que la corrupción está haciendo mucho más daño de lo que pensaba y que no va a poder recuperar votos sólo con el discurso de la recuperación y ha visto en Rato una oportunidad", consideró el politólogo Antón Losada, señalando que ya estaba "quemado y han decidido convertirlo en un ejemplo".

El Partido Socialista (PSOE), el más importante de la oposición en España, acusó ayer al jefe del gobierno de ser como "el violinista del Titanic, que pretende seguir tocando y tirando a gente por la borda". "Si Rajoy pretende que con la imagen de Rato entrando en un coche de la policía nos olvidemos de su responsabilidad política está listo", dijo el vocero de los socialistas en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando.

Rato fue considerado el "padre" del milagro económico de España durante el gobierno de Aznar (1996-2004), a quien contribuyó a alzar desde la oposición hasta el despacho de presidencia en una campaña en la que trabajó mano a mano con Rajoy. El actual presidente del gobierno le situó al frente de Caja Madrid en 2009, casi tres años después de que renunciara a la gerencia del FMI alegando motivos personales. Fue a partir de entonces cuando la luminosa trayectoria de Rato empezó a cubrirse de sombras. En 2012, en plena crisis financiera, Rato fue apartado de la entidad Bankia, sucesora de Caja Madrid, que tuvo que ser nacionalizada.

Calvario. Ese mismo año comenzó su "calvario" ante la Justicia, a raíz de una querella presentada contra los ex consejeros de Bankia. La imagen del español que más lejos llegó en política económica internacional comenzó a derrumbarse a golpe de imputación.

Aquellos que le habían aplaudido y vitoreado en su partido años antes empezaron a darle la espalda. En octubre de 2014 fue presionado para pedir la baja voluntaria en la formación a raíz del escándalo de las llamadas "tarjetas black", por el que está imputado de presuntos delitos de apropiación indebida y administración desleal por el uso de tarjetas de crédito no declaradas de Bankia.

La Justicia dispuso el bloqueo de cuentas

El juez español que investiga al ex director del FMI Rodrigo Rato por blanqueo de capitales y fraude ordenó ayer el bloqueo de todas sus cuentas bancarias, informó una fuente judicial, después que agentes del fisco registraran su despacho por segundo día. "El juzgado número 35 de Madrid a petición de la fiscalía ordenó el bloqueo de las cuentas de Rodrigo Rato", afirmó la fuente sin poder precisar los motivos del fiscal. Según las fuentes consultadas, la paralización de las cuentas evitará los retiros de efectivo, aunque podrán seguir recibiendo ingresos, que quedarán inmediatamente paralizados.

Por segundo día consecutivo por agentes de la oficina tributaria española prosiguió el registro policial en el despacho madrileño del que fuera ministro de Economía y número dos del gobierno conservador de José María Aznar (1996-2004), en el marco de una investigación por "blanqueo, fraude y alzamiento de bienes", según fuentes cercanas a la investigación.

Paraísos fiscales. Rato, director gerente del FMI entre 2004 y 2007, que ya se encuentra imputado en dos escándalos de fraude en España, afirmó a El País que está "a disposición de la Justicia" y que había cooperado activamente con los investigadores. Negó asimismo a la prensa tener sociedades en paraísos fiscales y haber realizado transmisiones de bienes en el último año. "No tengo ninguna sociedad en ningún paraíso fiscal ni en ningún país de fuera de la Unión Europea", dijo al diario español El País, descartando también haber desviado dinero a las Islas Vírgenes, como apuntaron algunas informaciones publicadas. "No tengo nada ahí. La única relación que tengo con este paraíso es que trabajo con un abogado británico que tiene uno de sus despachos en Islas Vírgenes, pero yo con este despacho tengo una sociedad dentro del Reino Unido", manifestó al rotativo español.

Versiones de prensa señalaron que Rato pudo haber tejido un "entramado societario" en diversos países, incluidos paraísos fiscales, para evitar posibles embargos por su presunta responsabilidad en el llamado "caso Bankia".Rato se desligó también de un posible alzamiento de bienes, delito del que lo acusa la Fiscalía de Madrid, y aseguró no haber hecho "ninguna compra, ni venta" de propiedades en los últimos 13 meses. Sus declaraciones respondían a las informaciones publicadas ayer por varios medios españoles, que apuntaban a que Rato pudo haber tejido un "entramado societario" en diversos países, incluidos paraísos fiscales, para evitar posibles embargos por su presunta responsabilidad en el llamado "caso Bankia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario