El Mundo

Ratko Mladic fue condenado a cadena perpetua por el genocidio en Srebrenica

El ex general serbiobosnio, apodado el "carnicero", ordenó el exterminio de 8.000 hombres y niños musulmanes en el enclave protegido por la ONU

Jueves 23 de Noviembre de 2017

Ratko Mladic, ex general del ejército serbiobosnio en la República Serbia durante el conflicto de los Balcanes, fue condenado ayer por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica y por crímenes contra la humanidad cometidos durante la guerra de Bosnia (1992-1995). La sentencia fue leída en ausencia del acusado, de 74 años, que había sido expulsado de la sala tras ser atendido por un problema en la presión arterial y clamar posteriormente a gritos un aplazamiento. El tribunal, que dedicó 24 años a procesar a los responsables de los crímenes cometidos durante el conflicto, consideró que Mladic fue un instrumento decisivo para perpetrar los crímenes de guerra en Srebrenica, a los que contribuyó "de manera significativa".

El ex general serbio comandaba las tropas serbobosnias que en julio de 1995 entraron en Srebrenica, un enclave bajo protección de la ONU, y mataron a unos 8.000 hombres y niños bosniomusulmanes. Se trata del peor crimen de guerra cometido en Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Ello hizo que a Mladic se le conociera después como "el carnicero de los Balcanes". En el conflicto murieron más de 100.000 personas y más de dos millones de personas huyeron. El tribunal, presidido por el holandés Alphons Orie, considera probada sin duda alguna la culpabilidad del acusado. "El tribunal condena por ello al acusado a cadena perpetua", dijo Orie.

El dictamen del tribunal internacional determinó que el plan del ex general era destruir a toda la población bosnia musulmana de la ciudad. Poco después de conocida la histórica sentencia, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, calificó la decisión de los magistrados como "victoria trascendental" de la Justicia internacional. "Mladic es la personificación del diablo y el juicio contra él es el paradigma de lo que representa la Justicia internacional", señaló en un comunicado Al Hussein, quien sirvió en la Fuerza de Protección de la ONU en la antigua Yugoslavia entre 1994 y 1996. El jordano consideró el veredicto "una advertencia a los autores de tales crímenes de que no podrán escapar a la Justicia, con independencia de cuán poderosos sean puedan ser y con independencia de cuánto se tarde tendrán que rendir cuentas ante la Justicia".

Once cargos

También muchas víctimas del genocidio de Srebrenica mostraron su alegría por el fallo, entre ellos Camil Durakovic, ex alcalde de la ciudad y sobreviviente del genocidio, quien declaró que habló "con varias personas, estaban con lágrimas de alegría. Se han olvidado por un momento del mal que nos ocurrió para mostrar la satisfacción por lo que a él le ha pasado hoy (por ayer)".

Sobre "el carnicero de Srebrenica" pesaban 11 cargos relativos a tres sucesos concretos: la muerte de unos 8.000 varones musulmanes bosnios en Srebrenica en 1995, la persecución de bosnios y croatas en Bosnia-Herzegovina en 1992, y la campaña de terror desatada durante los 44 meses del sitio de Sarajevo. A esta última va unido el secuestro de cascos azules de la ONU. Fue declarado culpable de 10 de esos 11 cargos y sólo se libró del cargo de genocidio por buscar el exterminio de la población bosnia y bosniocroata.

El juez mencionó varios ejemplos de los crímenes cometidos por el "carnicero" y sus esbirros, entre ellos el incidente en el Puente Brhpolje (1992) en el que los musulmanes detenidos fueron obligados a saltar al río mientras los soldados serbios les disparaban, una acción que dejó 22 muertos y solo un sobreviviente. También relató el caso de una mujer que circulaba por las calles de Sarajevo cuando recibió el disparo de un francotirador, y la misma bala, que atravesó su vientre, alcanzó a su hijo en la cabeza, quien no sobrevivió. El juez también recordó "las brutales y sistemáticas violaciones" a las que fueron sometidas mujeres musulmanas, incluidas niñas de 12 años, detenidas por los serbios en Bosnia. Mladic que había calificado de "satánico" al TPIY, durante su declaración, sufrió una "crisis de hipertensión" mientras escuchaba ayer su sentencia y pidió a gritos un aplazamiento en la sesión, lo que provocó que el juez lo expulsara de la sala. Se declaró inocente de todos los cargos que se le imputaron.

El último fugitivo

Detenido en Serbia en 2011 tras 16 años escondido, el condenado era el último fugitivo del Tribunal, que cerrará sus puertas el 31 de diciembre. El proceso se extendió por seis años, período en el que el militar pasó de presentarse ataviado con su gorro militar y gestos amenazantes a templar su tono y pedir ser trasladado a Rusia por encontrarse muy enfermo.

Durante la sesión de ayer, antes de que fuera leída la sentencia, Mladic pidió cinco minutos de receso para ir al baño, que fueron concedidos por el magistrado. Sin embargo, tras una inusual demora de más de 40 minutos, los rumores sobre un agravamiento de su estado de salud comenzaron a generalizarse en la sala del tribunal. Cuando la corte pudo retomar la sesión, el equipo de abogados afirmó que su cliente sufrió "una crisis de hipertensión" e insistió en los riesgos de la sentencia para su salud, pero el juez negó un aplazamiento y dijo que seguía leyendo la sentencia.

Mladic comenzó entonces a gritar a los jueces, creando un momento de tensión en la sala, y el magistrado terminó por expulsarlo y pidió su traslado a una habitación contigua donde pudiera escuchar su sentencia. El ex militar sufrió múltiples ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares durante los últimos años.

Su jefe político directo, el ex presidente serbobosnio, Radovan Karadzic, fue condenado en marzo de 2016 a 40 años de cárcel por los mismos crímenes. La Fiscalía había pedido cadena perpetua porque consideraba que "no cabe duda" de que Mladic perseguía la "destrucción física" de bosniocroatas y musulmanes bosnios.

La masacre de Srebrenica fue el peor crimen de guerra cometido en Europa después de la Segunda Guerra Mundial

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario