El Mundo

Raqqa fue liberada del yihadismo, pero quedó convertida en ruinas

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición armada liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos, declaró ayer la victoria sobre el grupo islamista radical Estado Islámico (EI) en la norteña Al Raqqa, y anunció que la ciudad, "capital" del califato yihadista, está libre de presencia extremista pero destruida en un 80 por ciento. "La ciudad es una masa de escombros y la mayoría de los edificios no están en condiciones de ser habitados", informó en un comunicado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), una ONG opositora a Damasco con sede en Londres. La destrucción de la ciudad —ocupada por el EI desde 2014— pudo verse ayer a través de imágenes tomadas por aviones no tripulados (drones) y emitidas por canales de televisión.

Sábado 21 de Octubre de 2017

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una coalición armada liderada por milicias kurdas y apoyada por Estados Unidos, declaró ayer la victoria sobre el grupo islamista radical Estado Islámico (EI) en la norteña Al Raqqa, y anunció que la ciudad, "capital" del califato yihadista, está libre de presencia extremista pero destruida en un 80 por ciento. "La ciudad es una masa de escombros y la mayoría de los edificios no están en condiciones de ser habitados", informó en un comunicado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), una ONG opositora a Damasco con sede en Londres. La destrucción de la ciudad —ocupada por el EI desde 2014— pudo verse ayer a través de imágenes tomadas por aviones no tripulados (drones) y emitidas por canales de televisión.

Antes de la guerra unas 300.000 personas habitaban el ahora ex bastión del Isis en Siria, señaló el jefe del Observatorio Rami Abdel-Rahman. La organización estimó que más de 1.130 civiles murieron en la ciudad desde que el FSD inició su campaña, mientras que cientos están desaparecidos.

La FSD entregó formalmente la administración de la ciudad en el norte de Siria a un Consejo Civil compuesto por funcionarios locales y líderes tribales, durante una conferencia de prensa. "Nuestra victoria es contra el terrorismo", dijo Talal Sillo, un vocero y comandante principal de la FSD, quien además instó a la comunidad internacional y a las organizaciones de ayuda a contribuir en la reconstrucción de la ciudad.

La conferencia de prensa se celebró dentro del estadio deportivo de Al Raqqa, que el Isis había convertido en una gran prisión donde encarcelaron y torturaron a sus oponentes. "Prometemos proteger las fronteras de la provincia contra cualquier amenaza externa y confirmamos que el futuro de la provincia de Al Raqqa será determinado por su pueblo dentro del marco de una Siria descentralizada, federal y democrática en la que serán los ciudadanos los que decidan su futuro", aseguraron las FSD en un comunicado.

Las FDS aseguraron el martes que completaron la toma de la ciudad, poniendo fin así al dominio del Estado Islámico en la localidad del nordeste de Siria, desde donde los yihadistas planearon varios de los atentados perpetrados en los últimos años en Occidente, según el OSDH. El director de la Oficina de Información de esas fuerzas, Mustafá Bali, afirmó que los combatientes no permanecerán en Al Raqqa, aunque el vocero de las FSD, Talal Salu, declaró previamente que una parte de ellos se quedaría para protegerla de posibles ataques de los yihadistas.

Entretanto, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, apuntó en una declaración: "Nuestro trabajo está lejos de haber terminado, pero la liberación de Al Raqqa es un hito crucial en la lucha global contra EI y subraya el éxito de los actuales esfuerzos internacionales y de Siria para derrotar a estos terroristas". Por su parte, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, se refirió en tanto a un "paso decisivo" y aseguró que una paz duradera solamente puede ser asegurada mediante un nuevo acuerdo nacional mediado por la ONU.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario