El Mundo

Rajoy deja la presidencia del PP: del todo a la nada en cinco días

Luego de ser destituido como jefe de gobierno, el político conservador da un paso al costado dentro de su partido para facilitar la "renovación".

Miércoles 06 de Junio de 2018

El conservador Mariano Rajoy anunció ayer que dejará la presidencia de su Partido Popular (PP) tras ser destituido la semana pasada como jefe del gobierno español y relevado en el cargo por el socialista Pedro Sánchez, que ya comenzó a perfilar un nuevo Ejecutivo dominado por mujeres en los puestos clave (ver aparte).

La decisión de Rajoy, presidente del PP desde 2004, se conoció en medio de una gran expectativa por su posible paso al costado para permitir la renovación del partido, que viene perdiendo apoyo por diversos escándalos de corrupción en una crisis que culminó el viernes con la moción de censura que cambió el gobierno.

"Ha llegado la hora de poner punto y final a esta etapa", explicó Rajoy tras una reunión con la cúpula del PP en Madrid. "El PP debe seguir avanzando con otro líder. Es lo mejor para el PP y para mí y creo que también para España. Lo demás no importa nada", añadió con voz quebrada y al borde de las lágrimas: una imagen inusual.

Las lágrimas de Rajoy han resumido el desgarro del PP. En apenas 10 días, el partido ha pasado de ocupar La Moncloa a enfrentarse a una guerra interna por el poder sin precedentes.

El presidente saliente no recolocará a los ministros y altos cargos que se han quedado sin trabajo inesperadamente. Tampoco protagonizará un dedazo para designar al nuevo líder, como ocurrió en 2003, cuando José María Aznar le señaló a él como su heredero.

A los 63 años, Rajoy actuará como árbitro de un proceso que el PP nunca ha puesto en marcha, y que amenaza con reventar sus costuras si todos los aspirantes acuden al combate. En consecuencia, los dirigentes regionales trabajarán para que haya una candidatura única y "un congreso de unidad".

Rajoy puso fin a casi 40 años en política. Cuatro décadas en las que ha sido presidente de diputación, diputado autonómico, ministro, vicepresidente y presidente del gobierno con el PP.

Un final inesperado para la carrera de un político que ganó fama como gran gestor de los tiempos. Si hubiera dimitido antes del triunfo de la moción de censura, el PP mantendría el gobierno en funciones y podría presentar un candidato alternativo, señalaron en las últimas horas sus críticos.

Al marcharse ayer, dejó a sus compañeros a la intemperie: adiós al Ejecutivo y adiós al dirigente. Del todo a la nada en cinco días.

El político hizo su larga carrera política en la formación que llevó al gobierno desde 2011 hasta su destitución el viernes.

Una semana antes se habían conocido duras condenas a implicados en el caso "Gürtel", una de las mayores tramas de corrupción en la historia reciente de España vinculada a empresarios y ex líderes del PP.

El goteo de escándalos entre antiguos líderes del partido, la puesta en duda de la credibilidad del propio Rajoy en la sentencia del caso y el desgaste por otros temas como la crisis secesionista en Cataluña sacudieron las bases del gobierno y del PP, amenazado además por el auge de otro partido de centroderecha como Ciudadanos.

La renuncia de Rajoy fue tomada por eso por sus rivales como un paso obligado, no como una decisión. Así lo vio Pablo Iglesias, líder del partido izquierdista Podemos, que sin embargo matizó: "Con todo, se retira un político elegante e inteligente que sabía escuchar. Fue un honor ser su rival y combatirle políticamente. Se ganó mi respeto".

El sucesor de Rajoy se definirá en un congreso extraordinario del partido que podría celebrarse en julio.

Candidatos

En la prensa comenzó ya el baile de candidatos a liderar el PP y a asumir el reto de renovarlo: Soraya Sáenz de Santamaría (ex "número dos" de Rajoy), María Dolores de Cospedal (su rival interna en el PP y ministra en funciones) o Alberto Núñez Feijóo (presidente regional de Galicia) aparecieron como los más mencionados.

El presidente saliente prometió "lealtad" a su sustituto y garantizó que no acometerá ningún cambio estructural en el PP durante este periodo de interinidad, evitando así que esas decisiones puedan interpretarse en clave sucesoria.

Tras reivindicarse como un Ulises atado al mástil de su barco para no escuchar los cantos de sirena, el ex presidente del gobierno ha repasado los episodios más importantes de su trayectoria al frente del Ejecutivo: no pedir el rescate bancario, afrontar el desafío del independentismo catalán activando el artículo 155 de la Constitución, o asistir al fin de ETA sin negociar con la banda terrorista. Rajoy también ha alertado sobre la debilidad del Gobierno de Sánchez, y ha pedido al PP que protagonice una oposición dura en defensa de su labor de gobierno.

Finalmente, ha defendido que ha tomado medidas para actuar contra los casos de corrupción que acosan a su partido: Gürtel, Púnica, Brugal, Lezo...

"Somos el primer partido de España", ha argumentado Rajoy, recordando que su formación se ha impuesto en las últimas municipales, en las últimas europeas y en las tres últimas generales.

"Y lo somos a pesar del daño enorme que nos han causado los casos de corrupción que nos han afectado", siguió, tras provocar aplausos al criticar con la máxima dureza a Ciudadanos. "El PP ha actuado. Ha pedido responsabilidades. Ha apartado a la gente. Y yo he asumido mis errores y también los que no eran míos", ha rematado, en una referencia implícita a Aznar.

El ex presidente no se quedará para defender su herencia legislativa, que ve en peligro ante la llegada del PSOE al poder. Su marcha abre algo más que una nueva etapa en el PP. A menos de un año para las elecciones locales, autonómicas y europeas de 2019, el partido se queda descabezado, en estado de shock y sin un referente con el que afrontar el auge de Ciudadanos. Todo, en menos de una semana: del triunfo de la moción de censura de Sánchez, motivada por la sentencia de la primera pieza del caso Gürtel, a la dimisión de Rajoy.

El adiós. El ex presidente del gobierno español ayer en la sede central madrileña del Partido Popular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario