El Mundo

Putin se reserva el uso de la fuerza en Ucrania como "último recurso"

Estados Unidos concederá a Kiev unos 1.000 millones de dólares para estabilizar la maltrecha economía. El líder del Kremlin afirma que por el momento no hay necesidad de enviar tropas. Vuelve a denunciar un golpe de Estado.  

Miércoles 05 de Marzo de 2014

El presidente ruso, Vladimir Putin, defendió ayer con firmeza las acciones de Moscú en Crimea y dijo que utilizaría la fuerza militar en Ucrania como último recurso, aliviando con sus declaraciones el temor en los mercados financieros a una guerra en la ex república soviética. Pero en el terreno la tensión seguía siendo alta. Fuerzas rusas dispararon como advertencia en una confrontación con militares ucranianos y barcos de la armada rusa bloquearon un estrecho en el mar Negro que separa la península ucraniana de Rusia. En la primera conferencia de prensa desde que estalló la crisis, el líder del Kremlin dijo que Rusia se reserva el derecho de usar todas las opciones para proteger a sus compatriotas que están viviendo "aterrorizados" en Ucrania, pero agregó que la fuerza no era necesaria por ahora. Sus declaraciones hicieron avanzar a los bonos rusos y las acciones en todo el mundo tras el pánico inicial desatado el lunes en los mercados.

Putin negó que las fuerzas armadas rusas estuvieran directamente involucradas en la toma de Crimea, diciendo que las tropas uniformadas sin la insignia nacional eran "fuerzas locales de autodefensa" prorrusas. Y agregó que las sanciones contra Rusia que están siendo consideradas por Occidente serían contraproducentes. Un funcionario estadounidense dijo que Washington estaba preparado para imponer sanciones en cuestión de días.

Moscú advirtió que responderá con represalias a cualquier sanción impuesta en su contra por parte de Estados Unidos. "Los esfuerzos diplomáticos no son suficientes, creo que lo que debe hacerse es imponer sanciones económicas contra Rusia. Especialmente si hay un aumento de la violencia", dijo la política opositora ucraniana Yulia Tymoshenko.

La ministra de Relaciones Exteriores de Italia, Federica Mogherini, aseguró ayer que Rusia accedió a reunirse con representantes de la Otán para discutir la crisis en Ucrania. "Me acaban de informar que la Federación Rusa accedió a la realización de una reunión Rusia-Otán para mañana (por hoy)", dijo la canciller en una audiencia del Parlamento italiano.

En tanto, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, llegó ayer a Kiev y anunció un paquete económico y asistencia técnica para Ucrania, en una demostración de apoyo al nuevo gobierno. La visita de Kerry se produce mientras Washington y sus aliados aumentan la presión sobre Moscú para que retire sus tropas de Crimea, con la amenaza de sanciones económicas y de aislamiento diplomático.

Amenazas de Washington. Durante una conferencia de prensa en Kiev, Kerry dijo que el Kremlin debe regresar las tropas a los cuarteles. Si no, a Estados Unidos y a sus aliados no les quedará otra opción que "aislar política, diplomática y económicamente" a Rusia, advirtió. Washington acusó al Kremlin de ocupar la península de Crimea, que pertenece a Ucrania, con miles de soldados, algo que Putin, quien afirmó ayer que los uniformados que la patrullan la región son "fuerzas de autodefensa prorrusas". Putin afirmó que en Ucrania se había producido un "golpe inconstitucional" y que el destituido líder Viktor Yanukovich, aliado de Rusia, seguía siendo el líder legítimo del país, pese a haber cedido todo el poder. Kerry rechazó las declaraciones de Putin sobre la destitución de Yanukovich, diciendo en una conferencia de prensa en Kiev que "ni una sola evidencia creíble respalda esas afirmaciones". Y aunque agregó que Moscú invadió Crimea en un acto de agresión contra Ucrania, dijo que Estados Unidos no buscaba una confrontación y preferiría que la situación se solucione a través de instituciones internacionales.

El premier ucraniano, Arseny Yatseniuk, dijo a periodistas en Kiev que los gobiernos de Ucrania y Rusia habían comenzado consultas sobre la crisis "a nivel ministerial". No ofreció otros detalles.

"Ultimo recurso". La destitución el mes pasado de Yanukovich, tras meses de protestas masivas en Kiev y la ocupación de la región ucraniana de Crimea por parte de tropas rusas provocó un enfrentamiento entre Moscú y Occidente. La confrontación es considerada la más seria desde fines de la Guerra Fría. "(Lo que pasó en Ucrania) fue un golpe inconstitucional y la toma armada del poder", dijo Putin a medios. "Respecto a llevar fuerzas, por ahora no es necesario, pero tal posibilidad existe. Naturalmente, sería como último recurso, el último, absolutamente", agregó.

Horas antes, Putin había ordenado el regreso a sus bases de las tropas que han participado en maniobras militares en el oeste de Rusia después de completar su entrenamiento. Las maniobras despertaron gran preocupación en Occidente. En ellas participaron unos 150.000 soldados, aviones, tanques y barcos. "¿Qué podría desencadenar un posible uso de la fuerza? Sólo un caso extremo", afirmó el presidente ruso, que calificó esa posibilidad de "último recurso", aunque no descartó una intervención en el futuro.

El lunes, Rusia pagó un precio elevado en los mercados por su intervención militar en Ucrania, con el desplome de sus acciones, bonos y del rublo, mientras las tropas de Putin reforzaban su control de Crimea, cuya población es mayoritariamente rusa.

Guerra económica. En una nueva presión contra Kiev, Gazprom, el principal productor de gas de Rusia, dijo que retiraría un descuento sobre los precios del combustible para Ucrania a partir de abril. Un destacado funcionario del gobierno estadounidense aseguró a medios en Kiev que Washington colaboraría con el Congreso para la aprobación de 1.000 millones de dólares en garantías de crédito para paliar el impacto de los recortes propuestos en los subsidios a la energía.

En Kiev también se encuentra una delegación del FMI para abordar la ayuda financiera que le permita evitar la bancarrota. Los nuevos dirigentes ucranianos quieren un paquete financiero de al menos 15.000 millones de dólares en el que se libere rápidamente al menos un primer tramo. El embajador de Kiev ante la ONU, Yuriy Sergeyev, dijo que Rusia ha desplegado unos 16.000 militares para Crimea desde la semana pasada. La Unión Europea mantendrá mañana una cumbre de emergencia.

Moscú probó un misil balístico

Rusia probó ayer con éxito un misil balístico intercontinental. Las fuerzas estratégicas lanzaron un proyectil Topol RS-12M desde la región de Astrakhan, cerca del mar Caspio, y la ojiva sin carga alcanzó su blanco en una zona de prueba de Kazajistán, país aliado de Moscú. El sitio del lanzamiento, Kapustin Yar, se encuentra cerca del río Volga a 450 kilómetros de la frontera ucraniana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario