El Mundo

Putin aplica sanciones a Turquía por el derribo de un avión sobre Siria

El Kremlin anunció que el decreto impone la suspensión de los vuelos chárter entre Rusia y Turquía, la prohibición de emplear trabajadores turcos en empresas rusas y el restablecimiento de visas obligatorias entre ambos países

Domingo 29 de Noviembre de 2015

El presidente ruso Vladimir Putin firmó un decreto que prevé una serie de represalias económicas contra Turquía, atizando la tensión entre ambos países tras el derribo de un avión militar ruso por la aviación turca sobre la frontera siria. El complejo conflicto sirio, en el que intervienen cada vez más actores extranjeros, escala así un nuevo escalón.

   El Kremlin anunció que el decreto impone la suspensión de los vuelos chárter entre Rusia y Turquía, la prohibición de emplear trabajadores turcos en empresas rusas y el restablecimiento de visas obligatorias entre ambos países. Estas medidas tocan el sector del turismo, un ámbito en el que ambos países tienen muchos intercambios. El gobierno ruso planea tomar medidas como aumentar los controles a las líneas aéreas turcas por “razones de seguridad”.

   Turquía ya había emitido ayer una recomendación a sus ciudadanos de aplazar todo viaje no urgente a Rusia, como muestra de la creciente tensión entre ambos países después de que un avión militar ruso Sukhoi 24 fuera derribado por un caza F-16 turco en la frontera siria esta semana. El aparato, un bombardero de grandes dimensiones, formaba parte de la intervención rusa desplegada en Siria desde el 30 de septiembre para auxiliar al gobierno del dictador Bashar Assad en su lucha contra numerosos grupos rebeldes que lo combaten. Entre ellos figura el yihadista Estado Islámico (EI), pero las bombas rusas se han centrado principalmente en grupos rebeldes moderados, sobre el centro-oeste de Siria.

   El llamado fue realizado debido a las “dificultades que están teniendo los ciudadanos turcos que viajan o residen” en Rusia y estará en vigor “hasta que la situación se aclare”, indicó el ministerio de Relaciones Exteriores turco. A su vez, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo estar “triste” por el derribo del avión ruso. “Hubiéramos preferido que esto no ocurriera, pero ocurrió”, declaró el jefe de Estado durante un discurso. El mandatario reiteró asimismo su deseo de reunirse cara a cara con Vladimir Putin mañana en París, al margen de la cumbre internacional sobre el clima. “No dejemos que ese problema degenere hasta el punto en que nuestras relaciones queden totalmente destruidas”, pidió Erdogan.

Protestas pacifistas. En tanto, Europa fue escenario de protestas de pacifistas contra la intervención militar en Siria. Luego de los atentados del EI en París, Francia y otras naciones europeas han redoblado la ofensiva militar aérea, a la vez que por la vía diplomática aumentaron los contactos para coordinar la presión bélica sobre el EI. Varios cientos protestaron frente a la residencia del primer ministro británico, David Cameron, quien esta semana pidió al Parlamento sumarse a la coalición internacional que bombardea al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria. La aviación británica tiene permiso para atacar al EI solo en Irak pero no en Siria. Asimismo, en varias ciudades de España, miles de personas se manifestaron también en contra de la intervención militar en Siria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS