El Mundo

Puigdemont debe tramitar su residencia

El ex jefe del gobierno catalán y aspirante a volver al cargo, Carles Puigdemont, deberá iniciar los trámites de residente en Bélgica en 13 días, el 30 de este mes, si no decide antes regresar a España, porque ese día cumplirá tres meses en Bruselas, el plazo que permite la UE para la libre circulación.

Jueves 18 de Enero de 2018

El ex jefe del gobierno catalán y aspirante a volver al cargo, Carles Puigdemont, deberá iniciar los trámites de residente en Bélgica en 13 días, el 30 de este mes, si no decide antes regresar a España, porque ese día cumplirá tres meses en Bruselas, el plazo que permite la UE para la libre circulación. El fin del plazo para quedarse como hasta ahora en Bruselas casi coincide con el día en que el Parlamento de Cataluña debe elegir presidente de la región, el 31, tras nominar ayer a su nueva mesa de conducción.

A su llegada a Bruselas, 48 horas después de proclamar la independencia de Cataluña, Puigdemont le prometió al premier belga, Charles Michel, que se movería con "los mismos derechos y los mismos deberes que cualquier ciudadano europeo", según reseña en su edición de ayer el diario La Vanguardia. Por eso mismo es que, si no vuelve antes a España, el martes 30 debería registrarse como residente, lo que supone trámites por demás engorrosos.

La Vanguardia cita fuentes del entorno del dirigente soberanista, que consideraron que la regularización de la situación como residente en Bélgica "no se contempla" porque "la idea es que para esa fecha (el 30 de enero) él ya esté ejerciendo de presidente en Cataluña", aunque Madrid tiene otros planes.

Si finalmente la alianza independentista desiste de promover a Puigdemont para el máximo cargo regional, se analizan algunos otros cargos posibles para el dirigente: candidato en las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 en una lista soberanista amplia, representante permanente del gobierno de la región ante la UE o algún otro cargo de representación de Cataluña en el exterior.

La legislación europea reconoce el derecho a la libre circulación de personas a los ciudadanos de la Unión durante un período máximo de tres meses, pero pasados diez días de la llegada, la normativa belga exige "declarar" la presencia en el país a todas las personas salvo que estén "en un hotel, en prisión o en el hospital".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario