El Mundo

Protesta en Barcelona contra la represión a las operaciones de rescate

Hubo una marcha contra las multas y procesos penales que sufren, como el caso de Carola Rackete en Italia.

Domingo 14 de Julio de 2019

La crisis de la inmigración no solo afecta a los Estados Unidos de Donald Trump. También Europa afronta una situación similar, en especial los países que tienen costas sobre el Mediterráneo.

Ayer, una manifestación convocada por la ONG Open Arms con el respaldo de una veintena de entidades ha reclamado en las calles de Barcelona libertad para rescatar inmigrantes en el Mediterráneo, y ha protestado contra la "criminalización" de las organizaciones que se dedican a salvar emigrantes en el mar. En la marcha, que encabezaba una pancarta con el lema "Antes presos que cómplices" y una lancha neumática con chalecos salvavidas, ha participado medio millar de personas, según fuentes del Ayuntamiento de Barcelona.

Asistentes a la manifestación convocada por Open Arms contra la criminalización de las ONG que actúan en el Mediterráneo con embarcaciones que rescatan migrantes en peligro de ahogarse. La manifestación se convocó tras el escrito dirigido por la Dirección de la Marina Mercante a Open Arms en el que se le advierte de que puede ser multado con hasta 900.000 euros por "retomar rescates" en el mar, y tras la detención en Italia de Carola Rackete, capitana del "Sea Watch", buque que forzó su ingreso en el puerto de Lampedusa.

Los manifestantes han iniciado su marcha frente al Consulado de Italia en Barcelona y posteriormente han protestado por Via Laietana hasta el Port Vell. El lema de la marcha ‘Antes presos que cómplices' reivindica la labor de las ONG que se enfrentan a procesos penales por salvar a inmigrantes. Al final de la manifestación, los convocantes han leído un manifiesto en el que se recuerda que los convenios y la legislación que regula el transporte marítimo obliga a rescatar a los náufragos y dejarlos en el pu erto más próximo.

Fue precisamente esta norma internacional la que invocó el gobierno alemán en el caso de Carola Rackete y el Sea Watch. El gobierno populista de Italia, cuya figura fuerte es el ministro de Interior Matteo Salvini, aplica una política de mano dura y "tolerancia cero" con los inmigrantes que llegan por el mar. Salvini cuenta con el respaldo de otros gobiernos de derecha europeos, como el de Hungría de Viktor Orbán, y el apoyo externo de Vladimir Putin, el poderoso gobernante de Rusia que sería "sponsor" del partido La Liga, de Salvini, así como del ex Frente Nacional francés de Marine Le Pen, otra declarada enemiga de los migrantes.

indignados. Cientos de catalanes protestaron en las calles de la ciudad catalana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario