El Mundo

Primeras amenazas del Talibán contra mujeres por ser periodistas

Dos fueron "visitadas" por hombres armados, otras reciben mensajes amenazantes en sus celulares. La inminente aplicación de la Sharía y sus increíbles prohibiciones

Lunes 16 de Agosto de 2021

Con la llegada de los talibanes al poder, el miedo crece entre las mujeres afganas, sobre todo Con la llegada de los talibanes al poder, el miedo crece entre las mujeres afganas, sobre todo entre aquellas que en estos años aprovecharon las nuevas leyes que les dieron la posibilidad de participar en la vida pública, social y económica de Afganistán. Las periodistas y las deportistas son al parecer el objetivo principal del nuevo régimen islámico. Se informó de dos casos de amenazas directas a mujeres periodistas, así como de otras que reciben amenazas en sus celulares. En Kabul, como en las decenas de ciudades tomadas anteriormente por el Talibán, el cambio de poder se refleja en las vidas de las mujeres, que se han quedado encerradas en sus casas.

Talibanes armados “visitaron” las casas de dos mujeres periodistas en Kabul, informó la CNN. Los hogares de las dos fueron visitados por combatientes talibanes el domingo, dijo un contacto de las mujeres a CNN, añadiendo que ambas estaban muy afectadas psicológicamente. Una de las periodistas cuya casa fue visitada por los talibanes dijo: “Estoy muy preocupada por mi seguridad y la de mi familia”. Ambas prefirieron mantener el anonimato.

Otras periodistas han recibido llamadas amenazantes a sus celulares de los talibanes, algo que ha aumentado en los últimos días. Una destacada periodista de Kabul dijo que había recibido una llamada amenazante de los talibanes, diciéndole que “vendrán pronto”.

Ayer, la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard, afirmó en un comunicado: “lo que estamos presenciando en Afganistán es una tragedia que debería haberse previsto y evitado. Sólo se agravará aún más si la comunidad internacional no actúa con rapidez y decisión. Miles de afganos corren un grave riesgo de sufrir represalias de los talibanes _desde académicos y periodistas hasta activistas y defensoras de los derechos humanos_ y corren el peligro de ser abandonados a un futuro profundamente incierto”, añadió.

A aplicar la Sharía

Los talibanes tienen un enfoque muy represivo sobre el papel de la mujer, algo que queda reflejado en la aplicación de la Sharía, la ley islámica redactada en la Edad Media y que los talibanes imponen en los territorios que dominan. Durante su anterior gobierno la incorporaron a la Constitución.

La Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán _RAWA_ denuncia desde hace tiempo que se las “reduce a seres cuyo fin único es la procreación”, aún bajo el relativo progreso laicista del gobierno pro-occidental.

Ante la llegada de los talibanes, y atendiendo a la Sharía, las mujeres se verán obligadas a usar el ’burka’, el velo islámico más completo. Esta prenda, que hoy es la menos común en el mundo islámico, cubre a la mujer desde la cabeza hasta los pies. Solo dispone de una pequeña abertura en los ojos, pero es cubierta por una malla textil, de manera que el rostro resulta invisible. También se les prohibirá el uso de cosméticos. Uno de los castigos por llevar las uñas pintadas, puede ser la amputación de los dedos. Tampoco podrán llevar indumentarias de colores vistosos ya que se asocian a “colores sexualmente atractivos”.

Asimismo, no podrán moverse de manera libre, ni podrán subir a un taxi sin el acompañamiento de un varón. Sus movimientos estarán limitados y controlados por la figura de un hombre, que puede ser el ’mahram’ _guardián varón con parentesco cercano_ o su marido. Las mujeres no podrán contraer matrimonio con un varón no musulmán, a pesar de que el hombre sí puede casarse con una mujer no mahometana.

No podrán practicar deportes, teniendo prohibido entrar en cualquier centro o club deportivo. Las mujeres afganas que han participado en deportes, como el fútbol o el atletismo, han comenzado a recibir una lluvia de amenazas en sus casas.

La mujer tampoco tendrá permitido andar en bicicleta o en motocicleta, ni podrá asomarse a los balcones de su casa. Otra de las prohibiciones es la de no reír en voz alta. También tienen prohibido usar tacos altos. Están obligadas a no hacer ruido al andar, puesto que ningún varón debe notar los pasos de una mujer.

En el caso de que tenga que asistir a un juicio, su testimonio valdrá la mitad que el de cualquier hombre. Además, los derechos sobre sus hijos también se verán limitados, por no decir anulados, puesto que la custodia y la manutención de estos le corresponderá única y exclusivamente al padre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario