El Mundo

Presión a Corea del Norte, mientras China respondió: "La guerra fría es pasado"

Los encendidos comentarios del presidente de Estados Unidos sobre Corea del Norte reflejaron su confianza en que su campaña de presión y sanciones está funcionando, coincidieron analistas internacionales. Esto también implica que Washington seguirá negándose a entablar un diálogo significativo con ese país a menos que esté dispuesto a abordar cambios considerables en su programa de armas nucleares y su situación de derechos humanos.

Jueves 01 de Febrero de 2018

Los encendidos comentarios del presidente de Estados Unidos sobre Corea del Norte reflejaron su confianza en que su campaña de presión y sanciones está funcionando, coincidieron analistas internacionales. Esto también implica que Washington seguirá negándose a entablar un diálogo significativo con ese país a menos que esté dispuesto a abordar cambios considerables en su programa de armas nucleares y su situación de derechos humanos.

En su discurso, Donald Trump advirtió que Corea del Norte amenazaría "muy pronto" a Estados Unidos con misiles nucleares, y también alertó de los peligros planteados por otros "regímenes rebeldes" como Irán, grupos terroristas como Estado Islámico (EI) y "rivales" como China y Rusia que "desafían nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores".

El mandatario pidió al Congreso que levantara los límites de gasto y aumentara el presupuesto militar, afirmando que "un poder (militar) sin igual es la forma más segura de nuestra defensa".

China decidió replicar y, a través de su Cancillería, exhortó ayer a Estados Unidos a abandonar su "mentalidad de guerra fría".

"Esperamos que Estados Unidos abandone su mentalidad de guerra fría, que es un concepto superado", reaccionó Hua Chunying, portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores.

"China espera trabajar con la parte estadounidense con el fin de reducir las diferencias de posición, en el respeto mutuo, centrándose en la cooperación y en la gestión de los diferendos", subrayó en una rueda de prensa.

Preguntado sobre el discurso de Donald Trump, el primer ministro chino, Li Keqiang, consideró que los intereses comunes de ambos países "superan de lejos nuestras diferencias y desacuerdos". Una relación bilateral estable con Washington "interesa también al mundo entero", consideró tras una entrevista con su par británica, Theresa May, de visita oficial en China.

El déficit comercial de 275.000 millones de dólares que Estados Unidos tiene con China ha sido una constante fuente de tensión, junto a su creciente rivalidad por la supremacía militar en el este de Asia y a acusaciones de robo de propiedad intelectual.

El apoyo japonés a Trump, en cambio, fue rotundo. En contraste con las críticas iraníes y chinas, el jefe de gabinete de Japón, Yoshihide Suga, dijo que su país "elogia fuertemente al presidente Trump por enviar un poderoso mensaje" contra las ambiciones de Corea del Norte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario