El Mundo

Preocupación por la polémica reforma sobre el trabajo esclavo en Brasil

Jornadas exhaustivas, quita de salarios por deudas de comida o alojamiento, así como situaciones degradantes no serán catalogados tareas forzadas

Sábado 21 de Octubre de 2017

La ONU afirmó ayer ver "con profunda preocupación" las nuevas normativas que flexibilizaron las exigencias para que un trabajo sea considerado esclavo en Brasil. Las nuevas reglas sobre trabajo forzado publicadas el lunes por el Ministerio de Trabajo "alteran la definición conceptual de trabajo esclavo y dificultan las formas sobre cómo su puede fiscalizar y rescatar a trabajadores y trabajadoras" en condiciones de esclavitud, indicó un comunicado del Sistema ONU en Brasil.

Según la nueva normativa, para que una labor sea considerada esclava en Brasil debe constatarse la "privación de la libertad de ir y venir" del trabajador. Además, la "Lista Suja" ("Lista Sucia", como se conoce en Brasil a los acusados de prácticas esclavistas), que antes elaboraba y publicaba un equipo técnico del Ministerio de Trabajo, ahora sólo podrá ser publicada por "autorización expresa" del titular de esa cartera. El Ministerio también decidió que para que un trabajador pueda ser rescatado, los fiscales deberán estar acompañados de efectivos de la policía, además de efectuar una denuncia en la comisaría.

En el escrito, la ONU también dejó claro que continúa reconociendo el concepto de trabajo esclavo que consta en el artículo 149 del Código Penal brasileño. Allí, la modalidad es definida como relaciones laborales que tienen la intención de "reducir a alguien a una condición análoga a la esclavitud, sometiéndolo a trabajos forzados o de jornada exhaustiva, condiciones degradantes, o restringiendo su capacidad de moverse por razón de deuda contraída con el empleador".

Las nuevas medidas del gobierno brasileño generaron una serie de críticas a nivel nacional e internacional que obligaron al presidente Michel Temer a declarar que evalúa modificar la normativa. En una entrevista ayer en el portal "Poder 360", Temer dijo que está "examinando las sugerencias" dadas sobre el tema por la fiscal general, Raquel Dodge, que propuso que la Policía Federal cuente con una unidad específica de combate al trabajo forzado. Igualmente, la ONU recomendó que "eventuales alteraciones de esa definición (trabajo esclavo) abarque debates más amplios con todos los segmentos interesados". Según la ONU, en 2016, 40 millones de personas fueron víctimas de esclavitud moderna en el mundo. La flexibilización de las reglas de control contra el trabajo esclavo en Brasil dispuestas por el gobierno de Temer causó un revuelo en la oposición y también en el oficialismo, luego de que el ex mandatario Fernando Henrique Cardoso calificara de "inaceptable" el cambio reclamado por productores rurales, que le garantizan mayoría parlamentaria al presidente. Los cambios en las reglas se producen meses después de que la bancada oficialista en el Congreso tuviera que retirar, debido al escándalo que provocó, un proyecto de reforma a las leyes que rigen el trabajo rural y que contemplaba autorizar como forma de pago del salario la entrega de alimentos y vivienda, además de una jornada laboral de hasta 12 horas durante 18 días seguidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario